Los productores de carne de vacuno han perdido en los últimos 2 años 12 millones de euros por el incremento de los costes de producción

Unións Agrarias denuncia que la subida del precio del pienso y el gasóleo supone entre 50 céntimos y un euro de sobrecoste en cada kilo de carne producido

Un momento da concentración diante do edificio da Xunta de Galicia en Lugo

Un momento de la concentración delante del edificio de la Xunta de Galicia en Lugo

Un centenar de ganaderos de vacuno de carne de la provincia de Lugo se concentraron este viernes, convocados por el sindicato Unións Agrarias, delante de los edificios de la Xunta de Galicia y la Subdelegación del Gobierno para demandar medidas urgentes que palíen la situación que están sufriendo sus explotaciones a consecuencia del incremento de los costes de producción y la bajada de precios de la carne.

Con este acto Unións Agrarias quiso poner de manifiesto la falta de rentabilidad de las ganaderías y el riesgo de cierre y abandono de la actividad que supone que esta situación se mantenga en los próximos meses. «Son explotaciones que casi no alcanzan el salario mínimo interprofesional, pero de dan de vivir a 11.000 familias en Galicia», destacó el secretario general de Unións Agrarias, Roberto García.

El calendario de protestas continuará la próxima semana en Ourense y la siguiente en A Coruña

El calendario de protestas continuará la próxima semana en Ourense y la siguiente en A Coruña. «No pararemos hasta que por el kilo de carne se pague por encima de lo que cuesta producirlo, que es 5,35 euros», avanza UUAA.

«Desde hace más de dos años las explotaciones de vacuno de carne están vendiendo por debajo de los costes de producción. El cierre de la hostelería y del turismo provocó una bajada de precios de más de un 20% y esa situación se vio agravada por el incremento brutal que están teniendo en este momento los piensos, la energía y el gasóleo y que va a continuar en los próximos meses», consideró Roberto García.

El sector venía de una situación, desde el 2015, de precios bajos, que se agravó a raíz de la pandemia

«Las explotaciones no pueden continuar ni un día más perdiendo dinero. Los únicos eslabones de la cadena de valor que están manteniendo sus ingresos son los tratantes, los mataderos y las cadenas de distribución, mientras que las explotaciones no lo están haciendo», denunció.

Sector estratégico

De las 11.000 explotaciones de vacuno de carne en base a vacas nodrizas que hay en Galicia alrededor de unas 6.000 se ubican en la provincia de Lugo. Son pequeñas explotaciones con una media de entre 25 y 30 vacas situadas en las zonas demográficamente más sensibles y donde la producción de carne es una de las actividades que contribuye a fijar población al territorio.

«Estamos ante un sector maltratado por el Gobierno y maltratado por la sociedad, criminalizado injustamente y sin valorar lo que hacen las explotaciones familiares en extensivo, que no solo producen carne de extrema calidad, sino que juegan un papel contrario al que se les acusa, de gestión del territorio, de mantenimiento del medio ambiente y de lucha contra los incendios», defendió Roberto García.

Demandas: ayudas covid, Observatorio de Precios y cumplimiento de la Lei de la Cadena Alimentaria

A protesta, que se iniciou diante da Xunta, trasladouse a continuación á sede da Subdelegación do Goberno

La protesta, que se inició ante la Xunta, se trasladó a continuación a la sede de la Subdelegación del Gobierno

UUAA demanda la puesta en marcha de distintas medidas por parte de la Xunta y el Ministerio para paliar la situación de falta de rentabilidad por la que atraviesan las explotaciones de producción de carne gallegas.

Por un lado, a la Administración autonómica le exigen la puesta en marcha también en este ejercicio de las ayudas covid impulsadas el pasado año para paliar los efectos de la bajada de las cotizaciones y la puesta en marcha de un Obsevatorio de Precios.

Unións Agrarias calcula que cada explotación está ingresando 200 euros menos en cada ternero que vende con respecto a antes de la pandemia

Por su parte, al Ministerio le exigen el cumplimiento de la Ley de la Cadena Alimentaria, que obliga a firmar contratos homologados e impide la compra de productos en el campo por debajo de los costes de producción.

El encarecimiento de los piensos y los abonos está repercutiendo en un incremento de los costes de producción en cada kilo de carne de entre 50 céntimos y un euro, en función de las explotaciones, mientras que la bajada de 40 céntimos en kilo en el precio de venta de los terneros hace que cada animal se pague a unos 200 euros menos que hace dos años.

La subida de los piensos y los abonos encareció entre 50 céntimos y un euro el coste de producir cada kilo de carne, unos 150 euros más en ternero

«La situación exige no solo medidas puntuales de ayuda a la renta de estas explotaciones, anticipando de manera inmediata el cobro de la PAC y pagando los daños que causa el lobo y el jabalí, sino otras de carácter estructural», reclamó Roberto García. «Lo que el ganadero de carne quiere, más que que le den subvenciones, es que le paguen por su producto lo que realmente vale», aseguró.

Lo que el ganadero de carne quiere, más que que le den subvenciones, es que le paguen por su producto lo que realmente vale

«No puede ser que el kilo de carne de Ternera Gallega Suprema que sale de la explotación pagado a 4,5 euros acabe llegando al consumidor a 14 o 15 euros, un 300% por arriba del precio en origen, una ganancia que acaba en las manos de quien no aporta nada en el sector», concluyó el secretario general de UUAA.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información