La IGP Vaca Gallega / Buey Gallego se consolida en el campo con 600 ganaderías inscritas

El Consello Regulador das Carnes de Vacún de Galicia celebró una jornada técnica en Lugo para analizar las perspectivas de producción y consumo de la nueva Indicación Geográfica Protegida

La IGP Vaca Gallega / Buey Gallego se consolida en el campo con 600 ganaderías inscritas

Jornada técnica de la IGP, este viernes en Lugo.

La nueva Indicación Geográfica Protegida (IGP) Vaca Gallega / Buey Gallego continúa su progresión, sin prisa pero sin pausa. Poco más de un año después de su puesta en marcha, la IGP ya alcanzó las 600 ganaderías inscritas, con más de 12.200 animales identificados. Son unas cifras que doblan a las de hace seis meses y que continuarán en ascenso. Encaminado el asentamiento en el campo de la Indicación, el reto se sitúa ahora en abrir mercados, en conquistar a carnicerías, cadenas de distribución y restauradores, y en promocionarse ante los consumidores.

El Consejo Regulador de las Carnes de Vacuno de Galicia organizó hoy una jornada técnica en Lugo, con la asistencia de más de 300 ganaderos, para abordar las perspectivas de consumo de la nueva IGP. Los distintos ponentes dibujaron un escenario claro en el que será clave que los consumidores perciban la sostenibilidad ambiental de la ganadería gallega y su cuidado del bienestar animal.

“Un error habitual es que cada parte de la cadena sólo atienda sus cuestiones, sin pensar en el resto, pero el ganadero tiene que preocuparse también de saber qué piensan y qué demandan los consumidores”, advirtió Carlos Rodríguez, director general de la cadena de carnicerías Raza Nostra, especializada en la comercialización de razas autóctonas de vacuno.

El mercado de carne se enfrenta a amenazas como las tendencias de consumo vegetarianas y una imagen de la carne de vacuno asociada en parte de los consumidores a problemas de salud o a impactos ambientales de la actividad ganadera. En el lado contrario, las oportunidades para Vaca Gallega / Buey Gallego están en el espejo de Ternera Gallega. El objetivo pasa por posicionarse como un producto gourmet, con altos valores nutricionales y procedente de una producción local en la que se cuida la naturaleza y se respeta el bienestar animal.

Asistentes a las jornadas técnicas celebradas en Lugo.

Asistentes a las jornadas técnicas celebradas en Lugo.

“Controlaremos la picaresca comercial para evitar confusiones en la carne de vacuno”

El presidente del Consejo Regulador de las IGPs de Carne de Vacuno de Galicia, Jesús González, hace balance de la puesta en marcha de la nueva IGP Vaca Gallega / Buey Gallego y apunta los próximos pasos a dar.

Jesús González.

Jesús González.

¿Cuál es la actual situación a nivel ganadero e industrial de la nueva IGP?
– En la actualidad, a lunes de esta semana, tenemos 592 explotaciones inscritas con 12.234 animales, de los cuales 12.006 son vacas y 228 bueyes. A nivel de la parte industrial hay 11 industrias certificadas y tenemos 196 canales certificadas, 193 vacas y 3 bueyes. Hay mucha diferencia entre animales inscritos y certificados, principalmente porque muchos de los animales inscritos hay que tener en cuenta que están en plena producción, no están aún en la fase de cebo final.

Las industrias también van un poco a remolque en la inscripción. Queremos que la industria cárnica gallega se implique más y certifique las canales. Lo que pasa es que ahora nos queda actuar en la tercera fase, actuar en el punto de venta en el mercado final, pero queremos que haya más movimiento en campo y en la industria antes de dar ese paso.

¿Están las industrias ralentizando la llegada de carne certificada al mercado?
– Si nosotros iniciamos actividades de promoción y comienza a haber cadenas interesadas en tener esa carne en oferta, la industria reaccionará. Por nuestra experiencia, sabemos que la industria nuestra no es especialmente proactiva. Ven este proyecto como algo que acaba de nacer, pero todos tenemos que implicarnos para avanzar más rápido en la puesta en el mercado de la carne de Vaca Gallega / Buey Gallego.

¿Qué perspectivas de mercado hay para la Vaca Gallega y el Buey Gallego?
– Lo más complicado es precisamente hacerse hueco en el mercado. ¿Por qué es lo más complicado? Porque en el mercado hay una cierta picaresca con la carne de vacuno. Nos vamos a encontrar en la distribución y en la restauración con profesionales que reciban bien la IGP y que quieran crear un clima de confianza con el consumidor, pero habrá otra gente que quiera seguir con la picaresca comercial, generando confusión, que si una carne es de buey cuando es de vaca o hablando de que un animal es de Galicia cuando no lo es o no cumple con las condiciones de la IGP Vaca Gallega / Buey Gallego.

Esa situación nos obligará a impulsar los controles pertinentes, tanto por parte de los veedores del Consejo Regulador como por parte de las administraciones competentes en materia alimentaria. Siempre vamos a comenzar por la vía de la información con restauradores y distribución. Estar dentro de la IGP es voluntario, el que quiera comercializar Vaca Gallega / Buey Gallego certificado, lo hará, y el que no, pues no. Lo que no se podrá es comercializar una vaca como gallega sin certificar.

En mercado estamos iniciando visitas de contacto y luego queda la fase del consumidor, al que se llega por la vía de la promoción y divulgación. No estamos aún haciendo una campaña masiva porque no tenemos un volumen de producción suficiente. Hay gente que compara Ternera Gallega, que funciona estupendamente, con la nueva IGP. ¿Qué sucede? Que Ternera Gallega lleva 29 años y con Vaca Gallega / Buey Gallego aun no cerramos el proceso de registro definitivo de la IGP.

Las cosas van yendo parejas y tienen que ir secuenciadas. En campo ya tenemos un volumen muy importante de explotaciones y de animales inscritos y poco a poco iremos ganando terreno en la parte industrial y en el mercado.

¿Cómo están los trámites de la IGP en cuanto al proceso de inscripción definitiva?
– La IGP lleva un año de funcionamiento. Salió en el DOG su aprobación provisional a finales de junio del año pasado. Desde aquella, en cuanto al proceso normativo, superamos ya las dos primeras fases, la de la Xunta de Galicia y la del Ministerio. Estamos ahora concluyendo la inscripción de la nueva IGP en el registro comunitario. Llevamos más de un año de trabajo ingente con Bruselas y contamos de lograr la inscripción de la IGP en el registro comunitario hacia finales de año.

En general, en Bruselas ven nuestro proyecto en conjunto muy interesante porque piensan que la carne de vacuno mayor tiene tirón entre los consumidores y consideran apropiado que esa carne llegue bien identificada al mercado. Simplemente están haciendo una serie de matizaciones, por ejemplo, en cuanto a la nomenclatura. En un principio, la IGP iba a llevar el nombre de Vaca y Buey de Galicia, pero ellos ven más pertinente la denominación Vaca Gallega / Buey Gallego, algo a lo que ya nos adaptamos.

¿Qué porcentaje de explotaciones frisonas de leche se inscribieron en la IGP?
– Mayoritariamente tenemos carne, de momento. ¿Por qué tenemos carne de momento? Porque el Consejo Regulador lleva también la IGP de Ternera Gallega y cuando los veedores visitan una explotación de Ternera Gallega, aprovechan para inscribir en la nueva IGP a los animales que se les solicitan.

En leche, estaremos en un 10-15% de explotaciones, pero no es un dato significativo. En el momento en que esté acabado el proceso normativo con Bruselas, nos volcaremos más en intensificar la entrada de las granjas de carne y en incorporar a un mayor ritmo las explotaciones de leche.

Lo normal es que en un futuro puedan estar por delante en número las ganaderías de carne, ya que hay más explotaciones de carne que de leche, pero en animales, lo normal es que estén equilibradas.

¿Le ves por tanto mucho potencial a la IGP entre las granjas de leche?
– En leche, siempre que el ganadero le quiera hacer el acabado a los animales, hay un gran potencial para inscribir vacas en la nueva IGP. ¿Cuál es la inquietud que tenemos? Que en leche hay muchas explotaciones en las que los ganaderos están totalmente volcados en la producción de leche y no piensan para nada en la carne, con lo cual la vaca cuando acaba su vida productiva va al mercado sin más.

La cuestión es que para entrar en la IGP tendrán que hacer esa última fase de cebo de 6 meses, de forma que el animal coja peso y la canal cumpla los mínimos de conformación y engrasamiento. Porque si no, cuando la canal esté en el matadero no tendrá el 3 de grasa y no podrá entrar, ya que no cumpliría el reglamento.

Nosotros también tenemos una parte, que es la de generar una demanda para que el ganadero perciba que si hace ese acabado, esa tarea se va a traducir en un beneficio económico.

¿Para cuándo está prevista la puesta en marcha de una Mesa de la Carne de Vacuno Mayor, que ofrezca precios de referencia?
– Ahora no se puso en marcha porque el número de canales certificadas es bajo. Pretender poner unos precios de referencia cuando hay menos de 200 canales certificadas es como tirarse al espacio. Tenemos que esperar a tener una secuencia de salida uniforme, con una certificación de 25-30 canales a la semana, para poder definir precios de referencia. Probablemente para abril – mayo del 2019 podamos estar en cifras de este tipo y con el proceso normativo finalizado. Para entonces es previsible que se pueda constituir una Mesa de la Carne.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información