Madera del país para las casas del futuro

Hablamos con Belén Bouza, representante de EDM Casas, una de las empresas gallegas punteras en la construcción de viviendas de alta eficiencia energética, asociadas al estándar PassivHaus

Madera del país para las casas del futuro

Estructura de pino gallego de la Casa Churío, de EDM Casas

La construcción sostenible con madera del país es un mercado en plena explosión, muy vinculado a las demandas de las instituciones y de los consumidores que buscan, cada vez con más fuerza, construir viviendas con alta eficiencia energética. Reducción drástica de las emisiones de dióxido de carbono, aprovechamiento de los recursos naturales de proximidad y de los recursos energéticos son los tres pilares fundamentales que sostienen el concepto que Belén Bouza quiso hacer realidad a través de su empresa EDM Casas.

Dentro del mercado gallego existen maderas de alta calidad para el uso estructural y también como revestimiento

Belén reconoce estar en un momento de expansión y desde su empresa tiene el reto de darse a conocer entre la propia sociedad gallega que, según los datos que maneja, suele ir a buscar madera de importación, «cuando dentro del territorio tenemos suministro acomodado para satisfacer esas necesidades». Todo, en un escenario internacional de grandes subidas en los precios de la madera.

Esta es una de las principales características diferenciadoras de los proyectos de EDM: ofrecer entramados ligeros de madera procedente de pinos gallegos. Un material que estará conceptualizado bajo la marca Pino de Galicia, presentada ayer en Santiago en el Encuentro Piñeiros ’21, en el que participó Belén conjuntamente con otros profesionales del sector.

Una relación próspera con los aserraderos

Belén Bouza reconoce una buena relación con el resto de actores del sector. Especialmente, con el aserradero Hijos de Ramón Rubal, que es su principal proveedor de madera para entramados ligeros. Aunque siempre ha trabajado con ellos sobre pedidos fijos, ahora, su negocio está creciendo tanto que en este aserradero lucense suelen tener un stock reservado para los proyectos de EDM Casas. Una buena noticia para el sector y una señal que puede marcar una tendencia positiva en el mercado de la madera de pino en Galicia.

Los aserraderos hace tiempo que están notando un crecimiento en el interés de empresas para emplear la madera como principal solución constructiva

«Para nosotros es fundamental poder acceder con relativa rapidez a esas piezas más largas que conforman las estructuras y de las que, por ahora, en el mercado no hay tanta abundancia», añade la directora de la empresa. Belén reconoce que la suya es de las pocas empresas que está demandando en Galicia este tipo de materiales, pero también sabe que el mercado está expandiéndose: «Los propios aserraderos ya nos han dicho que comienzan a recibir llamadas interesándose por esta oferta de materiales. Realmente, son noticias positivas para un sector que está llamado a revolucionar la manera de entender la construcción», argumenta.

Rehabilitación de vivenda tradicional enfronte á praia de Pantín.

Rehabilitación de vivenda tradicional enfrente de la praia de Pantín.

La necesidad de una nueva visión silvícola

Así y todo, la ambición de esta empresa coruñesa va más allá. Belén da por hecho que con la presentación de la marca Pino de Galicia, la demanda va a experimentar un gran crecimiento y una puesta en valor y, probablemente esté en lo cierto, ya que esa es una de sus razones de ser. El problema, dice, será «encontrar quien satisfaga esa demanda».

En el mercado gallego, sólo existen a día de hoy dos aserraderos certificados para hacerlo y eso puede generar un atranco a la hora de aumentar el ritmo de construcción.

Además, como bien explica la propietaria de EDM Casas, «la madera hay que sacarla del monte» y eso requiere planificación a medio y largo plazo y, desde luego, no existen soluciones inmediatas excepto la importación. Por eso, aboga porque tanto el sector como las instituciones favorezcan una cultura silvícola sólida y centrada en el futuro. «La gente está cambiando la mentalidad. Estamos dándonos cuenta de que las construcciones con estructura de madera son tan válidas cómo cualquier otra» y la demanda, prevé, no «parará de crecer». En ese sentido, el hecho de trabajar con el standard internacional PassivHaus les ayuda a trasladar a los clientes certezas sobre su construcción.

Que es el standard PassivHaus?

Un edificio con certificación Passive House o Passivhaus es una edificación de muy alta eficiencia energética de bajo consumo energético (o nulo) y que garantiza, según la entidad que lo regula, «un confort en el ambiente fundamentado en la sensación térmica y sonora». Los principales criterios a seguir en una construcción PassiveHouse son:

  • Gran aislamiento térmico. Se optimiza la envolvente térmica mediante un buen aislamiento que resulta beneficioso tanto en invierno como en verano: las fachadas o paredes exteriores, las cubiertas y las soleras o forjados exteriores deben tener una baja transmitancia térmica.
  • Ventanas y puertas de altas prestaciones. Los huecos (carpinterías y vidrios) son el punto débil de la envolvente, por lo que deben tener una concreción honda en las características en el proyecto.
    Ausencia de puentes térmicos. La transmisión de energía se da en continuidad por toda la envolvente: fachadas, cubiertas y soleras y también se da en las esquinas, ejes y juntas.
  • Hermeticidad. Se esfuerzan en que la envolvente sea lo más hermética posible cuidando al máximo la ejecución de las juntas durante la construcción y se ensaya con test que garantizan la correcta ejecución de la envolvente hermética.
  • Ventilación mecánica. Las viviendas con este certificado requieren ventilación mecánica con recuperación de calor para aprovechar la temperatura del aire interior para precalentar o enfriar el aire limpio entrante antes de expulsar el aire viciado al exterior. Belén explica que de aquí viene ese saber popular de que en este tipo de casas «no se puede abrir las ventanas». Realmente sí que se puede, explica, lo que acontece es que no es necesario para ventilar gracias a los sistemas mecánicos que ya tienen instalados.

Además de los criterios enumerados, también se analizan las protecciones solares en función de la situación del edificio, incorporando persianas, estores u otros elementos que minimicen los efectos de la luz del Sol. También se estudia que la energía consumida por la casa sea producida por fuentes de energía renovables.

Renderización del proyecto de una vivienda pasiva de EDM Casas | Arquitectura: Marta Trigás

Renderización del proyecto de una vivienda pasiva de EDM Casas | Arquitectura: Marta Trigás

Enfocados en la construcción de viviendas pasivas

Se les llama viviendas pasivas a aquellas construcciones que están focalizadas en reducir al mínimo el consumo energético. Ese es uno de los ejes vertebradores tanto del certificado explicado anteriormente, como de la empresa que lidera Belén Bouza. Como casas de alta eficiencia energética, utilizan los recursos de la arquitectura bioclimática combinados de tal manera que superan, con creces, las certificación de las construcciones tradicionales. Y ahí, la madera juega un papel fundamental, además de las mencionadas ventanas de altas prestaciones.

«Esto se consigue, principalmente, con más capas de aislamiento y ventanas de triple vidrio», explica Belén, pero también apunta que «algunas veces las recomendaciones de la certificación difieren de las normas que tenemos que cumplir en el código técnico, aunque somos conscientes de que estamos sumergidos en un proceso de cambio y acabarán por unificarse los criterios o, cuando menos, aproximarse». De hecho, este tipo de construcciones con alta eficiencia energética no suenen necesitar un sistema de calefacción a mayores: otro de los principales ahorros.

La construcción de alta eficiencia energética también está experimentando un crecimiento en la demanda por el contexto en el que vivimos de encarecimiento continuo de los precios de la energía eléctrica

En un contexto estatal de encarecimiento continuo de los precios de la energía eléctrica, los consumidores están prestando más atención la este tipo de construcciones donde el gasto energético y mínimo: «Aunque había gente que ya tenía asumida esta filosofía, estamos notando un crecimiento de interés por la situación del mercado eléctrico. Los consumidores prefieren invertir en una vivienda que en la factura de la luz», detalla Belén.

Otro de los pilares de su empresa, añade, es que «reducimos al menor descuido expresión las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera. El futuro del planeta pasa por esa condición y, desde luego, no va a ser negociable. Ya hemos demostrado que funciona, ahora el objetivo es extender la visión».

Los usos más habituales de la madera

En EDM Casas el uso principal que promueven para la madera es el estructural. Absolutamente todos los proyectos que ejecutan cumplen esa condición. Luego, con un papel secundario y dependiendo de las exigencias estéticas de cada cliente pueden utilizar, por ejemplo, revestimientos exteriores de madera termotrada de pino que también pueden aplicar luego con paneles en interiores o incluso en el suelo, aunque ya serían derivados procesados. La madera maciza, como tal, la emplean en las estructuras y en los frontispicios o en los suelos de los porches.

Como ya contamos en otros reportajes, en el mercado gallego se está experimentando un ascenso en la utilización de maderas termotratadas y EDM Casas forma parte de esa revolución del sector: «Ahora, sin ir más lejos, estamos rematando una vivienda que está completamente revestida de madera termotratada. Toda la fachada y el suelo exterior», explica Belén. «Para los escépticos, diría que gracias a las innovaciones tecnológicas, a día de hoy, nos permiten la utilización eficiente de maderas en exterior sin ningún tipo de perjuicio. La madera hay que conocerla. No todo vale, pero el termotratado, concretamente, es un procedimiento extremadamente eficiente y que, además, es inocuo ya que no intervienen químicos».

Casa Biduído, un ejemplo de eficiencia

El equipo de Belén Bouza ha proyectado en Ames una de sus últimas viviendas pasivas. Su ejecución se ha resuleto con estructura de CLT (madera contralaminada) de pino gallego suministrado por la empresa gallega Finsa. Acabados exteriores con SATE (sistema de aislamiento por el exterior) y piedra, con contraventanas fabricadas en madera termotratada.

La carpintería exterior será de PVC y triple acristalamiento de altas prestaciones para mejorar el comportamiento energético de la vivienda, habida cuenta el clima de la zona, con inviernos fríos y veranos cálidos. Un gran soportal perimetral mitigará la incidencia del sol en los meses más calurosos. La climatización de la casa se suministrará a través del aire de ventilación mecánica con recuperación de calor y una batería eléctrica de postratamiento para lograr el «máximo confort», explica Belén.

Renderización del proyecto de una vivienda pasiva de EDM Casas | Arquitectura: Marta Trigás

Renderización del proyecto de una vivienda pasiva de EDM Casas | Arquitectura: Marta Trigás

La relación del precio con el confort y los tiempos de ejecución

«Sobre el tema del precio siempre hay dudas. Realmente, la madera la empleamos necesariamente en las estructuras, pero ese es sólo un pequeño porcentaje del total de la construcción», explica Belén. El precio, aclara, va a depender principalmente de la madera que se emplee y si, además, se coloca como revestimientos, suelos y otros elementos arquitectónicos. «Como nosotros utilizamos pino gallego, somos quien de mantener un precio muy similar a los de otras soluciones constructivas. Estamos un poco por riba, pero marcamos la diferencia tanto en tiempos de ejecución de la obra como en el confort final», explica.

La construcción con madera apenas emplea agua nos yo proceso de obra. Comparado con el hormigón, la diferencia de gasto en agua y tiempo es muy notable

Las construcciones con madera conllevan obras «secas». Es decir, no interviene el agua en ninguno de los procesos. El hormigón necesita grandes cantidades de agua y mucho tiempo de espera para fraguarse. «La realidad es que con este tipo de construcción no hace tiempos de espera de ningún tipo», argumenta Belén. «Las que llevamos muchos años entre obras, también notamos la diferencia de entrar en un proyecto en construcción con madera o con elementos más industriales. En los primeros, el ambiente es cálido y afable, en los otros la humedad, por ejemplo, es una constante».

El mito de los incendios

Entre las preguntas que recibe Belén de potenciales clientes hay una que sobresale sobre el resto: ¿Qué pasa con el fuego? «Cuando hablamos de una casa de madera, lo primero que piensa todo el mundo es en un posible incendio», bromea la propietaria de EDM Casas. Los motivos habituales de los incendios, explica, son los cortocircuitos o algún despiste en la cocina. «Nadie puede negar que la madera arde, pero nosotros, igual que en cualquiera otra construcción, tenemos que garantizar la evacuación de la vivienda en un período determinado de tiempo que depende del uso de la vivienda», concreta. Este proceso se hace a través de un cálculo de estructuras, donde el tipo de material es un factor más a tener en cuenta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información