“Los ganaderos somos víctimas de los incendios forestales y podemos ser la solución”

Diferentes ganaderos critican que se les pretenda asociar con los incendios forestales para generar pastos. “Somos víctimas de los fuegos forestales, pero también podemos ser la solución”, subrayan. Una solución que defienden debe venir por la ordenación del uso del territorio y por el aprovechamiento silvopastoril del monte.

Publicidade
“Los ganaderos somos víctimas de los incendios forestales y podemos ser la solución”

Incendio en Montederramo: se ve como los pastizales y las tierras de labor son un freno a la expansión del fuego

El colectivo de ganaderos denuncia que se les pretenda asociar a los incendios forestales para generar pastos. Por el contrario, consideran que son las principales víctimas ya que no sólo les ardieron los forrajes, sino también en algunos casos perdieron incluso el ganado y las instalaciones, y ahora se enfrentan a una legislación que tampoco les permite pastorear en los terrenos quemados durante los próximos 2 años.

La realidad viene a confirmar su denuncia ya que en los ayuntamientos gallegos en los que hay más cabaña ganadera es, en general, donde menos superficie arde, y son también los municipios en los que la despoboación del rural es menor. Por el contrario, los fuegos forestales en Galicia se concentran en la provincia de Ourense, en el sur de Lugo y en el interior de la de Pontevedra, donde menos explotaciones agroganaderas quedan y donde más avanza el abandono del rural. A mediados del siglo XX estaban censadas en Galicia más de 2 millones de cabezas de ovejas y de cabras, que se encargaban de mantener libres de biomasa esos montes que ahora son pasto de las llamas de forma cíclica. De echo, hoy apenas quedan 200.000 cabezas de ganado ovino y caprino en la Comunidad.

Ovica: “La situación para muchos ganaderos es crítica porque les ardió la comida del ganado”

En este sentido, Carlos Rodríguez, ingeniero agrónomo de la Asociación de criadores de ovino y caprino de Galicia (Ovica), advierte de que tras la ola de fuegos de estos días “la situación para un número importante de nuestros socios es crítica, con ganaderos en Maceda, en Paderne de Allariz o en Gondomar que perdieron los forrajes que tenían guardados y que tuvieron que sacar el ganado de los establos para que no les ardiesen”.

Uno de los aspectos prioritarios es identificar las explotaciones más afectadas, “porque precisan ayudas urgentes de la Administración para darles de comer al ganado”. Asegura que, de lo contrario, “esta ola de incendios puede llevar al cierre de muchas explotaciones, que ya arrastraban un año muy difícil por la sequía y por las heladas”.

Carlos Rodríguez (Ovica): “El ganadero es el principal damnificado por los fuegos”

Otra medida que le reclaman desde Ovica a la Xunta es que apruebe una moratoria para la ley que prohíbe pastar en los montes en los dos años siguientes a un fuego. “Ya se aprobó una moratoria en el 2015 en el incendio que calcinó la sierra del Larouco, en Ourense, y también se debería permitir ahora que se pudiesen aprovechar los pastos que nazcan en primavera, pues sino estas ganaderías cerrarán”.

Desde Ovica también reclaman una mayor dotación de medios y mayor agilidad para que los Distritos Forestales puedan tramitar a tiempo los informes necesarios para que los ganaderos puedan cobrar las ayudas de la PAC de las superficies que les ardieron.

“La solución está en ordenar los usos del territorio y hacer un aprovechamiento silvopastoril del monte”

En cuanto a las acusaciones que involucran los ganaderos con los incendios forestales, Carlos Rodríguez denuncia que “son injustas e infundadas, porque los ganaderos son los principales damnificados por los fuegos forestales”.

Como puntos clave para romper con las olas de incendios que periódicamente asolan el monte gallego, el representante de Ovica recuerda que “la solución estar en ordenar los usos del monte y en hacer cumplir la normativa”.

Destaca que “el monte gallego da para muchas producciones, desde aprovechamientos ganaderos, forestales, de desbroces para centrales de biomasa, resina o setas”. “Pero para eso hay que ordenar los usos del territorio y obligar a la gente a cumplir la normativa. Podemos aprovechar para aprender de los errores y partir de cero, contando con todas las partes implicadas, y no sólo con los intereses privados de siempre”, concluye.

Testimonios

Aurora Fernández Río (As Nogais): “Tenían que dejarnos pacer el monte para que no hubiese tanta maleza”

El fuego paró en el prado de Aurora

El fuego paró en el prado de Aurora

Aurora Fernández Río es una vecina de la aldea de Castelo, en el ayuntamiento lucense de As Nogais. En los últimos días ella y sus vecinos vivieron un auténtico infierno, con el fuego rodeando el lugar. “Aquí hubo una descordinación total y si el fuego no llegó a las casas fue gracias los voluntarios que trabajamos, porque los de la Xunta aquí no vinieron, sólo se centraron en un pinar que está próximo”, denuncia.

Ella y su familia tienen un rebaño de 62 ovejas que ahora prácticamente quedaron sin pastos tras el fuego que devoró buena parte de la superficie de este ayuntamiento situado en la Reserva de la Biosfera de Os Ancares. “Las saqué de la cuadra porque temía que ardiesen, pero con el miedo que tenían no salían de mi lado”, asegura.

Su diagnóstico de por que se llegó a esta situación crítica es claro: “A los ganaderos deberían dejarnos pastar el monte para que no se acumulase tanta maleza. Se deberían hacer más pastizales y más sotos de castaños, como había antes, cuando no había fuegos, y prohibir las plantaciones de pinos y eucaliptos, porque arden como la gasolina”. “Y también que no hubiese tanta fauna salvaje, sobre todo el jabalí, porque a los que queremos producir algo en el rural nos hace la vida imposible”, concluye.

Pepe de Cimadevila (Montederramo): “Conseguimos apagar el fuego cuando llegó a los prados”

Pepe de Cimadevila es un ganadero de Montederramo, uno de los muchos ayuntamientos de la provincia de Ourense que estos días fueron asolados por los incendios.

Se muestra indignado con los que acusan a los ganaderos de ser unos de los causantes de los fuegos: “Es una pura mentira, como siempre quieren echar la culpa a quien no la tiene para no hacer nada por solucionar esto”. “¿Qué ganadero le planta fuego a las sus fincas, cerca de las casas, para ver arder sus animales y la comida que tienen?”, se pregunta. Reconoce que ”estos días lloré al ver tanta desolación y como quedó todo negro”.

“Hay que tener los montes limpios con el ganado y obligar a ceder el uso a quien no lo haga”

Asegura que en su aldea “fuimos los propios vecinos los que apagamos el fuego, porque de la administración aquí no vino nadie” y destaca que “los incendios los apagamos gracias a los prados y a las tierras de cultivo, porque allí redujo su intensidad y fue más fácil de apagar”.

En cuanto a las soluciones, Pepe de Cimadevila asegura que “no hay más que ver lo que hacían nuestros padres y nuestros abuelos: tener los montes limpios con el ganado y obligar a limpiarlo o a ceder su uso a quien no lo haga”.

 

Una idea sobre ““Los ganaderos somos víctimas de los incendios forestales y podemos ser la solución”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información