Leche Celta y Central Lechera Asturiana lanzarán en 2018 la leche de pastoreo

Las dos industrias lácteas siguen la tendencia de otros países europeos y lanzarán para toda España a partir de enero la leche de pastos y con certificación de bienestar animal. Estos meses estuvieron contactando con ganaderías gallegas que serán las proveedoras

Leche Celta y Central Lechera Asturiana lanzarán en 2018 la leche de pastoreo

Leche de pastoreo de las islas Azores

La tendencia de la leche de pastoreo también llega a España. Presionadas por el descenso del consumo de leche líquido, son varias las industrias que en los países europeos están sacando al mercado leche diferenciada de vacas alimentadas en base a pastoreo y con una certificación de bienestar animal.

En este sentido, Leche Celta y Central Lechera Asturiana, a través de Larsa, tienen previsto sacar al mercado a partir de enero de 2018 una leche de pastoreo, para ocupar un nicho de mercado que en otros países no para de crecer.

Satisfacen así tres preocupaciones crecientes en el consumidor: el respeto al medio ambiente, la preocupación por la salud (diversos estudios avalan que la leche de pastoreo tiene un perfil de ácidos grasos más beneficioso para la salud) y la inquietud por el bienestar animal. Y a un precio para el cliente intermedio entre la leche ecológica y la leche convencional.

La gran distribución también está interesada en la venta de productos lácteos diferenciados, de mayor valor añadido, y de vida corta -la leche pasteurizada tiene una caducidad de unos diez días- para que el cliente acuda con mayor frecuencia al supermercado. Así lo puso de manifiesto Jorge Morales Lozano, gerente de compras de Lidl en España, en una jornada organizada hace unos meses en Lalín por Unións Agrarias.

Leche Celta: Leche pasteurizada de pastoreo procedente de ganaderías gallegas para toda España

“Desde hace tiempo estamos trabajando con un grupo de ganaderos gallegos para sacar al comprado en toda España una leche pasteurizada, certificada en pastoreo y en bienestar animal”, reconocen desde Leche Celta, perteneciente a la cooperativa portuguesa Lactogal.

Las zonas donde esa industria tiene previsto implantar rutas de recogida propia para esta leche serían la comarca del Deza, el sur de la provincia de Lugo y el Norte de la provincia de A Coruña.

“Exigen un mínimo de 150 días en pastoreo y certificado Aenor de bienestar animal”

Las condiciones que exige Leche Celta a los ganaderos son dos. Por una parte óptimas condiciones de bienestar de las vacas, de forma que la ganadería deberá estar certificada por Aenor a través de su modelo de bienestar animal desarrollado junto al Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria (IRTA) de Cataluña.

Y en cuanto a la alimentación, exigirá a los ganaderos que las vacas hagan un mínimo de 150 días al año y 5 horas diarias de pastoreo. Una exigencia que, en principio, sólo podrían cumplir ganaderías de Galicia y de la Cornisa Cantábrica debido a las condiciones climáticas.

“Evidentemente que el protagonismo para el sector lácteo lo va a seguir teniendo la leche convencional, pero queremos cubrir este nicho de mercado que está creciendo en otros países y al que también le vemos posibilidades en España”, aseguran desde Leche Celta.

En Central Lechera Asturiana también confirman que van a sacar al mercado el próximo año una leche de pasto, aunque de momento prefieren no dar más detalles. Fuentes del sector informan de que sería a través de la marca Larsa y también para todo el territorio nacional.

Precios: Entre 1 y 2 céntimos más por litro para el ganadero

¿Y como repercutirá este producto en los ganaderos? Desde Leche Celta aseguran que “pagaremos entre 1,5 y 2 céntimos más por litro por encima del precio que tenga el ganadero”. Es decir, entre 15 y 20 euros más por tonelada.

En cuanto a la Central Lechera Asturiana, ganaderos que fueron contactados por esta industria aseguran que ofrecen entre 1 y 1,5 céntimos más por litro.

La leche diferenciada de pastoreo, una tendencia a nivel europeo y mundial

En un estudio del Foro Económico de Galicia del año 2014 el economista Albino Prada realizaba, dentro de una serie de propuestas para equilibrar la deficitaria balanza comercial de España en productos lácteos, la recomendación de “una marca de leche de alta calidad con pastos y empleo rural español, que podría comercializarse en los puntos de venta a 1 euro para garantizar al agricultor unos ingresos mínimos de referencia de 0,40 euros por litro”.

La crisis de precios de la leche de 2015 aceleró también el interés de algunas industrias por sacar al mercado leches diferenciadas en base al pastoreo, adaptándose a la disponibilidad de pasto en cada país.

He aquí un resumen de lo que se está haciendo en algunos países europeos:

Portugal: “Leche de pastoreo y de vacas felices”

En el país vecino la multinacional francesa Bel puso en marcha a través de su filial Terra Nostra su “Programa Leche de Vacas Felizes-Puro Leite de Pastagem”. La materia prima es adquirida a unos 500 ganaderos de las islas Azores, donde hay disponibilidad de pasto casi los 365 días del año.

Para esta iniciativa, Bel invirtió 7 millones de euros en su planta industrial de las Azores, marcándose un objetivo de comercializar 26 millones de litros al año. En el supermercado el diferencial de precio también se traslada al consumidor: así en la cadena Continente la leche estándar Nova Açores está a 0,69 euros mientras que el brick de Terra Nostra, de pastoreo, tiene un precio de 0,77 euros.

En cuanto al precio para el ganadero, Jorge Rita, presidente de la Federaçao Agrícola dos Açores aseguraba en el periódico portugués Público que “Bel paga un 10% más por esa leche a sus ganaderos”, es decir, alrededor de 3 céntimos más por litro. “La industria durante mucho tiempo estuvo acomodada y adormilada, sin crear mucho valor añadido. Se acomodó al precio que paga al productor, pero ya todos percibimos que es preciso hacer algo diferente”, concluye.

Holanda: La leche de pastoreo sigue creciendo

En Holanda la leche de pastoreo también es una tendencia en alza, en un país que encontró en eso la diferenciación de sus quesos. De este modo, a día de hoy alrededor del 78% de las explotaciones de vacuno de leche cumplen con uno mínimo de 120 días de pastoreo por año, a razón de 6 horas por día. Y 15 industrias lácteas también están comprometidas con la leche certificado como de pasto.

La cooperativa Friesland-Campina da una prima neta de 6,5 euros por cada tonelada para la leche de pastoreo.

Alemania: Arla Foods se compromete a que toda la leche que recoja será producida sin cereales transgénicos

En Alemania cada día crece la cuota de mercado de la leche producida sin alimentos modificados genéticamente. En Baviera ya representa el 22% de la leche recogida por las industrias, que le pagan a los ganaderos una prima del 8% con respecto a la leche convencional.

Arla Foods, una cooperativa que agrupa a millares de ganaderos de 7 países del norte de Europa, también se comprometió a que toda la leche que recoja será producida sin OGM desde finales de este año, con una prima para los ganaderos de 10 euros por tonelada.

Francia: Hacia la marca “150 días de pastoreo”

En Francia los ganaderos también están preocupados por segmentar la producción, con leches de pastoreo diferenciadas que tengan más valor añadido. Les preocupa la entrada de leche ecológica y de pastoreo procedente de Alemania, principalmente.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información