La sección ‘Noticias de empresa’ incluye informaciones de actualidad empresarial, así como las notas de prensa de firmas colaboradoras.

La importancia del plástico en la conservación del ensilado

La calidad final de un ensilado depende de varios factores, condiciones de cosechado, ensilado o llenado del silo y manejo del forraje en el momento de consumo. Del cuidado y esmero en la ejecución de todos los procesos, dependerá la calidad final, cuyo principal objetivo es que las perdidas y deterioros en el forraje sean las mínimas posibles.

El período más crítico en todo el proceso es el que transcurre desde finalizado el tapado o sellado del silo, hasta su apertura para ser administrado al ganado. En ese espacio de tiempo, se producen todas las reacciones químicas o fermentaciones que determinarán la calidad final de nuestro ensilado y que dependerá de la buena realización de los distintos procesos, entre los cuales se encuentra lograr un perfecto aislamiento entre la masa de forraje y el medio exterior, evitando la entrada de agua y aire para lograr la máxima calidad nutricional y sanitaria del forraje.

De este modo, logramos que se realice una fermentación anaeróbica (sin presencia de oxígeno), donde proliferarán las bacterias lácticas, las cuales realizarán la fermentación de los azúcares y transformarán el almidón en ácido láctico, etanol y dióxido de carbono ayudando a que la acidificación de la masa de forraje se sitúe por debajo de ph 4, evitando así la putrefacción.

El otro gran enemigo es el exceso de agua, que además del arrastre de nutrientes por lixiviación, impide o disminuye la posibilidad de lograr una masa de forraje con un ph <4, permitiendo el desarrollo de bacterias del tipo Clostridium, productoras de ácido butírico, amoníaco y aminas indeseables.

Por ello, es de vital importancia aplicar una cubierta adecuada, que nos garantice tanto un correcto aislamiento de la masa de forraje ensilada, como de su protección ante animales, viento, granizo y otros factores agresivos. En ocasiones, llama la atención la poca importancia e inversión en la cubierta que se aplica a los silos, frente al gran valor económico. Debemos concienciarnos de la gran diferencia de valor económico entre el contenido y el continente.

Cálculo pérdida económica por deterioro o baja calidad nutricional en la parte superior de un silo trinchera de dimensiones 8m x 30m (240m2), independientemente de su volumen total de forraje:

perdas silo millo delagro

Si consideramos un silo de estas dimensiones en superficie y con una altura media de 2m, con un coste de forraje en silo de 60 €/tm, tenemos una valoración de 18.720 €, para el cual, una buena cubierta protectora puede suponer un coste aproximado de 230 €

Con estos cálculos, es evidente que no debemos tomar riesgos innecesarios tratando de minimizar el gasto en la protección de nuestro silo, a cambio de productos de dudosa calidad. Deberemos plantearnos la inversión en la protección de nuestro silo como un seguro y no como un gasto.

Productos para la conservación y protección del ensilado

plastico silo delagro

Cuando nos referimos a la protección integral de nuestro/s silo, tenemos que diferenciar entre productos para conservación y productos de protección:

Conservación. Lamina plástica para muros

Lámina en polietileno que nos permite aislar el forraje de las paredes de silo, dado que, con el paso de los años, estos se pueden agrietar, desgastar o incluso permitir la entrada de agua por escorrentía.

Conservación. Lámina 40 micras

Lámina en polietileno extremadamente fina cuya principal función es la de adherirse al forraje, provocando que el poco oxígeno que nos haya podido quedar después del pisado, se situé entre las dos láminas plásticas y no en contacto con el forraje.

Conservación. Lámina barrera oxígeno

Lámina en polietileno, normalmente de tres capas y dos colores, donde el negro estará en contacto con el forraje para dar opacidad total al forraje y otra capa exterior en un color cálido para reflejar los rayos solares y no provocar elevados incrementos de temperatura. Esta lámina, ha de tener un nivel de transmisión de oxígeno (OTR) comprendido entre 100 y 250 cc/m2/día (unidad de medida y prueba realizada en laboratorio).

Protección. Malla protectora

Malla en polipropileno situada encima de las dos láminas anteriores cuya función es la de proteger ante agentes externos que puedan dañar las láminas de conservación, como animales, viento y granizo.

Su calidad vendrá determinada por:

-Gramaje. Dará consistencia y resistencia. Se mide en grs/m2 y deberá superar el valor de 200 grs/m2

-Tejido. Los hilos que lo conforman deberán estar soldados entre si y no debería ser inferior a 6 hilos por cm lineal en horizontal y vertical.

-Protección rayos UV. Tratamiento que nos garantice al menos tres años de duración, de lo contrario su coste resultaría demasiado alto

Protección. Sacos rafia

Sacos para rellenar preferiblemente con piedras pequeñas y redondeadas para que, con la manipulación, no destruya el tejido. Su utilización nos permitirá ejercer presión en la superficie del silo, así como evitar el desplazamiento de todas las láminas contra viento y lluvia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información