La Xunta liga la suspensión de nuevas plantaciones de eucalipto con incentivos para pinos y frondosas

La paralización temporal de plantación de la especie australiana se regulará como disposición de la Lei de Recuperación da Terra Agraria, que está en trámite parlamentario y previsiblemente saldrá adelante en el primer semestre de este año

Publicidade
La Xunta liga la suspensión de nuevas plantaciones de eucalipto con incentivos para pinos y frondosas

Ensayo sobre manejo silvícola de pinos del Centro de Investigación Forestal de Lourizán. / Archivo.

El Gobierno gallego ha confirmado su intención de paralizar de manera temporal la plantación de nuevas superficies de eucalipto, una decisión que liga con planes para incentivar especies alternativas, caso del pino o de las frondosas caducifolias, con especial énfasis en estas últimas en el castaño.

La moratoria que suspenderá las nuevas plantaciones de eucalipto en zonas en las que no estaba la especie se formalizará a través de la Lei de Recuperación da Terra Agraria de Galicia, que está en trámite parlamentario y saldrá previsiblemente adelante en el primer semestre del año.

El anuncio se hizo tras la reunión del Consello da Xunta de hoy, después de que hubiese fracasado la propuesta hecha esta semana en el Parlamento por el conselleiro de Medio Rural, que ofreció una regulación inmediata de la moratoria asociada al apoyo del Plan Forestal por los grupos de la oposición, un apoyo que no consiguió.

Habrá planes estratégicos para el pino y el castaño que incluirán potenciar la mejora genética de ambas especies y apoyos para su silvicultura, según anuncia la Xunta

La Xunta considera que la superficie de eucaliptal no debería seguir aumentando, “por lo que se deben establecer criterios técnicos y normas para regular su ocupación”. Además, el Gobierno valora que podría incluso aumentarse la producción de eucalipto mejorando su silvicultura, sin tener que seguir a aumentar su superficie. “Es preciso establecer medidas para la reducción de la actual superficie en unas 20.000 hectáreas en los próximos veinte años”, concluye la Administración, que toma como referencia la moratoria ya aplicada en Portugal.

El cultivo del eucalipto se podrá seguir manteniendo tras tala en las superficies que ocupa actualmente la especie, siempre y cuando se trate de masas que cumplan la actual normativa vigente. La suspensión temporal de las nuevas plantaciones se basa, según explica la Xunta, en la elaboración del Inventario Forestal de Galicia, que previsiblemente en el 2022 aportará datos más fidedignos que los actuales sobre la superficie que ocupan las distintas especies forestales.

El Gobierno gallego recuerda además que está previsto que el Plan Forestal de Galicia, que se aprobará próximamente, cuente con revisiones quinquenales.

Planes estratégicos
De manera paralela a la moratoria del eucalipto, se impulsarán “planes estratégicos” para incentivar las coníferas, los sotos de castaños y las frondosas caducifolias, así como un programa de apoyo a la transformación de eucaliptales degradados hacia otras especies.

Esos planes estratégicos incluirán el impulso a programas de mejora genética y el apoyo a la gestión silvícola de propietarios particulares y comunidades de montes. En el caso de los pinos, el objetivo es aumentar en 20.000 hectáreas su superficie actual hasta el año 2040, así como apoyar el tratamiento silvícola de 50.000 hectáreas para mejorar la calidad de la madera.

Con esta medida, el Gobierno gallego trata de consolidar el futuro de la cadena industrial del pino, que viene advirtiendo desde hace años de que la expansión del eucalipto condiciona a medio plazo la viabilidad de aserraderos y empresas del sector. Las perspectivas de mercado futuro para la madera de pino son además optimistas, por lo que la Xunta aspira a frenar la progresiva sustitución de pinares por eucaliptales en el interior de las provincias de A Coruña y Lugo.

Apoyo a la regeneración natural de las frondosas
En las frondosas, el objetivo del Gobierno gallego pasa por apoyar la regeneración natural y manejo silvícola de las actuales masas, así como por apoyar la recuperación de 20.000 hectáreas de bosques de ribera.

En lo que atañe específicamente al castaño, el Plan Forestal prevé un programa estratégico para contribuir a la puesta en valor de la especie. Se prevé apoyar la recuperación de sotos tradicionales e incentivar la plantación con la especie de 16.000 nuevas hectáreas, la mitad orientadas a la producción de castaña y la otra mitad a madera.

Para fomentar las iniciativas ligadas al castaño, la Xunta anuncia la puesta en marcha de una Unidade dos Soutos adscrita a la Consellería de Medio Rural, que colaborará con Concellos y grupos de desarrollo rural (GDR).

Modelos silvícolas y ayudas para tratamientos

El Consello da Xunta de hoy le ha dado también luz verde a la modificación de la orden que regula los modelos silvícolas, que se publicará mañana viernes en el Diario Oficial de Galicia. La Xunta anuncia que ofrecerá 38 guías diferentes para orientar el manejo silvícola de las principales especies forestales.

“Estos modelos informan de cómo plantar, que labores de mantenimiento y silvicultura (podas, rareos) realizar y cuándo y cómo hay que llevarlas a cabo, así como los turnos más idóneos para su aprovechamiento sostenible y posterior regeneración”, subraya el Gobierno gallego.

Desde este año, por la Lei de Montes de Galicia es obligatorio que todos los terrenos forestales de menos de 15 hectáreas se adhieran a modelos silvícolas para poder realizar su aprovechamiento maderero, una cuestión que se podrá resolver en el momento de tramitar la tala con un sencillo trámite, según señala la Xunta.

La información detallada y trípticos divulgativos de los modelos silvícolas se podrán encontrar en este enlace a partir de mañana viernes.

Ayudas para acciones silvícolas
Por último, para mañana se anuncia también la publicación en el Diario Oficial de Galicia de la convocatoria de ayudas para tratamientos silvícolas (podas, rareos, etc.), una orden que se viene publicando anualmente y que contará con 13 millones de euros para los años 2021 y 2022. Se prevé que haya alrededor de 525 beneficiarios, que podrán gestionar alrededor de 7.000 hectáreas de pinares y masas de frondosas caducifolias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información