La patata alemana desplaza a la gallega

La desorganización del sector frente a la gran distribución y a las importaciones de países como Alemania provoca caída de precios hasta los 5 céntimos por kilo. Los productores de A Limia piden a la Xunta medidas de apoyo.

La patata alemana desplaza a la gallega

La que se preveía como una gran campaña de la patata en A Limia, con una producción en 2014 de unos 120 millones de kilos, va a acabar siendo un año para olvidar. Los precios del tubérculo alcanzaron mínimos de hasta 5 céntimos al productor, cuando los costes de producción se sitúan en los 10 céntimos por kilo. De este modo, se estima que hasta un 20% de la cosecha pudo quedar sin vender.

Las causas de este “annus horríbilis” para los productores de patata -unos 400 cómo actividad principal y unos 700 cómo segunda actividad- de la principal comarca agrícola de Galicia se explican por una conjunción de debilidades crónicas del propio sector y por factores nuevos.

Dúmping de Alemania para colocar la patata que no pudo exportar a Rusia

Dentro de estos últimos, el responsable del Sindicato Labrego Galego en la comarca de A Limia, Anxo Pérez Rúa, sitúa “el dúmping de precios practicado por Alemania en esta campaña ya que, ante el cierre del mercado ruso, sacó ese excedente para España y Portugal tirando con los precios”.

Pero las causas principales de esta crisis de precios que periódicamente se lleva por delante a varios productores, son de fondo y vienen de atrás. “Una de ellas es que la gran distribución, principalmente la de capital francés y alemán, vende aquí los excedentes de sus países tirando con los precios”, denuncia Anxo Pérez Rúa.

Falta de organización del sector

En la misma línea se pronuncia el responsable de Agricultura de Unións Agrarias, José Ramón González: “La Ley de la Cadena Alimentaria no se cumple y esto lleva a la especulación, en la que pierde la parte más débil: el productor”.

En este sentido, reclama acuerdos entre productores, almacenistas e industria para darle estabilidad de precios al sector.

Sin embargo, para Anxo Pérez, del SLG, la falta de poder de negociación frente a la distribución se debe al principal problema del sector, y este de carácter interno: “Aquí falta estructura real del sector para competir en los mercados, la mayor parte de los productores va por libre a través de contratos privados con intermediarios que lo que hacen es sacar tajada”.

La Xunta destaca que los contratos productor-almacenista “garantizan un precio razonable”

¿Y que opina la xunta de Galicia de esta crisis? Desde la Consellería do Medio Rural e do Mar atribuyen la bajada de precios de este año a la gran cosecha tanto en A Limia como en el resto de la Unión Europea “por lo que esta situación no deja de ser algo habitual, ya que cíclicamente se producen estas crisis de precios en un producto que está muy influenciado por la oferta y la demanda”.

Con todo, desde la ConseLería recuerdan que en A Limia los contratos privados entre agricultor y almacenista, que cubren casi la mitad de la producción, ”garantizan un precio estable a los productores”.

“Posiblemente sea a un precio más bajo, entre 0.12 y 0.15 €/kg, que en un año normal o con escasez de patata, pero que en años como este, (…) los contratos garantizan la recogida a un precio razonable”, argumentan desde la Junta.

Sin embargo, para el representante del Sindicato Labrego Galego “los contratos privados funcionan si va bien la campaña, si no, como este año, el almacenista le recoge las patatas al productor pero le rebaja el precio por la vía de que hasta el 40% de la patata que entra en el almacén supuestamente tiene falta de calidad”.

En este sentido, Anxo Pérez considera necesario “veedores de la Administración que verifiquen que la patata entra en el almacén y con la calidad idónea” para evitar situaciones de abuso.

Interprofesional de la Patata: ¿una solución para el sector?

En otras Comunidades se están tomando medidas para estructurar al sector. Una de las pioneras es Castilla y León, que acaba de crear una Interprofesional de la Patata para darle estabilidad de precios al sector.

Desde la Xunta de Galicia consideran que se trata de una “medida adecuada, (…) para que el sector de la patata trabaje mejor, que los precios se adapten a los costes de producción y, en definitiva, para que haya una colaboración y acuerdo entre todos los agentes de la cadena de valor”.

Desde el SLG la valoran cómo una iniciativa muy positiva “que en países como Francia está funcionando muy bien”. No obstante, matiza que “para que funcione aquí tiene que tener continuidad y englobar a toda la cadena para coordinarse y ver las necesidades de la distribución en cuanto a calidades, tipo de patata y precios”.

Medidas para el futuro

Una de las organizaciones que también está actuando para defender el sector de la patata en A Limia es Asociación de Empresarios, Ganaderos y Agricultores de A Limia (ADEGAL). 

Desde esta organización interprofesional recuerdan que “España y Galicia son deficitarias en la producción de patata, y aun así se sigue perdiendo producción”. En este sentido, reclaman que “las tres comarcas con mayor tradición en el cultivo en Galicia (A Limia, Terra Chá y Bergantiños) necesitan una línea de ayudas desde la Administración Autonómica para poder hacer frente a las producciones perfectamente estructuradas desde hace años como son las francesas, holandesas, belgas y alemanas y ahora las castellano-leonesas”.

En concreto, desde ADEGAL proponen la siguiente batería de medidas para impulsar el sector de la patata en A Limia:

Organización para adquisición de siembra de patata mediante contrato: La mesa de la patata se organizaría para, entre otros objetivos, tratar de reducir los costes de cultivo mediante la realización de contratos de patata de siembra. La mesa pondrá los medios necesarios para recoger las necesidades de patata de siembra de los agricultores y que, a través de la asociación de almacenistas, se canalizará para su contratación.

Contrato Homologado: Desde ADEGAL afirman que “está muy avanzada la redacción de un contrato tipo donde se pacte el marco de relaciones entre comprador y vendedor; así, además de kilos, variedad y precio, se determinarán los niveles máximos de defectos premiando la calidad de las producciones”.

Estructuración del sector e instrumentos necesarios: Desde ADEGAL defienden que mesa de la patata debe ser el instrumento por el cual se regulen los mercados, adecuando las producciones a los consumos, apoyando los sistemas de certificación, apoyo a la producción integrada, coordinar las acciones de I+D +i y de transferencia tecnológica.

Fondo de compensación: Mecanismo por el cual se crearía un fondo a partes iguales entre agricultores y Administración para ser ejecutado en años de precios bajos con el que se eliminarían en buena parte las crisis periódicas.

El fondo debería cubrir anualmente por lo menos el 20% de la producción.

Planta para la gestión de residuos agrícolas: la planta sería gestionada por la Mesa de la Patata. Esta planta serviría para recoger los distintos residuos agrarios para después gestionarlos adecuadamente.

Campaña de comunicación para promover los valores positivos de la patata gallega, sobre todo su sabor frente al lavado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información