Los hongos y la avispilla echan por tierra la campaña de la castaña en Galicia

Los castaños se resienten de la incidencia de la avispilla y presentan importantes daños por el ataque de hongos en las últimas semanas. Las zonas del oriente ourensano son las más afectadas e incluso se teme por la sanidad de los árboles. Se presenta una campaña con bajas producciones y castañas de poca calidad y calibre

Publicidade
Los hongos y la avispilla echan por tierra la campaña de la castaña en Galicia

Castaños afectados en la zona de Quiroga.

Todo apuntaba a que la de 2021 podía ser una buena campaña de la castaña, después de años de malas y escasas cosechas. Incluso se había cumplido el dicho popular de que «la castaña quiere arder en agosto y beber en septiembre», meses en los que las olas de calor y las lluvias frecuentes permitieron mantener las esperanzas. Sin embargo, las últimas semanas tumbaron por tierra todas las previsiones y parece que las castañas serán escasas y también se verá resentida la calidad del fruto.

Los contrastes de temperaturas, frío y calor intensos, y la incidencia de hongos como la antracnosis está dejando daños importantes en los castaños de las zonas más altas. «Pensamos que íbamos a tener una campaña muy buena, pero en los últimos 20 días se torcieron bastante las previsiones. Los castaños están quedando sin hoja y los erizos no llegan a poder criar las castañas, que caen sin haber madurado», indica Jesús Quintá, presidente de la IXP Castaña de Galicia.

«Pensamos que íbamos a tener una campaña muy buena, pero en los últimos 20 días se torcieron bastante las previsiones» (Jesús Quintá, IXP Castaña de Galicia)

«La antracnosis ya ha aparecido otros años, pero no acordamos daños tan importantes como los de ahora, lo que también se puede deber a que los castaños estén más endebles por la incidencia de la avispilla ((Dryocosmus kuriphilus), valora Quintá.

En algunas zonas la campaña está viniendo con cierto retraso, lo que genera además inquietud tanto a los productores cómo para los comerciantes y empresas especializadas. Así, en estos momentos el mercado se encuentra bastante desabastecido. Los precios se mantienen al alza para la castaña de calidad, lo que también es difícil lograr, dado que los hongos también afectan a la sanidad de la castaña y obliga a seleccionar muy bien el producto.

Hacemos un recorrido por algunas de las principales zonas productoras de castaña en Galicia para conocer de mano de productores y empresas especialistas a situación esta campaña:

En la montaña ourensana: Preocupación no sólo por la bajada de la producción sino por la sanidad de los castaños

Una de las zonas en que más están acusando una bajada importante de la producción son los sotos más orientales de la provincia de Ourense, principales productores de castaña en Galicia. En las últimas semanas, los castaños de A Gudiña, A Mezquita o Riós presentan severos daños. Productores y compradores están preocupados no sólo por la bajada de la producción sino por el estado sanitario de los castaños. Cerca del 80% de los castaños están ya sin hoja, según apuntan los productores.

«Los castaños están muy debilitados por la avispilla y se han producido distintos factores que les están afectando», indica Xosé Manuel Guerra, uno de los productores de castaña de A Gudiña. En sus sotos en pocos días los castaños de variedades como la Famosa quedaron fuertemente afectados. También apunta a que las heladas que se dieron ya durante varias noches en la zona son uno de los factores que ocasionó daños en los árboles, junto a los hongos. «Estuve cuidando en ellos, regándolos y abonándolos.Todo apuntaba a que iba a ser buen año, pero en dos noches se quedaron sin hojas», comenta.

En su caso también cuenta con algunos castaños híbridos, clones del 90044 que están resistiendo a la avispilla y se mantienen más vigorosos. «Por ahora han ido resistiendo y tienen una castaña bastante grande, aunque por debajo del calibre de las variedades gallegas. Con todo aún no sabemos cómo va a funcionar esta variedad en el mercado», reflexiona el productor.

Los mercados están faltos de castaña y esto está motivando que se estén manteniendo precios competitivos

Aunque ya cayeron muchas castañas de las variedades más tempranas no están juntándose kilos y hay muchas castañas que caen sin acabar de criar.»Las castañas tienen un calibre pequeño y hay muy poca cantidad. Habrá que ver cómo vienen otras variedades más tardías como la Longal o la Judía», apunta el productor, que también reconoce que de continuar las heladas la campaña rematará enseguida y será muy mala.

Los mercados están faltos de castaña y esto está motivando que se estén manteniendo precios competitivos. En función de la calidad y la variedad está pagándose entre 1,60 hasta cerca de los 2 euros el kilo de castaña.

Macizo Central: Las castañas no se han criado bien y el calor de octubre tampoco ha ayudado a que sean de calidad

En Manzaneda, en pleno Macizo Central, la campaña comenzó a finales de esta misma semana. «Hasta ahora no habremos recogido ni 50 kilos», indica Óscar Freire, uno de los miembros de Amarelante Sociedad Cooperativa Gallega, entidad centrada en la recuperación de antiguos sotos y en la transformación de la castaña para generar valor añadido. Reconocen que en agosto parecía que habría una buena campaña, pero no está siendo así. «Hay muchas teorías, pero el caso es que las castañas no se han criado bien y el calor de octubre tampoco ha ayudado a que hayan crecido y sean de calidad», explica Freire.

En la cooperativa prevén una cosecha semejante a la del año pasado, en la que finalmente recogieron un 20% de lo que venía siendo habitual. La incidencia de la avispilla también está contribuyendo a estos nefastos resultados. «El año pasado fue el primero que tuvimos una incidencia importante de avispilla en la zona», recuerda Freire. A lo largo de los últimos meses se han estado haciendo sueltas por parte de la Xunta de Torymus sinensis, el depredador natural de la avispilla. «Se ha visto mucha avispilla durante la floración, pero tanto el amento y los erizos iban bastante bien», apunta.

Es el segundo año que la campaña de la castaña se ha visto lastrada por la avispilla o por sus consecuencias

Junto con otros factores como el calor del mes de octubre, también responsabilizan a la avispilla de la escasa producción y de la poca calidad de la cosecha, al debilitar los castaños y quedar endebles para sacar adelante las castañas.

En base a lo acontecido en otras zonas afectadas por la avispilla y en las que se han realizado sueltas de Torymus, estiman que aún les espera otras dos campañas que puedan verse lastradas por el efecto de la avispiña, ya que, por lo general, hasta el tercer año no comienza a mejorar la situación y recuperarse la producción.

En esta zona la recogida arranca en las fechas habituales y se estima que será una campaña corta, de 2 o 3 semanas. «Algún año por Santos aún no habíamos recogido castañas», recuerda Freire en cuanto a los tiempos de cosecha.

En Amarelante llevan desde 2013 apostando por la transformación de la castaña para lograr mayor valor añadido. Así, buena parte de la producción la comercializan en seco, bien como fruto pelado o como harina o torta de castaña, lo que les hace estar menos sujetos a los precios de la castaña en fresco y a las variaciones del mercado. Después de varios meses de investigaciones, ahora están a punto de sacar al mercado unos copos de castaña y preparan también una bebida vegetal elaborada con este fruto.

Sureste de Lugo: La campaña llega con 15 día de demora con respeto de otros años

En Quiroga (Lugo), esta semana aún están cayendo las primeras castañas. «Este año viene con mucho retraso, casi con 15 días con respeto de otros años», explica Verónica Núñez, de la firma Caurelor, especializada en la comercialización de la castaña y en la elaboración de productos a base de este fruto. En otros años, a estas alturas de octubre se encontraban en plena recogida de la castaña, tal y como comenta la productora.

En los sotos que gestionan no han detectado daños importantes por el momento en los castaños, pero apuntan que tampoco será una campaña de grandes producciones, aunque esperan poder tener mejor cosecha que la del 2020, en la que no pudieron coger apenas castañas por la gran incidencia de la avispilla del castaño.

Sur de Lugo: Menos árboles afectados, pero castaña de peor calidad y calibre

En los sotos de Taboada y Chantada la campaña de recogida también está empezando y aunque la situación no está siendo tan crítica como en las zonas altas, también se ha resentido la calidad y la cantidad de castaña.

En Castañas Naiciña, una de la industrias asentada en Chantada y que recoge castaña por todo Galicia están percibiendo una fuerte caída de la producción de castaña. «En la zona de Chantada no hay tanto porcentaje de árboles afectados cómo en las montañas orientales ourensanas, pero se está viendo más dañada la castaña, siendo de peor calidad y calibre menor. Había una carga importante de erizos que no llegaron a criar», detalla Miguel Areán, gerente de la firma. Detrás de estos daños de nuevo las variaciones térmicas de las últimas semanas, que propiciaron nieblas favorables para la aparición de hongos que afectaron especialmente a los castaños más debilitados por la avispilla.

En la zona centro de Galicia la campaña trae cierto retraso, pero como reconoce el empresario se están recuperando las fechas tradicionales para la caída de este fruto. «Hace falta tener en cuenta que los últimos años la campaña venía muy adelantada. Es cierto que este año viene con algo de retraso, pero está en las fechas tradicionales de los años 90», concreta. De hecho, en Alibós, otra de las principales industrias de castaña en Galicia esperan comenzar con el fuerte de la campaña en la próxima semana. «Vamos con cierto retraso con respeto de otros años», indica Jesús Quintá, responsable de la firma.

Esta campaña llega después de dos años lastrados para la producción de castaña en Galicia. «Los últimos dos años fueron muy malos en lo que se refiere a calidad de la castaña, y este parecía que iba encaminado a ser bueno, pero desde hace 3 semanas se ha fastidiado la campaña, no sólo por la caída de la producción sino por la calidad del producto», concretan desde Castañas Naiciña, firma especializada en la comercialización de la castaña en fresco y sobre todo en seco, con una apuesta clara por la valorización de la castaña, ya que fueron la primera empresa en elaborar harina de castaña en la Península Ibérica, una transformación con la que comenzaron en 1998. «Aunque tenemos instalaciones para gestionar unas 2.000 toneladas de castaña, en las últimas campañas no estamos llegando a esas cifras porque estamos primando calidad frente a cantidad», especifica Areán.

La apuesta por la puesta en valor de la castaña de la firma de Chantada hizo que sea la empresa con una cadena de valor más larga de la Península Ibérica, aun sin ser la que más volumen de castaña gestiona. La castaña en fresco la comercializan principalmente en las cadenas de distribución estatales, así como en Europa; y la mayor parte de la producción la destinan a la castaña pelada, que se congela para luego emplear en la elaboración de otros productos de mayor valor añadido.

Piden la profesionalización de los productores para garantizar la supervivencia del sector y su competitividad frente a otros mercados como Portugal

Desde la firma reivindican la importancia de seguir apostando por un sector que factura entre 15 y 20 millones de euros cada año, con una producción centrada en zonas del interior de las provincias de Lugo y Ourense. «Llevamos tiempo insistiendo en la necesidad de profesionalizar a los productores, cómo están haciendo en Portugal, para que la castaña gallega no se quede atrás», valora Areán.

Al mismo tiempo, el empresario también reclama mayor control por parte de la Administración para acabar con prácticas irregulares en la recogida de la castaña que aún se mantienen y dan lugar a la especulación. «Se precisa poner fin a esas furgonetas que siguen recogiendo de manera clandestina la castaña y que no contribuyen a que haya un control», reclama, a la par que incide en la importancia de contar con censos actuales que ayuden a tomar decisiones en la gestión de los castaños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información