Las energías renovables permitirían ahorrar más de 2.000 euros en las granjas

El proyecto europeo Resfarm, en el que participa Agaca, pone de manifiesto las posibilidades que tendrían en las explotaciones gallegas sistemas como la solar fotovoltaica, la solar térmica o las calderas de biomasa

Publicidade
Las energías renovables permitirían ahorrar más de 2.000 euros en las granjas

Granja alemana con paneles fotovoltaicos.

Cada explotación láctea gallega gasta de promedio alrededor de 300 euros al mes en electricidad, lo que supone un gasto anual que ronda los 3.600 euros. Son datos medios procedentes de más de un centenar de auditorías energéticas que ha realizado la Asociación Galega de Cooperativas Agroalimentarias (Agaca) en granjas de leche. Agaca, que participa junto a otras entidades gallegas y del resto de Europa en un proyecto, Resfarm, para impulsar las energías renovables en el campo, calcula que buena parte de las explotaciones podrían llegar a ahorrar más de 2.000 euros al año con las renovables.

Los cálculos se enfocan a instalaciones de autoconsumo y que no le aporten energía a la red eléctrica, una cuestión penalizada vía impuestos. Sobre esa base, los distintos sistemas de energías renovables tienen posibilidades de uso en Galicia.

Solar fotovoltaica e térmica
Así, la energía solar fotovoltaica, de producción de electricidad, presenta interés para hacer frente a gastos de iluminación, ventiladores, tanque de frío o bombas de regadío. “Los problemas de sequía que se detectan en los últimos veranos en los cultivos forrajeros podrían solventarse con instalaciones de riego alimentadas por paneles fotovoltaicos”, valora Mario Fernández, técnico de Agaca.

También la solar térmica, para calentar el agua, tendría uso en las explotaciones lácteas. “Podría ahorrarse alrededor de un 30% del gasto de gasóleo de la caldera. Cada explotación puede consumir de promedio alrededor de 400-600 litros de agua caliente al día para limpieza”, señala Mario Fernández. “Si cogemos el caso de una granja de 180 vacas que consuma 600 litros al día, podría ahorrar solo con la solar térmica unos 600 euros al año”, calcula. “La instalación tiene un coste de unos 10.000 euros y estaría amortizada en 14 años”, valora.

Para el caso de una instalación solar fotovoltaica, el coste para 30 kilowatios ronda los 30.000 euros, pero estaría amortizada en 12 años, con un periodo de vida útil de 25 años.

Eólicos
Existen otras opciones en el mercado, como la instalación de pequeños aerogeneradores eólicos, si bien estos sistemas precisarían de un mantenimiento profesional y generan inconvenientes, como el ruido. “Un pequeño aerogenerador de 10 kilowatios, en un emplazamiento en el que sople un viento de 5 metros / segundo, puede generar de promedio unos 18.000 kilowatios hora al año, lo que cubriría gran parte del consumo de una granja de leche media en Galicia, que gasta alrededor de 25.000 kilowatios hora al año”, detalla el técnico de Agaca.

Biomasa
Para explotaciones intensivas, como las de pollos o porcino, la utilización de calderas de biomasa para calefacción podría permitir también ahorros, que se estiman entre un 35 y un 40%. “Las mejores soluciones que definimos para Galicia en el marco del proyecto Resfarm son fotovoltaica para riego y ventilación, y calderas de biomasa para calefacciones de granjas intensivas”, concluye Mario Fernández.

El proyecto Resfarm, que implica a otras entidades gallegas, como el Sindicato Labrego o Unións Agrarias, así como a socios del resto de Europa, está previsto que concluya a final de año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información