La Xunta estudia autorizar el abandono de animales muertos para buitres

Los permisos para no retirar los cadáveres se limitarían a ganaderías extensivas en determinadas zonas. La medida beneficiaría indirectamente al lobo, pero a la Xunta le preocupa que las carroñas propicien una expansión mayor del jabalí

La Xunta estudia autorizar el abandono de animales muertos para buitres

Buitre en los Ancares.

La aparición en España del llamado mal de las vacas locas, hace unos 15 años, obligó a la puesta en marcha de un sistema de retirada de cadáveres de animales en las explotaciones ganaderas. La medida, dirigida a evitar peligros para la salud pública, tuvo efectos indeseados en la fauna silvestre, pues hasta aquel momento era habitual que especies como los lobos se alimentasen de las carroñas dejadas en el monte. La Xunta estudia ahora autorizar de forma excepcional el abandono de animales muertos, tal y como ya hizo Asturias.

Cada comunidad autónoma puede decidir si permite o no excepciones a la obligación de retirar los cadáveres. Desde el sector ganadero, grupos como O Xan entienden que el abandono puntual de animales muertos podría reducir la presión del lobo sobre el ganado, si bien la Administración advierte de que la normativa europea prohíbe dejar cadáveres en el monte para el lobo al norte del río Duero.

«En Galicia, la normativa comunitaria permitiría abandono de carroña en el monte para buitres y osos, pero no para el lobo»

En Galicia, según explica la Xunta, la Reglamentación 142/2011 de la UE sólo permitiría el abandono de las carroñas con destino a buitres o, en zonas de Red Natura, para aves de rapiña y oso, pero no para el lobo. Otra cosa es que el lobo también se pudiese beneficiar de manera indirecta de esa fuente de alimento.

Así las cosas, la Administración está valorando la posibilidad de delimitar en Galicia zonas de interés de conservación para las aves necrófagas en las que podría autorizar que las ganaderías extensivas abandonaran cadáveres en el monte, siempre con unas restricciones que evitaran riesgos para la salud pública o animal. Desde la perspectiva de Medio Rural, de salir la norma adelante, serían «muy pocas explotaciones» las que podrían optar a solicitar la autorización.

Asturias
Otras comunidades ya han regulado en los últimos meses la posibilidad de abandonar carroñas en el monte. La última, Asturias, este mismo mes, que decretó que todo el Principado es zona de interés para la conservación de especies necrófagas (buitres), salvo 11 municipios del área de influencia del aeropuerto de Asturias. La Administración asturiana publicó un listado de pastos de cada municipio en los que se pueden dejar los cadáveres, previa declaración responsable del ganadero validada por un veterinario oficial.

El buitre es una especie en expansión en Galicia, presente desde hace años en las montañas de Lugo y Ourense, así como en zonas de media montaña de Pontevedra (Suído, Cando, Candán), llegando incluso a verse buitres sobre Vigo. Desde la Xunta reconocen la presencia de los buitres pero señalan que no hay ninguna valoración científica que avale la necesidad de alimentación adicional en la población de buitres radicada en Galicia.

«Galicia lleva trabajando 25 años para conseguir el estatus de indemne de tuberculosis bovina»

La Xunta advierte de los riesgos que puede llevar consigo el abandono de cadáveres a efectos de la sanidad animal. «Los expertos en estado sanitario de la fauna silvestre desaconsejan, en cualquier supuesto, el abandono de alimentación suplementaria que pueda ser indirectamente consumida por el jabalí» -advierten desde Medio Rural-. «Así se pretende evitar la proliferación de dicha especie y la dispersión de la tuberculosis bovina a la fauna silvestre, con objeto de prevenir situaciones epidemiológicas como las que actualmente se producen en el sur de España».

La Consellería recuerda que Galicia lleva 25 años trabajando para conseguir el estatus de oficialmente indemne de tuberculosis bovina, siendo en la actualidad la zona de la península con más baja prevalencia en rebaños. «El Plan de Actuación frente la la Tuberculosis en Especies Silvestres, diseñado por el Ministerio, establece la prohibición total de alimentación suplementaria para el jabalí en las regiones del Atlántico norte (Galicia, entre ellas), para evitar el éxito reproductivo y la consiguiente proliferación de la especie», señalan desde Medio Rural.

Por este motivo, la Xunta justifica no haber desarrollado una normativa reguladora para permitir excepciones al abandono de vacas, ovejas y cabras en el monte. Ahora sí que baraja su publicación y recuerda también que ya estaba autorizado el abandono de caballos cuando su retirada supusiera el uso de medios desproporcionados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información