La Xunta descarta seguir pagando ayudas por daños del lobo, tras el aumento de su protección

La entrada en vigor de la inclusión del cánido en el Listado de Especies de Protección Especial, que se acaba de formalizar, indigna a las comunidades de la Cornisa Cantábrica, que pedirán la paralización de la medida incluso por vía judicial

Publicidade
La Xunta descarta seguir pagando ayudas por daños del lobo, tras el aumento de su protección

Foso del lobo en Viana, un sistema tradicional usado en el pasado para la caza del lobo en toda Galicia.

Nuevo capítulo del enredo en el que se ha convertido la gestión del lobo. El Gobierno, pese a todas las quejas del sector agrario y de las comunidades de la Cornisa Cantábrica, ha incluído el lobo en el Listado de Especies de Protección Especial, lo que en la práctica implica que se restringe aún más su caza. En Galicia, Medio Ambiente podía conceder autorizaciones para batidas en caso de daños reiterados, pero ahora ese procedimiento se ve anulado. Medio Ambiente anuncia además que cancelará la línea de indemnizaciones por ataques del cánido al ganado.

«Fue el Ministerio para la Transición Ecológica el que quiso tener la potestad sobre el lobo y es el propio Ministerio quien debe solventar los daños que pueda provocar el lobo» -advierte la conselleira de Medio Ambiente, Ángeles Vázquez-. «La comunidad queda en un aparte», concluye.

Vázquez sostiene que la orden echa por tierra el Plan para la Gestión del Lobo en Galicia y argumenta que, dado que la Xunta no podrá aplicar medidas de gestión y control, tampoco debe hacer frente a los daños que provoca el cánido. Medio Ambiente anuncia además un frente común con Asturias, Cantabria y Castilla y León para pedir la derogación de la orden, y planea acudir a la vía judicial.

Reacciones
Desde Unións Agrarias ya han reaccionado al anuncio de la Xunta y, en nota de prensa, tachan de «intolerable» la situación provocada por el cambio de estatus jurídico del lobo. Desde Unións reconocen que la inclusión del lobo en el Listado de Especies de Protección Especial provoca un vacío jurídico inmediato, en tanto la normativa de las comunidades autónomas no se adapte a la actual situación, pero piden que los ganaderos no queden abandonados temporalmente frente a los daños del lobo.

«Unións insta al Ministerio y a la Xunta a dejar de jugar al frontón político con los intereses de los ganaderos y los emplaza a que solucionen las actuales incertidumbres legales y a que, en el plazo de un mes, renueven las líneas de ayudas por ataques del lobo al ganado», señalan.

La organización también pide que se aclare, en que casos sería ahora posible la caza del animal, en base a criterios científicos y técnicos, de cara a garantizar la convivencia de la actividad ganadera con la conservación de la especie. Unións recuerda que en Galicia hay más lobos que en toda Francia o que en Escandinavia, por lo que advierte de la necesidad de controles de caza.

Medida «ideológica»
Desde la organización Asaga, sucesora de la extinta Asaja Galicia, consideran por su parte que el aumento del blindaje del lobo «llevará a la ganadería a la extinción». Su malestar con el Ministerio para la Transición Ecológica es grande, pues consideran que se tomó una medida «tendenciosa e ideológica» basada en una falsedad, como es -dicen- la de que el lobo esté amenazado en España.

Además, Asaga acusa a la ministra Teresa Ribera y a su equipo de «falta de palabra, pues se comprometieron a negociar el protocolo de gestión de la especie antes de tomar esta medida de incluir al lobo en el Listado de Protección Especial». Por ese motivo, piden la dimisión de la ministra, Teresa Ribera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información