Lactalis, primer aviso

Doscientos productores se concentraron ante la planta de la industria en Vilalba para iniciar la campaña de boicot contra la industria francesa. Piden que la empresa pague lo que debe

El núcleo fuerte de ganaderos que se movilizó en diciembre contra las cadenas de distribución volvió hoy a encabezar la protesta programada ante Lactalis, en Vilalba (Lugo). Alrededor de 200 productores se concentraron ante la planta de la industria gala para arrancar una campaña de boicot contra la industria. Para la próxima semana, están previstos actos para informar a los consumidores ante los supermercados y la Plataforma en Defensa del Sector Lácteo, convocante de la movilización de hoy, también contactará con las cadenas de distribución para emplazarlas a retirar temporalmente los productos de Lactalis de los supermercados (marcas Lauki, President y Ram, entre otras).

La raíz del conflicto con Lactalis se encuentra en la negativa de la industria gala a concretarle a los ganaderos cuándo y cómo les trasladará el dinero que desde diciembre le pagan a mayores las cadenas Carrefour, Alcampo y Dia por la leche de marca blanca. Los supermercados aumentaron los pagos a Lactalis y a otras industrias, como Celta, con el único objetivo de que le entregasen ese dinero a los ganaderos. Celta ya le abonó en enero a las granjas 0,5 céntimos más por litro. Lactalis no. Los ganaderos piden que “nos pague lo que nos debe”.

«Siempre vimos a las industrias como aliados, pero si no quieren, nos tendrán enfrente» (Óscar Pose)

Lactalis, por su parte, sostiene que va a pagar ese dinero, pero no ofrece mayores garantías ni concreta fechas ni cantidades, una actitud que los ganaderos consideran poco seria y “un robo encubierto”. “Siempre dijimos que las industrias y los ganaderos tenemos que ser aliados. Ellas necesitan nuestra leche y nosotros necesitamos que nos paguen la leche a un precio digno. Si Lactalis no quiere estar de nuestro lado, nos tendrá enfrente” -advierte Óscar Pose, representante de Unións Agrarias en la Plataforma.- “Torres más altas cayeron”, concluye en alusión a las grandes cadenas de la distribución, vencidas por los productores en las protestas de diciembre.

Ante la planta de Vilalba, los ganaderos prendieron esta mañana una gran hoguera con un montón de neumáticos que apilaron en torno a alpacas. El fuego escenificó el inicio del cerco a la industria. No será un conflicto como los de diciembre ante la distribución, cuando los ganaderos optaron por el bloqueo directo de los centros comerciales. Esta vez no está previsto, al menos en un principio, el bloqueo de las plantas de Lactalis, pues se quiere evitar que las granjas tengan que tirar la leche en una fase de grave crisis, pero sí que se prevén acciones directas contra la industria en los próximos días y una campaña de boicot en la que se buscará la colaboración de los consumidores.

«El comportamiento de Lactalis demuestra que su compromiso con el acuerdo lácteo es una falsedad» (Isabel Vilalba)

Las organizaciones agrarias esperan también la intervención de la Administración. “Lactalis firmó en septiembre el acuerdo lácteo en Madrid en el Ministerio, pero estamos viendo que su compromiso fue una falsedad, pues ahora se niega a algo tan sencillo como a trasladar el dinero que le paga a mayores la distribución para las granjas, que es uno de los puntos del acuerdo firmado en Madrid”, recuerda la secretaria xeral del Sindicato Labrego, Isabel Vilalba.

Los productores demandan que la Administración intervenga para poner freno a ese incumplimiento. El responsable de ganadería de la Federación Rural Galega, Elías Somoza, demanda la creación en Galicia de una mesa de seguimiento del acuerdo lácteo. “Lactalis está cometiendo una serie de abusos y vemos que la Administración está mirando para otro lado” -cuestiona Somoza.- “Es hora de que la conselleira del Medio Rural pase de las buenas palabras a los hechos y tome cartas en el asunto”, reclama.

«Es hora de que la Administración deje de mirar para otro lado y pase de las buenas palabras a los hechos» (Elías Somoza, Fruga)

Por parte del Sindicato Labrego, Isabel Vilalba señala que ante un Ministerio en funciones en Madrid, es aun más “urgente” que la Consellería de Medio Rural asuma el liderazgo del sector en Galicia. Los productores son conscientes de que el conflicto con Lactalis es sólo una escaramuza en un contexto generalizado de excedentes y bajos precios, pero tampoco están dispuestos a pasar por alto el ninguneo que perciben por parte de la multinacional francesa. “Que Lactalis pague lo que debe es un parche” -reconoce Óscar Pose- “Más adelante habrá que hablar de volúmenes, de recuperación de precios y de otras muchas cuestiones”, señala.

La lucha contra Lactalis, más que una solución final, busca logros simbólicos. Los ganaderos tratan de sentarse en pie de igualdad con las industrias y abrir una fase en la que ambas partes, productores e industrias, negocien de igual la igual y afronten los problemas del sector en conjunto, no haciéndose la guerra unos a los otros. “El problema va mucho más allá del conflicto con Lactalis. Tenemos estos días el problema de la cooperativa Codegui, que pierde la recogida de Celta, y tenemos que sentarnos todas las partes, con la mediación de la Administración, para abordar cuestiones como la leche que entra de fuera en España o la gestión de excedentes”, valora Isabel Vilalba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información