La poda en las plantaciones de arándanos

La asociación de productores Berries Galicia aborda en un curso práctico para sus asociados la poda de las plantas de arándanos. El objetivo es mejorar la producción adaptándose a las características de cada plantación

Publicidade
La poda en las plantaciones de arándanos

Participantes en el primer curso formativo sobre poda de arandanos ofrecido por la asociación Berries Galicia.

La poda es una de las claves para lograr una producción de calidad en las plantaciones de arándano, por eso fue también una de las primeras acciones formativas que organizaron desde la asociación Berries Galicia, que agrupa a productores de toda la región. El seminario, de carácter práctico, se celebró en días pasados en una hinca de arándanos en el ayuntamiento coruñés de Teo.

La iniciativa estaba dirigida a los socios del colectivo y contó con uno técnico especialista en este tipo de plantaciones procedente de Huelva, que ofreció consejos prácticos a la docena de productores que participaron en la iniciativa. Las limitaciones por la sexta onda del Covid-19 hizo modificar el programa inicial y que la sesión se celebrara íntegramente al aire libre, segundo explicaron desde la organización.

Una de las principales recomendaciones realizadas por el experto a la hora de podar las plantas de arándanos, es adaptar la poda a las características de la variedad que se trabaja. Es fundamental conocer la planta para saber la que altura incidir en mayor medida con la poda. Se cuentan con plantas fuertes y con ramas fuertes la producción puede localizarse en la parte más alta. Por el contrario, si las varas son más delicadas, hace falta realizar la poda de manera que la producción finalice localizándose en la parte media o baja.

La poda, junto con uno bueno abonado, son imprescindibles para lograr una producción de mayor calidad. Dejar gran cantidad de brotes y por las en los arbustos provocará que gran cantidad de fruto, pero de menor calibre.

Desde la asociación Berries Galicia están apostando por mejorar las producciones y ser competitivos para ampliar la venta directa de sus producciones, no solo de arándanos sino de otros frutos rojos.

También es importante realizar la poda en la época idónea. En Galicia, algunos de los productores comenzaron con la poda ya en el mes de diciembre, aunque muchos optan por retrasarla y realizarla entre los meses de enero y marzo. También hay plantaciones en las que optan por la poda en verde, que llevan a cabo justo al final de la cosecha, en los meses de octubre y noviembre.

Otro de los aspectos que trataron en esta formación básica sobre los cuidados del arándano fue el abonado, no solo previo a la plantación, sino la necesidad de realizar un atribuirte puntual para garantizar los nutrientes básicos de la planta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información