«Medio Ambiente deja a los ganaderos sin opciones frente al lobo»

La Sociedade Galega de Pastos e Forraxes demanda la convocatoria de ayudas para la prevención de daños en las explotaciones. Unións Agrarias pide medidas de control del cánido en Rodeiro, donde se registró un nuevo ataque este fin de semana

Publicidade
«Medio Ambiente deja a los ganaderos sin opciones frente al lobo»

Cierre electrificado contra el lobo. / Imagen: SGPF.

La situación del lobo en Galicia se está tornando insostenible, desde la perspectiva de la Sociedade Galega de Pastos e Forraxes, pues con los propios datos de Medio Ambiente, los daños del lobo sobre el ganado se duplicaron entre 2015 y el 2017. Ante esta situación, el colectivo entiende que es necesario que la Xunta tome medidas para atajar el problema. Una de las líneas de actuación que la Sociedade considera precisas es la convocatoria de ayudas para la puesta en marcha de medidas de prevención.

Durante 2016 y 2017, Medio Ambiente publicó sendas convocatorias para medidas de prevención, si bien el pasado año concedió unos plazos mínimos para justificar la subvención, llegando a extremos en los que el supuesto beneficiario recibió la comunicación con sólo unas horas para justificar la ayuda. Esta situación derivó en que parte de las explotaciones hayan perdido las ayudas.

Para 2018, el sector agrario desconoce si Medio Ambiente tiene previsto volver a convocar las ayudas. La Sociedade Galega de Pastos e Forraxes recuerda también que el Plan de Gestión del Lobo en Galicia prevé el desarrollo de medidas de asesoramiento a los productores, «de las que tampoco se sabe nada».

Batidas
La falta de medidas de la Administración está desembocando en que los ganaderos solicitan de las sociedades de caza la puesta en marcha de batidas contra el lobo, como la de Vilalba de la pasada semana, según señala la Sociedade Galega de Pastos en una nota de prensa. «El lobo está presente en el 94% del territorio gallego, por lo que no podemos hablar de casos aislados o zonas conflictivas. Todo el territorio debe disponer de un plan de trabajo idóneo», demanda el colectivo. «Medio Ambiente está dejando a los ganaderos sin opciones frente al lobo», concluyen.

La Consellería de Medio Ambiente fue consultada semanas atrás por Campo Galego sobre la convocatoria de las ayudas para prevención de daños, sin que por el momento haya contestado.

Ataque del lobo a una granja láctea en ecológico en Rodeiro

Casa Risca, una granja de leche de Rodeiro (Pontevedra) con 37 vacas y 29 animales de recría, está culminando este mes su transición a la ganadería ecológica. Es un sistema de producción a cada paso más demandado por los consumidores, pero que tiene sus dificultades, algunas de ellas inesperadas. La explotación, de acuerdo con la normativa de la producción ecológica, tiene que mantener las becerras de más de 6 meses en los prados, una circunstancia que fue aprovechada por los lobos este fin de semana.

«Son animales pequeños que tienen poca defensa ante el lobo. Desde hace mucho tiempo, antes de la conversión a ecológico, ya teníamos las vacas secas fuera durante semanas, sin que nunca hayamos tenido ningún ataque; pero hace una semana sacamos cuatro becerras que cumplían los 6 meses y tardamos poco en tener este ataque», explicaTeresa Míguez, esposa de Ireneo Daparte, el propietario de la ganadería.

«Medioambiente si, pero para quién y quién lo paga» (Teresa Míguez)

El ataque a la becerra se produjo en la noche del viernes al sabado pasados, en un prado que está a unos 100 metros de una de las aldeas de Carboentes (Rodeiro). En la granja fueron advertidos a primera hora del sábado de que su rebaño de becerras había escapado hasta una aldea próxima. Al recoger el rebaño y volver al prado, se encontraron con que una de las becerras había sido comida por los lobos.

Desde entonces, guardan a los animales en un prado próximo a su vivienda, que mantienen con un par de hilos de pastor toda la noche. «Es una solución provisional porque tampoco podemos tener los animales siempre aquí. Estos días se están viendo los lobos en la zona y te sientes indefenso porque no hay mucho que puedas hacer. Quizás cerrar alguna finca, pero no puedes tener todas las fincas cerradas tampoco», cuestionan.

Desde Unións Agrarias llevan demandando ya desde el pasado año que se autoricen batidas en Rodeiro, donde se registran daños periódicos, como el de una explotación también de Carboentes que sufrió el pasado ejercicio cuatro bajas. «Medioambiente sí, pero para quién y quién lo paga», se pregunta Teresa Míguez, que es partidaria de medidas de control de la población de lobos y de que se permita de nuevo el abandono en zonas puntuales de animales muertos en granjas. «Es mejor que se alimenten de carroñas que que tengan que bajar a las granjas», concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información