Miel Liñares, producción en Red Natura en la comarca del Deza

David lleva media vida entre abejas. Comenzó en la apicultura con 17 años y hoy, con 34, está especializado en la cría de reinas y produce núcleos para clientes profesionales de Galicia, Asturias, León, Cantabria o Toledo. También se dedica al asesoramiento y formación y desde hace 10 años comercializa su miel bajo su propia marca

David, con algunos de los tipos de miel que produce, en uno de sus apiarios

David, con algunos de los tipos de miel que produce, en uno de sus apiarios

“Mis bisabuelos, mis abuelos y mis padres tenían abejas. Yo empecé con 2 colmenas y hasta ahora, que trabajo 600”. David explica con naturalidad su largo camino en el mundo de la apicultura. Ese camino lo llevó a montar hace 10 años en Gresande, una parroquia de Lalín con solo 200 vecinos, una envasadora para dar salida a su producción de miel, que modernizó y adaptó el año pasado.

Desde un principio vendía a granel para Alemania y Francia “pero te lo pagaban muy poco”, reconoce. Por eso decidió cambiar de estrategia y sustituir la exportación por la venta directa. “Ahora envaso y distribuyo mi propia miel”, explica. Además de sus mieles monoflorales y multiflorales, David elabora miel con frutos secos y miel con polen, también comercializa envasado polen de castaño y vende también por encarga tacos de cera pura para elaborados y cosmética.

Comercializa sus productos en tiendas y en ferias, que el pasado año se vieron muy perjudicadas por culpa de la pandemia del coronavirus. “Solo pude ir a la Feria de la Miel de Moaña”, recuerda David, donde se llevó el premio a la mejor miel.

Minifundio de productores

En Galicia en general la calidad de la miel es muy buena pero eso no garantiza la viabilidad de la actividad, asegura. “Nosotros aquí tenemos un minifundio de productores, muchos productores y poca producción. Yo pienso que lo idóneo sería crear marcas por zonas entre varios, porque con la producción individual que tenemos solo podemos acceder a pequeñas tiendas y a la comercialización local, pero no tenemos volumen suficiente para entrar en ningún supermercado ni vender fuera”, argumenta.

Yo pienso que lo idóneo sería crear marcas por zonas entre varios, porque con la producción individual que tenemos solo podemos acceder a pequeñas tiendas

Estas dificultades de comercialización obligan a la mayoría de productores a tener que vender una parte de su cosecha a granel a precios mucho más bajos. “Yo pienso que si tú haces el cómputo de lo que has sido capaz de defender bien con tu marca y lo que has vendido mal a granel no te compensa, sería mucho mejor en vez de tener una marca individual tener una colectiva que te permita vender toda la producción”, defiende.

Cría de reinas

Miel Liñares cuenta en este momento con 15 colmenares en Red Natura, que dedica a producción de miel. A mayores tiene los que dedica a cría de reinas y fecundación de núcleos, que es en lo que están especializados. “A mí lo que me gusta realmente son las abejas, me preocupa el insecto en sí”, reconoce David.

A pesar de haber diversificado en los últimos años hacia la producción de miel, siguen manteniendo los clientes particulares y profesionales de Asturias, León, Cantabria o Toledo que les hacen encargos de núcleos cada campaña, por lo que es frecuente ver gran cantidad de reinas juntas en su incubadora.

Nosotros para hacer los núcleos no dividimos las colmenas, sino que creamos nuevas reinas, y eso tiene muchas ventajas

Por eso, para David el comienzo de la primavera es uno de los momentos de más trabajo del año, más allá de la propia época de la extracción. “Lo hago todo yo solo, excepto para sacar la miel, que me echan una mano”. En 2020 David y su pareja, Laura, fueron padres, y el trabajo se multiplicó.

Traslado de los núcleos a la costa

Además de miel multifloral de montaña David obtiene miel monofloral de castaño y de eucalipto y polen

Además de miel multifloral de montaña David obtiene miel monofloral de castaño y de eucalipto y polen

Para hacer los núcleos que comercializa, David no divide colmenas, sino que cría nuevas reinas, algo que, a su juicio, “tiene muchas ventajas”, dice. La principal es que los nuevos enjambres llevan una reina nueva, mucho más efectiva en la puesta y, además, de este modo no se debilitan las colmenas. “Al dividir debilitas. Aquí trabajamos al revés que en muchos países europeos donde en la primera floración dividen las colmenas para evitar que enjambren y renovar las reinas y ya en la segunda floración volver a juntarlas, ya con reinas nuevas con alta carga de feromonas y con una población mucho más elevada de abejas, idónea para cosechar miel”, cuenta.

En muchos países europeos dividen las colmenas en la primera floración para evitar los enjambres y renovar las reinas y en la segunda floración las vuelven a juntar, ya con reinas nuevas con alta carga de feromonas y con una población mucho más elevada de abejas, idónea para cosechar miel

Miel Liñares tiene colmenares específicos para la cría, separados de los que dedica a la producción de miel. “Los de cría están más cerca para poder controlarlos más a menudo. Llevo control de madres y tengo colmenares para fecundación, porque realmente antes de criar reinas tienes que criar machos 55 días antes para que luego estén maduros para fecundar a esas reinas”, explica.

Hice cursos de formación pero también soy autodidacta y he desarrollado mi propio método adaptado a mi manera de trabajar y sobre todo a la zona en la que me encuentro

Otra de las claves del manejo que Miel Liñares hace es mover núcleos a la zona de costa para que pasen la invernada de forma más suave y, de paso, aprovechen la floración del eucalipto. “Luego las vuelvo a traer para la floración del castaño, pero de este modo gano mes y medio, que en esto es mucho tiempo toda vez que la campaña dura solo cinco meses”, detalla.

Selección genética

David lleva 8 o 9 años seleccionando genéticamente las reinas de las que luego cría. “Es una labor de tiempo. Yo trabajo con la raza de abeja que teníamos aquí pero las tengo muy escogidas genéticamente y las tengo en lugares muy controlados. Influye también mucho el tema de los machos, es tan importante como la cría de reinas, porque el macho les aporta muchos caracteres”, dice.

Los machos son tan importantes como las reinas porque les aportan a las crías muchos caracteres

Otra de las estrategias que sigue es la de reemplazar a menudo las reinas de las distintas colmenas. “No hay ninguna reina en un colmenar mio que tenga más de dos años, básicamente por el tema de las feromonas. Las mías son todas reinas jóvenes con carga alta de feromonas que son capaces de controlar una población de 50 o 60.000 abejas. Una reina vieja tiene poca carga de feromonas y no es capaz de controlar ni 20.000 abejas, entonces justo antes, o incluso en la floración, que es cuando más abejas hay en la colmena, le marchan la mitad. Esa es una de las maneras de tener controladas las colmenas para que no haya enjambres”, asegura.

Una reina nueva con carga alta de feromonas es capaz de controlar una población de 50.000 abejas, el doble que una vieja. Renovar las reinas es la manera de tener controladas las colmenas para que no haya enjambres

Consciente de la importancia de la reina en aspectos como la producción o estado sanitario de las colmenas, David dismitifica sin embargo su papel dentro del enjambre: “la reina al final es una esclava de la colmena, que nace poniendo huevos y muere poniendo huevos”, argumenta.

“En este momento en Galicia la producción es muy inestable por el clima”

MEL LIÑARES (Lalin) David1David es un entusiasta de su trabajo y gusta de transmitirlo y darlo a conocer, impartiendo cursos para formar a apicultores y asesorar tanto a profesionales como a personas que deciden iniciarse en la apicultura de manera aficionada. También lleva sus abejas a campamentos de verano para que los niños y niñas tomen conciencia de su importancia como polinizadores. “En una región de China donde se extinguieron las abejas tienen que polinizar con un pincel”, explica. Cuenta asimismo con un colmenar preparado para hacer visitas guiadas sin bajarse del coche. “La parte didáctica de la apicultura es muy chula, aunque te robe tiempo”, dice.

David también se encarga, desde hace 4 años, de coordinar y asesorar en la campaña de trampeo contra la avispa velutina en el ayuntamiento de Lalín. “Hacemos charlas informativas por las 52 parroquias para explicarle a la gente los problemas que genera la velutina, las consecuencias que tiene y cómo luchar contra ella. El primer año hice 26 charlas sin cobrar nada. Me coincidían además en la época de más trabajo, pero todos los días dedicaba tres horas a concienciar a los vecinos y explicarles cómo luchar contra la velutina y cómo elaborar trampas caseras”, recuerda.

David se dedica también al asesoramiento y formación, impartiendo cursos para apicultores o personas que se quieran iniciar en la apicultura, con prácticas en sus colmenares de formación

“No es un problema de los apicultores, es un problema de todos”, opina, porque “en la comarca del Deza el 25 de julio se acaban las floraciones principales, así que en agosto, que es cuando más ataca la velutina, las abejas se dedican a sellar la miel ya cosechada de los cuadros, no tanto a cosechar miel, por lo que los efectos en este sentido sobre la producción son limitados. Pero en agosto, por ejemplo, las abejas van a la floración del maíz y del girasol y por la presión de la velutina no salen de la colmena, entonces dejan de ir, por consiguiente las cosechas de estos productos van a ser menores”, razona.

En zonas de Ourense están ahora en la misma tesitura que estábamos nosotros hace 2 años o en la costa hace 4 años, pensando que la velutina no les va a llegar

Por eso no comprende como “hay gente que minimiza el problema y no toma en serio la amenaza que supone”. “Mucha gente pensaba que aquí no iba a llegar y llegó. En zonas de Ourense están ahora en la misma tesitura que estábamos nosotros hace 2 años o en la costa hace 4 años”, asegura.

70% menos de nidos de velutina en el 2020

La campaña de trampeo primaveral del 2020 finalizó en el municipio de Lalín con 400 trampas colocadas. Esta captura de reinas antes de la creación de sus nidos primarios, sumado al tiempo menos proclive, hizo que el año que acaba de finalizar se retiraran un 70% menos de nidos de velutina. “Se notó el trampeo y también el clima, los dos factores influyeron”, reconoce David.

Los cambios en el clima también es algo que afecta a las abejas y a su producción de miel. Miel Liñares obtuvo este año una cosecha un 50% menor a la del año pasado. “En este momento en Galicia la producción de miel es muy inestable por el clima”, considera David.

Yo si pudiese vivir con 400 colmenas no tendría 600, mi lema no es crecer para decir que tengo muchas colmenas, al contrario, conseguir vivir dignamente con pocas

Pero los años de escasa cosecha no garantizan en los graneles ni siquiera buenos precios. “La cotización no depende solo de la producción que hay aquí, la de miel es una producción global. En España hay cooperativas de miel que debido a los precios bajos aguantan la miel y acumulan mucho stock y cuando lo ponen en el mercado por envejecimiento del producto cae mucho el precio, por no hablar de la miel que entra por debajo de los precios de coste desde China, Sudamérica y Centroamérica, ¿tú cómo compites contra eso?”, se pregunta.

Esa inestabilidad de producción y precio es lo que obliga a los apicultores como David a ir subiendo el número de colmenas. “Yo si pudiese vivir con 400 no tendría 600, mi lema no es crecer para decir que tengo muchas colmenas, al contrario, demostrar que soy capaz de vivir dignamente con pocas”, asegura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información