“La madera de pino se convertirá en un recurso escaso con elevada demanda”

Entrevistamos a Susana Carneiro, directora técnica del Centro Pinus (Portugal), con la que hablamos del impacto del nematodo del pino en el país vecino y de las perspectivas de futuro de las coníferas

Publicidade
“La madera de pino se convertirá en un recurso escaso con elevada demanda”

Susana Carneiro, directora técnica del Centro Pinus.

Portugal tiene en la actualidad la mitad de superfície de pinares que hace medio siglo. Las coníferas arrastran un declive progresivo, consecuencia en buena medida de los incendios, del abandono o de la expansión del eucalipto. Es un escenario al que hay que sumar la plaga del nematodo del pino, que desde 1999 se extendió por casi todo el país vecino, hasta llegar al sur de Galicia, donde se calcula que el frente principal de la plaga entrará en el 2021.

Hablamos de la situación del pino en Portugal con Susana Carneiro, directora técnica del Centro PINUS, una asociación que agrupa a la cadena de la madera portuguesa con el objetivo de poner en valor el pino bravo, el llamado pino del país en Galicia, un árbol autóctono al que Susana le augura un gran futuro, a pesar de todo.

¿Cuál es la situación de mortalidad de los árboles en los pinares de Portugal por el nematodo?
– En Portugal convivimos con el nematodo desde hace 21 años. Los datos más recientes del Inventario Forestal Nacional, con cifras del 2015, indican que un 85% de los pinares no tenían mortalidad y sólo el 1% tenía una mortalidad elevada.

Sin embargo, si uno mira el mapa de los puntos donde se detectó la plaga en Portugal, asusta. Casi toda la franja atlántica es una mancha continua de puntos…

Mapa de zonas con presencia de la plaga del nematodo.

Mapa de zonas con presencia de la plaga del nematodo.

– Es importante comprender lo que significan esos puntos. Es suficiente con que exista una muestra positiva en el laboratorio para que toda la división administrativa quede señalada en el mapa. Después de 22 años, la plaga está presente en la mayoría del país, lo que no quiere decir que todos los pinares estén afectados.

Para comprenderlo mejor, podríamos comparar con la gripe: por estar un portugués con gripe en todos los ayuntamientos no significaría que todos los portugueses tienen la enfermedad, a pesar de esta poder aparecer en cualquier región.

También es importante subrayar que en la mayoría de los pinares afectados, mueren algunos árboles todos los años, pero buena parte de los árboles permanece en pie y sin síntomas. Las situaciones de elevada mortalidad son relativamente raras y suceden porque el pinar ya estaba sufriendo otros problemas o mala gestión desde hace mucho tiempo.

«En el abandono influyen factores como la reducida dimensión de la propiedad y la elevada percepción de riesgo, en la que los incendios tienen más peso que el nematodo»

¿Cuál es el comportamiento de los propietarios forestales y de los baldios (montes vecinales) en las áreas afectadas?. ¿Está aumentando el abandono de la gestión del monte?
– El comportamiento de los propietarios es, en general, de abandono, tanto en las áreas afectadas como en otras. Este es un problema transversal al sector forestal, aun más grave en el pino bravo, por la reducida dimensión de la propiedad. En parte, ese abandono se debe a una elevada percepción de riesgo, en el que el temor al fuego es incluso más relevante que el nematodo.

Los indicadores forestales de Portugal apuntan a una regresión continuada de los pinos, en parte por el avance del matorral y de frondosas caducifolias, fruto de un probable abandono de la gestión tras tala, y en parte como consecuencia del avance del eucalipto. ¿Cómo cree que se puede cambiar esa tendencia?
– Apostar por la gestión activa de la regeneración natural es la acción más importante. Sin esa gestión, esas áreas representan un elevado riesgo de incendio. Los apoyos públicos son muy importantes para incentivar al propietario a actuar. Por otra parte, tras los incendios del 2017, se convirtió en ilegal el cambio para eucaliptal de tierras ocupadas por otras especies.

«Apostar por la gestión activa de la regeneración natural es la acción más importante. Sin esa gestión, esas áreas representan un elevado riesgo de incendio»

¿Qué perspectivas de futuro ve para el pino en las áreas afectadas por el nematodo?
– En las áreas afectadas por el nematodo, en general hay todas las condiciones para que continúe existiendo pino. Si hubiera necesidad de realizar una tala rasa, lo que em ocasiones sucede por motivos legales, debe aprovecharse la regeneración natural, o, si fuera necesario, plantar. El nematodo no ataca pinares jóvenes. Con la gestión adecuada, incluso si el nematodo vuelva a atacar el pinar dentro de 15 o 20 años, provocará sólo una mortalidad equivalente a la de una clara y el pinar podrá llegar al corte final de la manera habitual.

Llama la atención el caso de la península de Troia, al sur de Lisboa, que hace 20 años fue de las primeras zonas en tener impacto del nematodo y que en la actualidad parece mantener pinares con un impacto de la plaga limitado.
– Tróia, como todos los casos de éxito en Portugal, usaron la misma estrategia, que está al alcance de cualquiera: gestión activa. Controlar el nematodo es técnicamente simple: vigilar el pinar y talar rápidamente los árboles que presenten síntomas. Se demostró eficaz visitar el pinar al final del verano y cortar, antes de la próxima primavera, los árboles con síntomas, con un cuidado extra: las ramas de la copa deben ser trituradas por completo o retiradas para quemar antes de la primavera.

En Galicia se está trabajando en obtener pinos más tolerantes al nematodo. ¿Es una línea de trabajo que también seguís en Portugal?.
– Sí, en Portugal, incluso en las áreas en que la mortalidad fue más acentuada, hubo árboles que sobrevivieron. El Instituto Nacional de Investigación Agraria (INIAV) estudió esos árboles y ya encontró evidencias científicas de que tienen potencial para el desarrollo de un programa de mejora genética.

El pino acumula medio siglo de regresión en Portugal, con un escenario de incendios y nematodo que desincentiva a los propietarios. ¿Cree que hay motivos para el optimismo en el futuro de la especie?
– Hay con claridad un futuro para el pino bravo. Existe una demanda de mercado muy elevada y diversificada (resina, madera aserrada, paneles de madera, papel de embalaje o producción de energía, entre otros usos). Esto es un gran activo que apoya la sostenibilidad económica y social de los pinares. Los incendios del 2017 marcaron un punto de giro en las políticas forestales en Portugal. Fue iniciado un cambio en la dirección correcta, que tendrá resultados, con persistencia.

«Existe un déficit de madera de pino que se calcula que será superior al 50% del consumo industrial»

La cadena del pino de Portugal (y de Galicia) está advirtiendo de un futuro déficit importante de pino. ¿Qué nivel de déficit de madera hay en Portugal, en relación a las necesidades de las industrias?
– Existe un déficit de madera de pino que se estima que será superior al 50% del consumo industrial. Este valor representa el déficit estructural, o sea, en función del crecimiento anual del bosque. Los últimos años hubo momentos de exceso de oferta debido a los incendios forestales y las industrias sintieron poco ese déficit. Infelizmente, la perspetiva es de que el déficit se agravará y que muchos transformadores de madera tendrán que cerrar.

A pesar de esta situación, es previsible que la demanda de madera se mantenga elevada, asegurada por el aumento del consumo de las industrias más competitivas, que se mantendrán en el mercado. Para el productor forestal de pino, las perspetivas podrán ser mejores que las actuales: la madera de pino va ciertamente a ser un recurso escaso, con elevada demanda y el precio probablemente aumentará, convertiendo el rendimiento de las coníferas en más atractivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información