‘Contract’ made in Galicia, la paradoja del mobiliario que triunfa con maderas importadas

El sector de la segunda transformación de la madera está creciendo en la comunidad, aunque en buena medida utiliza materia prima procedente del exterior

Publicidade
‘Contract’ made in Galicia, la paradoja del mobiliario que triunfa con maderas importadas

Uno de los proyectos de contract realizado por la empresa gallega Tattoo Contract.

El ‘contract’, un sector en el que se integran empresas de mobiliario e interiorismo especializadas en el abastecimiento a cadenas de tiendas y hoteles, ha experimentado un fuerte crecimiento en Galicia en los últimos años. Sus últimas cifras, del 2017, muestran una facturación de 300 millones de euros, lo que representa un 60% del total de la segunda transformación de madera en la comunidad. Siendo Galicia una potencia forestal, sería esperable que el ‘contract’ gallego se suministrase de manera mayoritaria de madera gallega, ¿pero es eso así?.

Para abordar esta cuestión, contactamos con empresas de ‘contract’, con firmas de distribución de madera y con el sector de primera transformación de madera. La conclusión es que buena parte de la madera que emplean las empresas de ‘contract’ es de importación. Es cierto que Galicia está exportando gran cantidad de madera maciza, tablero y mueble, pero España aun importa más madera de la que exporta y Galicia recibe parte de esas importaciones.

«Galicia es la primera comunidad en exportaciones, pero seguimos importando madera. Para reducir eso, hay que cambiar la gestión forestal» (Elier Ojea, Fearmaga)

«Aunque Galicia sea la primera comunidad en exportaciones de España, seguimos importando madera. Para conseguir reducir eso, hay que tener una gestión forestal que nos lo permita», valora el presidente de la Federación de Aserraderos y Rematantes de Galicia (Fearmaga), Elier Ojea.

Calidad y cantidad
Una de los principales problemas que está limitando el empleo de madera gallega en mayor medida por parte del ‘contract’ se debe a que «a veces tenemos que hacer verdaderos esfuerzos para satisfacer la calidad que nos están solicitando», justifica Ojea, que incide en el impacto de factores como los incendios forestales de las últimas décadas. «Recuperar eso es una labor ardua, sobre todo en aquellas especies de ciclos largos», advierte Ojea.

La calidad de la madera gallega se ve condicionada también en parte por la falta de profesionalización de los propietarios forestales, en especial en las maderas como el castaño o el roble, argumentan distintas empresas de distribución de madera contactadas por Campo Gallego.

«El minifundio condiciona la producción forestal y la falta de suministro continuado» (Fearmaga)

Desde la patronal de la madera apuntan que es preciso incentivar con medidas fiscales a los productores para que opten por maderas de ciclos largos y no sólo por plantaciones forestales de ciclos cortos, como el pino o el eucalipto. Insisten en que el minifundismo del rural gallego está siendo condicionante en la producción forestal variada y determina una falta de continuidad en el abastecimiento. «Aunque tengamos demanda de maderas gallegas, muchas veces no somos capaces de ofrecer un suministro continuado, lo que hace que se escojan otras maderas y mercados», explica Ojea.

«No soy partidario de priorizar unas especies sobre otras, pero tenemos la oportunidad de apostar por un monte diverso que nos permita contar con madera de calidad y en cantidad suficiente para abastecer de manera continuada la demanda», concluye el presidente de Fearmaga.

Carballos-frondosas-

Demanda de madera
El contract gallego se abastece en su mayoría de maderas de importación. Maderas de roble de importación o de teca centran buena parte de las demandas. También la madera de haya es una de las que más se emplea, dado que es una madera blanda, fácil de colorar y de aplicar tratamientos en ella, por lo que es muy apreciada en el contract.

El ‘contract’ usa de forma habitual roble de importación, teca, haya o abeto

El uso de madera maciza se reserva, en buena medida, para aquellas partes más estructurales. Es aquí donde se emplean maderas como el pino rojo o el abeto.

En maderas gallegas, el pino, sobre todo el presente en maderas técnicas (tableros de aglomerado, MDF, etc.), elaboradas con pino de trituración, es el más utilizado. En ocasiones, el pino del país es también empleado en partes visibles donde se procura una estética de cortes industriales y donde comparte protagonismo con acabados de hormigón. Ejemplo de esto es que recientemente la cadena textil gallega más internacional empleó el pino gallego en sus escaparates, aunque de una manera puntual.

El pino gallego y las maderas técnicas, elaboradas con pino de trituración, también tienen una presencia destacable

Potenciar el pino de calidad
En la línea de potenciar el pino de calidad, la cadena gallega de la madera está haciendo esfuerzos por la recuperación de la producción de pino en Galicia. Cuenta de ello da el acuerdo que hace unos meses firmaron medio centenar de entidades para fomentar la obtención de madera recta, sin nudos y apta para usos industriales de alto valor añadido.

Junto al pino, otras maderas gallegas demandadas son las de castaño o roble, pero en menor medida y empleadas para acabados, por lo que se utilizan cantidades más reducidas. También se demandan maderas gallegas como la de cerezo o puntualmente madera de fresno, por su semejanza con la madera de castaño pero con una rentabilidad más alta, se apunta desde el sector. El abedul o el boj son otras de las maderas gallegas requeridas puntualmente para algunos de los proyectos personalizados del ‘contract’, si bien la oferta es limitada.

Un sector adaptado a las exigencias del mercado internacional

El contract es, ante todo, un sector adaptado a responder a las necesidades y exigencias del cliente, como coinciden en destacar desde distintas empresas. «Siempre estamos variando los materiales que empleamos, adaptándonos a lo que nos demandan. Todo es muy personalizado, hecho pieza a pieza», apuntan desde Tattoo Contract, una de las firmas más destacadas del sector, que opera desde A Coruña para destacadas empresas nacionales e internacionales. Esto implica que también exista un amplio abanico de soluciones a base de madera de las que echan mano las empresas.

En este sector, la madera maciza, propia de la carpintería más tradicional, está cada vez más en desuso. En su lugar, el ‘contract’ opta por soluciones derivadas de la madera, como son los rechapados, aglomerados, las melaminas, los laminados de alta presión (HPL) o las soluciones integrales, que pueden incluir vidrio, metacrilato o hierro, entre otros materiales.

Evolución de la industria de aserrado
La industria de transformación gallega evolucionó en los últimos años para ofrecer los productos madereros que se demandan desde las empresas de segunda transformación. «Muchos aserraderos están ofreciendo ya estas soluciones que piden desde el ‘contract’. Es muy importante atender las demandas que tienen, dado que es una manera de estar ofreciendo una segunda transformación a la madera, lo que aumenta y genera un valor añadido a nuestros productos», destaca Elier Ojea, presidente de la Federación de Aserraderos y Rematantes de Galicia (Fearmaga), la patronal gallega de la madera.

Desde las empresas de mobiliario reconocen también ese esfuerzo de las firmas de primera transformación. «En el contract se maneja una oferta amplia y de calidad y siempre surgen cosas nuevas, pero se está viendo el esfuerzo de la industria por tener o conseguir lo que se pide», explican desde Muebles Hermida, otra empresa gallega que trabaja puntualmente en el sector del ‘contract’.

Ojea también destaca el «importante esfuerzo que están haciendo los aserraderos, que son micropymes y que están procurando adaptarse a estas demandas, que implican nuevas tecnologías y maquinaria», señala. En Galicia, se contabilizan unos 600 aserraderos, según apuntan desde Fearmaga, pero apenas algo más de medio centenar están siendo realmente competitivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información