La Xunta apurará los plazos para la declaración de zonas vulnerables por contaminación en A Limia

Afirma que dispone hasta 2025 para hacerlo y dice estar esperando la aprobación del Real Decreto de Nutrición Sostenible para concretar las medidas a tomar dentro del llamado Plan Estratégico para la comarca

Publicidade
Xuntanza da chamada Mesa da Limia, onde están representados os distintos sectores afectados

Reunión de la llamada Mesa da Limia, donde están representados los ayuntamientos y los sectores afectados

La contaminación por nitratos en la comarca de A Limia es un problema ambiental en el que urge tomar medidas, pero el posible coste electoral que traerían aparejadas estas decisiones hace que la Xunta prefiera apurar los plazos, como ha hecho hasta ahora.

A mediados de mayo de 2022 el Ministerio de Transición Ecológica hizo pública en el BOE la actualización del mapa de las aguas afectadas por la contaminación ocasionada por nitratos y fosfatos de origen agroganadero. Incluye también las aguas que podrían verse afectadas en caso de no tomar medidas.

El Gobierno gallego tiene de plazo hasta 2025 para hacer la declaración de zonas vulnerables

Es el paso previo necesario para la declaración de A Limia como Zona Vulnerable y el establecimiento de topes de fertilización (170 kg. de nitrógeno por hectárea y año, con una flexibilidad inicial mayor) y limitaciones en los períodos de abonado. La declaración compete a la Xunta, que tiene tres años para hacerla, según admitió este viernes en la Comisión de Agricultura del Parlamento gallego el diputado popular José Antonio Armada, quien avanzó que se estirará el plazo hasta el 2025.

Mapa de aguas contaminadas

El Gobierno gallego trató hasta ahora de evitar la declaración de zona vulnerable de A Limia presentando alegaciones contra el mapa de aguas contaminadas del Ministerio. En concreto, el informe del MiTECO indica una serie de recomendaciones a aplicar por parte de las explotaciones en Galicia y la cartografía señala tres masas de aguas superficiales situadas en el río Limia en Porto Alto, en el río Nocedo en Rebordechá, las dos en el ayuntamiento de Xinzo, y en el canal de la Lagoa en Vilar de Santos.

Del mismo modo, también identifica dos masas de aguas subterráneas en San Pedro de Laroá (Xinzo) y Cardeita (Sandiás), y dos puntos en el pantano de las Conchas, uno en el curso del río Limia, más o menos a la altura de Güimil y otro en la zona de Porto Quintela y Mugueimes.

El Gobierno gallego trató hasta ahora de evitar la declaración alegando contra el mapa de aguas contaminadas del Ministerio

Según la normativa vigente, una vez que el Ministerio fija el mapa de aguas contaminadas, las comunidades autónomas deberán designar como zonas vulnerables aquellas en las que las escorrentías fluyan hacia las aguas incluidas en el mapa de contaminación.

Problema ambiental, debate político

El plazo para la declaración por parte de la Xunta es de tres años y el PP es consciente de que este es un tema sensible que podría tener consecuencias electorales en la comarca. “Estamos trabajando con los 12 ayuntamientos de la comarca para buscar soluciones”, afirmó Armada.

Retrasar la declaración de zona vulnerable a 2025 permitiría salvar el ciclo electoral de las próximas municipales, generales y autonómicas

La Xunta puso en marcha el llamado Plan Estratégico de A Limia, del que no se conocen por ahora medidas concretas. “Estamos trabajando en medidas como el establecimiento de limitaciones a la fertilización nitrogenada o prohibiciones de abonado en determinadas épocas del año”, avanzó el diputado popular, que una vez más echó la pelota sobre el tejado del Gobierno central, alegando que el Gobierno gallego está esperando por el Real Decreto de Nutrición Sostenible de Suelos Agrícolas, que prepara el Ministerio de Transición Ecológica, para concretarlas.

La inmensa mayoría de las explotaciones que están generando este problema a día de hoy las autorizó el BNG cuando gobernó (José Antonio Armada, PP)

José Antonio Armada trató de repartir culpas y responsabilidades entre la oposición. “El BNG autorizó durante el bipartito (2005-2009) un total de 107 granjas en A Limia. La inmensa mayoría de las explotaciones que están generando este problema a día de hoy las autorizó el BNG cuando gobernó”, le espetó al diputado nacionalista Xosé Luís Rivas, Mini, que defendió en la Comisión de Agricultura a proposición no de Ley del BNG sobre este asunto.

“Ocultación, inacción y dejadez”

Para el diputado del BNG, la situación de la contaminación por nitratos en A Limia “es el resultado de un proceso dilatado de ocultación y mala gestión que es responsabilidad del Gobierno autonómico, por su inacción y dejadez interesada”.

“La contaminación difusa de la comarca de A Limia por exceso de purines y fertilizantes fue escondida año tras año hasta que reventó en el año 2018”, aseguró Xosé Luis Rivas.

Desde entonces, dijo, comenzó “un carnaval que dura ya 4 años, porque a la Xunta lo que menos le interesa es la saturación de las tierras agrícolas de nitratos y fosfatos, las cianobacterias y los peligros para la salud humana a través de las aguas”, afirmó.

Hasta el 2018 siempre se negó el problema por parte de la Xunta, hasta que las evidencias fueron claras y el problema reventó; han sido 12 años de permisividad (Xosé Luis Rivas, BNG)

“Son ustedes cobardes políticamente, están esperando a que los alcaldes suyos de la zona dejen de presionar, a que pasen las municipales”, insistió el diputado nacionalista, que acusó a la Xunta de “no hacer caso a los informes de los expertos” y propuso medidas como “una moratoria a las ampliaciones de las granjas, un plan de reducción de la carga ganadera y el compostaje de la gallinaza en terrenos adecuados”.

El Gobierno gallego aporta “soluciones al tuntún”, denunció Xosé Luís Rivas, en vez de buscar “una solución sostenible y compatible con la actividad agraria en la comarca”. En este sentido, el diputado del BNG criticó la intención de la Xunta de tratar 25 millones de metros cúbicos de purines, aquellos que no sea posible usar a las propias granjas mediante autoaplicación, a través de 4 plantas de tratamiento ubicadas en las comarcas con más carga ganadera (A Limia, A Terra Chá, Xallas y O Deza).

Están en entredicho el buen nombre de la comarca de A Limia, su actividad agrícola y ganadera y su futuro inmediato y a largo plazo

“Nada sabemos de la Ley gallega de purines ni del Plan Estratégico de A Limia , el tiempo corre y la carga ganadera continúa. Han sido cuatro años perdidos en sacudir responsabilidades; demasiados intereses comerciales y electorales, que vienen siendo lo mismo”, concluyó.

El control de la contaminación compete a la Confederación Miño-Sil

Desde el PSOE apoyaron la proposición no de Ley presentada por el BNG, en la que se pedía informar tanto a la Mesa de A Limia como a la sociedad de las medidas a adoptar. “Los problemas de contaminación por nitratos en Galicia son consecuencia del abandono de la superficie agraria y la apuesta por el modelo de ganadería intensiva”, afirmó el diputado socialista Martín Seco.

Para el PSOE, la contaminación por nitratos que sufren los suelos y los acuíferos en A Limia presenta “datos preocupantes”. “Galicia y Cataluña eran las comunidades que tenían más problemas de contaminación en el informe relativo a los años 2016 a 2019, pero mientras Cataluña adoptó medidas, la Xunta no hizo nada”, denunció.

Los problemas de contaminación por nitratos en Galicia son consecuencia del abandono de la superficie agraria y la apuesta por el modelo de ganadería intensiva (Martín Seco, PSOE)

José Antonio Armada le respondió que hasta el pasado mes de mayo “Galicia era de las pocas comunidades autónomas que no tenía una determinación de masas afectadas, por lo que la ganadería gallega es de las que menos afecta al medio ambiente de toda España”.

El diputado popular insistió en que “la cuenca del río Limia pertenece al territorio de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil y, de acuerdo con esto, el control de la contaminación por nitratos de las aguas de esta zona corresponde a la Administración del Estado”. “La responsabilidad del control de contaminación por nitratos de las aguas de A Limia corresponde a la Administración estatal, que dispone de puntos de toma de agua que analiza periódicamente. También le corresponde la publicación y comunicación de estos datos, sin que ninguna de estas responsabilidades corresponda a la Xunta, que no tiene capacidad alguna de ocultación”, argumentó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información