Los drones: ¿La gran esperanza para combatir la Vespa Velutina?

La empresa gallega Aerocámaras presenta los primeros drones diseñados para desactivar nidos de Vespa Velutina. Tienen en marcha un dron avanzado capaz de detectar de noche los nidos de la avispa asiática y que esperan poder empezar a trabajar con él el próximo año.

Publicidade
Los drones: ¿La gran esperanza para combatir la Vespa Velutina?

Dron desactivando un nido de Vespa Velutina situado en la copa de un árbol. Foto: Aerocámaras

La Vespa Velutina está estendiéndose de manera imparable por Galicia y por toda Europa gracias a dos factores: sus nidos se sitúan a veces en las copas de árboles a hasta 40 metros de altura y muchos de ellos pasan desapercibidos en medio de los bosques.

Pero estes dos obstáculos parece que pronto serán superados gracias a dos tipos de drones avanzados desarrollados por una empresa gallega. Aerocámaras, una compañía fundada por varios emprendedores en el año 2012, desarrolló un dron avanzado especializado en la desactivación de nidos y otro capaz de localizarlos de noche.

Estas dos innovaciones fueron presentadas este sábado en Goente, en el ayuntamiento coruñés de As Pontes, en una jornada técnica sobre la Vespa Velutina organizada por la Casa do Mel de Goente y a la que asistieron alrededor de un ciento de apicultores.

Un dron capaz de desactivar el 100% de los nidos de Velutina

El primer dron, en el que Aerocámaras empezó a trabajar hace dos años, está especializado en la retirada de nidos en altura y en lugares de difícil acceso, a los que no podrían llegar el personal del 112 o los apicultores. “Garantizamos el 100% de efectividad y que logramos inocularle un insecticida al nido de Velutina y matar a la colonia en un tiempo máximo de 15 minutos”, destacó Jaime Reboredo, director de expansión de Aerocámaras.

Para eso el dron lleva incorporada una pértiga extensible a hasta 4 metros, una cámara de precisión en la punta de la lanza con la que se inocula el insecticida y un sistema de corrección automática de la posición según el viento, que garantiza la estabilidad del aparato, y una inyección precisa. De esta forma, y mediante una bomba que lleva incorporada, en entre 7 y 8 segundos el dron inyecta el biocida en el nido a una profundidad de entre 10 y 15 centímetros.

“Evitamos daños medioambientales, ya que mediante este sistema el biocida es muy preciso, y además, al manejar el dron desde una distancia de hasta 500 metros, evitamos peligros para las personas durante la desactivación del nido”, destaca Jaime Reboredo.

De momento, Aerocamaras ya está trabajando con el Servicio de Emergencias de la Xunta de Galicia -es precisa la presencia de un trabajador del 112 durante la retirada con dron- y en el futuro esperan poder tener varios drones trabajando diariamente en la retirada de avisperos de Velutina.

Dron de Aerocámaras desactivando un nido de avispa asiática:

Un dron capaz de detectar de noche los nidos de Velutina

El otro avance que está probando Aerocámaras es un dron capaz de detectar los nidos de velutina. Se trata de un aparato sofisticado equipado con una cámara termográfica capaz de detectar a una persona a 1,5 kilómetros.

“Desarrollamos un dron híbrido con autonomía para 4 horas de vuelo- lo habitual son 20 minutos- y que puede cubrir distancias a 50 kilómetros desde la estación de control. Tenemos regulada la cámara termográfica para que detecte la radiación de calor que se desprende de los nidos de velutina y haremos barridos a 120 metros de altura, aunque en situaciones de emergencias la legislación nos permite subir a hasta 500 metros de altura”, explica el director de expansión de la empresa. Una cámara óptica con hasta 30 aumentos le permite al dron cerciorarse de que se trata de un nido de velutina en caso de duda.

Pueden cubrir una distancia de 50 kilómetros desde el punto de control

En este momento Aerocámaras está trabajando en un software que permita marcar las coordenadas GPS de cada nido, para que, con esta información, un segundo dron elimine el nido.

El siguiente paso es que la Agencia Estatal de Navegación Aérea les permita realizar vuelos nocturnos con este dron, una autorización con la que esperan contar la finales de este año. “En un día de verano, a 30 grados de temperatura ambiente, el dron es efectivo, pero de noche, con una temperatura media de 10 grados, la cámara termográfica es mucho más precisa en la localización del calor que irradian los nidos de avispa asiática”, explica Jaime Reboredo.

De esta forma, confían en que con estos dos drones la lucha contra la expansión de la vespa velutina experimente un avance decisivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información