Los becerros de Ternera Gallega suben en el campo, pero aún no lo esperado

Hablamos con Unións Agrarias, la asociación Gandeiros Galegos de Suprema y la cooperativa de cebaderos Proterga para conocer cómo se está plasmando en el campo el acuerdo para revalorizar la carne de la Indicación Geográfica Protegida

Os produtores de Ternera Gallega Suprema seguen a ser os que máis baixada están a notar

El acuerdo firmado hace tres semanas entre productores, industria y distribución para mejorar el precio en origen de los animales amparados bajo a IGP Ternera Gallega no está dando los frutos esperados en el corto plazo.

Desde Unións Agrarias, promotores de la iniciativa, esperaban una subida inmediata próxima a un euro en kilo, que queda muy lejos de la que se está dando en la práctica, con un incremento desigual en función del comprador que en el mejor de los casos se sitúa en los 40 céntimos.

La carne de Suprema ha subido entre 20 e 30 céntimos y la convencional entre 10 y 15, muy por debajo de las expectativas creadas

Los productores insisten en que esa mejora es insuficiente para cubrir el alza en los costes de producción del último año, con un último episodio este mismo mes con la subida del pienso a consecuencia de la guerra en Ucrania, y no están dispuestos a dejar pasar la oportunidad que brinda la firma del protocolo, que fue suscrito por primera vez por todos los eslabones de la cadena, para cambiar el sistema de comercialización de la carne de calidad gallega, con la vista puesta fuera de nuestras fronteras.

La Xunta trabaja ya en la elaboración del estudio de costes para establecer el precio mínimo por debajo del cual no se podrá pagar a las explotaciones

Mientras se da salida al atasco habitual de animales de los meses de febrero y marzo, incrementado este año a consecuencia del paro del transporte, la Consellería trabaja ya en la elaboración del Estudio de Costes que debe marcar la línea roja por debajo de la cual, según establece la Ley de la Cadena, no se puede pagar a las explotaciones.

Existe cierta sensación de compás de espera en el sector, esperando que la puesta en marcha por parte de la Xunta de las medidas contempladas en el acuerdo (AICA gallega y Observatorio de costes) sirva para romper definitivamente las reticencias de determinados mataderos y cadenas de supermercados a subir los precios, en este momento sobre todo por parte de Novafrigsa y de Vegalsa-Eroski, según apuntan desde parte del sector.

“Es fundamental vender la carne de Suprema fuera de Galicia y Novafrigsa tiene ahí una oportunidad”

José Ramón González, durante a rolda de prensa na que anunciou as mobilizacións

José Ramón González, es responsable de producciones extensivas de UUAA e tiene una explotación en Ourense

José Ramón González es el responsable de ganadería extensiva de UUAA y una de las personas que negoció el acuerdo suscrito con los mataderos y las cadenas de supermercados. “Estamos satisfechos por el acuerdo y al mismo tiempo recelosos porque intuimos una resistencia a cumplirlo por parte de algunas de las personas que lo firmaron”, admite.

Con todo, dice ser “optimista” porque “si alguien se sienta en la mesa y firma un acuerdo es para cumplirlo, no para reventarlo”, considera. José Ramón explica que “algunas industrias han anunciado subidas de entre 20 y 50 céntimos” y piensa que todas ellas van a ir incrementando precios a medida que pasen las semanas y se implementen la totalidad de las medidas establecidas.

“El acuerdo va a ser fructífero. Falta que la Xunta cumpla ahora sus compromisos, el observatorio de precios y el estudio de costes porque esas son las herramientas fundamentales que garantizarán que el acuerdo se cumpla”, explica.

Horizonte favorable

Además, argumenta, “vamos a entrar en unos meses buenos para la comercialización y la situación fuera de Galicia también ayuda porque hay precios altos”. “Febrero y marzo ya los pasamos; el horizonte ahora es más favorable de cara al verano y tenemos aún tiempo para que la campaña de promoción de la carne gallega que va a poner en marcha la Xunta funcione”, dice.

La situación del mercado fuera de Galicia también ayuda porque hay precios altos

Sin embargo, asegura, “ahora mismo hay aún stock de terneros de Suprema por el exceso de producción habitual de los meses de febrero y marzo y el cierre de la industria durante el paro del transporte tampoco ayudó”, afirma.

Cambio estructural

Para el responsable del sector de vacuno de carne de UUAA, la puesta en marcha del acuerdo firmado entre productores, mataderos y supermercados tiene que llevar a un cambio estructural”. “Tenemos que cambiar la comercialización de la Ternera Gallega por completo. Arrastramos un problema y es que se nos ha metido en cabeza vender la carne gallega en Galicia, cuando lo que hay que hacer es sacarla fuera”, defiende.

“La Ternera Gallega es la carne con más prestigio para el consumidor en España y eso hay que aprovecharlo. Ahora mismo estamos posicionados en precio con nuestra carne en los lineales de los supermercados al lado de la carne de importación, un producto de mucha menos calidad, e incluso hay cadenas que usan la carne gallega como producto reclamo. Cambiar eso es una decisión empresarial”, asegura.

Si Novafrigsa no apuesta por la calidad, va a haber empresas que lo aprovechen

En este sentido, José Ramón está convencido de que “Novafrigsa va a reflexionar porque tiene la oportunidad de darse a conocer en toda España como referente de la carne gallega de calidad, ya que el resto de industrias tienen menos capacidad para vender fuera de Galicia porque tienen menos volumen e infraestructura y no cuentan con una red potente de comercialización”.

El cambio reciente en el Reglamento de la IGP Ternera Gallega para permitir el despiece de las canales fuera de nuestra comunidad abre la puerta también a que otras empresas de fuera de Galicia puedan estar interesadas en vender nuestra carne en otros destinos. “Si Novafrigsa no apuesta por la calidad, va a haber empresas que lo aprovechen”, dice.

“Esto es como vender vino genérico a granel o vino embotellado con denominación de origen. Tenemos un producto diferencial que es nuestra carne de Suprema, pero ahora es como tener un vino de 50€ y venderlo en el menú del día de 10€”, compara.

“El acuerdo, de momento, está siendo papel mojado”

Santiago Rego, presidente da asociación Gandeiros Galegos da Suprema, coas súas vacas

Santiago Rego, presidente de la asociación Gandeiros Galegos da Suprema, con sus vacas en Lugo

Los más perjudicados por la situación de bajos precios que se arrastran desde el confinamiento están siendo los terneros de Suprema y sus productores están siendo también los más reivindicativos.

Santiago Rego, presidente de la Asociación Gandeiros Galegos da Suprema, insiste en que “de momento el acuerdo está siendo papel mojado y no está cumpliéndose”. “El único que se aproxima es el matadero de Baixo Miño, que está pagando por la Mesa de Precios los animales puestos allí en sus instalaciones, pero si tiene que hacer la recogida ya rebaja ese precio en 20 céntimos cuando carga menos de 5 terneros; 15 céntimos de 5 a 10 animales y 10 céntimos para transportes de más de 10”, detalla. “Ese sistema nos margina a las explotaciones pequeñas”, evidencia.

El resto de mataderos, dice, “no hace caso a la Mesa de Precios”, con subidas inferiores a las marcadas como referencia. Novafrigsa, por ejemplo, que es la que más ganado sacrifica, subió solo 25 céntimos con respecto a las semanas anteriores.

De nada vale darle otra subida a la Mesa de Precios si nadie la cumple

La Mesa de Precios de Amio, de referencia para la carne con IGP, decidió este miércoles mantener los precios de la semana pasada, en la que había establecido una subida en todas las categorías de hasta 50 céntimos. “Nosotros estamos en la Mesa de Ternera Gallega y decidimos mantener los mismos precios de la semana pasada para ver si la gente se anima a cubrir por lo menos lo que se pone, porque de nada vale darle otra subida si nadie la cumple”, lamenta el presidente de la Asociación Gandeiros Galegos da Suprema.

Compás de espera por el Estudio de Costes

Los productores de Suprema, que firmaron el acuerdo, presionan para que se cumpla y ya advierten de que “si no cambia esto rápidamente de rumbo tendremos que volver a hacer movilizaciones”. “Tendimos la mano y firmamos el acuerdo como un voto de confianza. Ahora estamos a la espera de que salga el cálculo de los costes de producción por parte de la Xunta, estamos en ese compás de espera”, dicen.

Si no cambia esto rápidamente de rumbo tendremos que volver a hacer movilizaciones

La Fundación Juana de Vega está recogiendo ya datos en las ganaderías para establecer lo que cuesta producir un kilo de carne. “Para la semana que viene o como mucho en un plazo de 15 días debería estar finalizado”, reclama Santiago, que considera que será “un estudio fiable a lo que es la realidad”. “Nuestra asociación participa en ese trabajo que se está haciendo con varias ganaderías. Este tipo de explotaciones de carne somos bastante uniformes, pero aun así se han cogido ganaderías de distintas zonas y tamaños para que la muestra sea representativa”, detalla.

Ayudas discriminatorias para el sector de la carne

Para paliar el encarecimiento de los costes de producción al que están haciendo frente las ganaderías acaba de habilitarse una línea de ayudas por parte del Ministerio, vía fondos europeos, a las que tendrán derecho tanto las explotaciones de vacuno de leche como las de carne, pero con cuantías diferenciadas.

La ayuda de 55 euros por vaca nodriza nos parece insuficiente, queremos que se nos iguale a los ganaderos de carne con los de leche

Desde la asociación Gandeiros Galegos da Suprema consideran “discriminatorio” el reparto. “Ya hicimos llegar nuestro malestar al conselleiro por la ayuda de 55 euros por vaca nodriza que establecieron desde el Ministerio, nos parece una falta de respeto a los ganaderos de carne por la gran diferencia que hay con los de leche. Estamos esperando a ver cuál es la partida que aporta la Xunta para incrementar esa ayuda, para que sea por lo menos como las de la leche, porque menos no sería justo. Nosotros no tenemos nada en contra de que cobren 210 euros por vaca las explotaciones de leche, pero lo que no podemos es cobrar menos las de carne, porque el sector de la carne necesita ese dinero con más urgencia aún, ya que a los ganaderos de leche se les revalorizó el precio en los contratos firmados esta primavera pero a nosotros el precio de la carne no”, argumenta Santiago.

“Para que el precio suba hay que contar con el consumidor”

Iván e Moncho, xunto a un dos lotes de becerros que ceban nas súas instalacións

Ramón, junto a su hijo Iván, con uno de los lotes de terneros que ceban en sus instalaciones de Sober

Ramón Álvarez tiene un cebadero en Sober y forma parte de Proterga, la cooperativa que aglutina a los cebaderos de Ternera Gallega de la provincia de Lugo. Estuvo presente el día 28 de marzo en la firma del acuerdo en Santiago y considera que “existe una predisposición extraordinaria de todas las partes para revalorizar el precio de la carne” pero matiza que ese objetivo es difícil de conseguir “de un día para otro”.

“Hay que darle tiempo, un margen de tiempo mínimo y no ahogarse en un vaso de agua a la primera de cambio. Ojalá la subida sea más rápida y cuanto más alta mejor, pero siendo sensatos, subir 1 euro de golpe me parece imposible. Es mucho más factible lograrlo de manera escalonada de aquí al verano porque el consumo también ayuda y los acuerdos están bien, pero la oferta y la demanda es la que manda al final”, razona.

Al acuerdo hay que darle tiempo, no ahogarse en un vaso de agua

Por eso, dice, “hay que contar con el consumidor, porque se trata de un producto perecedero y sumamente delicado y la situación económica es la que es y el precio que se establezca tiene que haber quien lo pague, tiene que acompañar el mercado”, añade.

El parón de la huelga del transporte influye

Ramón recuerda que en esta época del año siempre hay «atasco” a la hora de salir los animales de los cebaderos por la acumulación de ganado de Suprema (terneros nacidos en las explotaciones en los meses de abril y mayo que se comercializan en febrero y marzo del año siguiente) y dice que a esta situación estructural de la producción de carne en Galicia se añadió este año el paro del transporte.

Hace falta un mes para volver a la normalidad e ir sacando el ganado acumulado

“La huelga no ayudó nada. Hace falta un mes para volver a la normalidad e ir sacando el ganado acumulado para que los efectos del acuerdo firmado se puedan ir notando en los precios”, considera.

En su caso, esta semana no cargó animales y los 5 que sacó la semana pasada, todos de la categoría R de Ternera Gallega convencional, lo hicieron a 4,50€/kilo, con una subida de tan sólo 5 céntimos que no considera representativa.

Cuadrar los números

Aunque Ramón es partidario de tener un poco de paciencia para comprobar la efectividad del acuerdo, reconoce que la situación es crítica. “Cuando me siento en la oficina y me pongo a hacer los números quedo descolocado, no ves manera de cuadrarlos”, dice.

El pienso representa ya más del 60% de nuestro coste de producción, cuando tenía que ser como mucho el 40%

Los cebaderos son muy dependientes de los insumos externos y no tienen forma de mitigar los costes de alimentación del ganado, como pueden hacer en cierta medida las ganaderías de vacas nodrizas por medio del pasto en esta época del año o del silo de hierba y la hierba seca en invierno.

La paja y los cereales, que son la base de la alimentación de los terneros en los cebaderos (un animal puede llegar a comer 1.500 kilos de pienso), no han dejado de subir en el último año, a lo que se añadió un nuevo repunte a consecuencia de la guerra en Ucrania.

Es evidente que en esta situación o sube el precio de la carne o nos llevan a la ruina

“El pienso subió otros 30€/tonelada este mes y dicen que aún puede haber más subidas. Estaba el año pasado a 240€/tonelada y está ahora a 380. Y la leche en polvo para los becerros pequeños subió también 1€ en kilo. En nuestro caso en este momento el gasto en concentrado puede estar representando entre lo 60 y el 70% del coste de producción, cuando tenía que ser como mucho el 40%”, detalla.

A las subidas de la alimentación del ganado se suma la del gasóleo y la electricidad. Alroma SC cuenta con separador para el purín que producen los terneros y la factura de la luz se triplicó en los últimos meses. “Es evidente que en esta situación o sube el precio de la carne o los llevan a la ruina”, concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información