“Numerosos estudios sugieren que la grasa de la leche es beneficiosa para la salud”

Entrevista a Paula Rodríguez Alonso, dietista-nutricionista de la Fundación Española de la Nutrición (Fen). Destaca que la leche “es un alimento básico desde el punto de vista nutricional y dentro de una dieta variada y equilibrada”

Publicidade
“Numerosos estudios sugieren que la grasa de la leche es beneficiosa para la salud”

Paula Rodríguez Alonso, dietista-nutricionista de la Fundación Española de la Nutrición (Fen)

Paula Rodríguez Alonso es dietista-nutricionista de la Fundación Española de la Nutrición (Fen), una institución que se marca como objetivo “el estudio y la mejora de las nutrición de los españoles”. Esta experta destaca que la leche “es un alimento básico desde el punto de vista nutricional y dentro de una dieta variada y equilibrada”.

Acabamos de celebrar el Día Mundial de la Leche. Como experta en nutrición, ¿Por qué es importante el consumo de leche para el ser humano?
El consumo de leche es importante por varias razones pues se trata de un alimento básico desde el punto de vista nutricional y dentro de una dieta variada y equilibrada. Es fuente de proteínas de elevado valor biológico, es la principal fuente dietética de calcio, además de tener alta biodisponibilidad gracias a otros componentes de la leche, como la vitamina D, las proteínas y el fósforo.

Es un alimento que se encuentra presente en la gran mayoría de los hogares españoles.

¿Cuales serían las dosis de leche o de productos lácteos recomendados según la edad?
La recomendaciones de lácteos para adultos es de 2 raciones al día, siempre priorizando las preparaciones bajas en grasas y sin azúcares añadidos. Para niños es de 3 raciones al día, y para adolescentes de 4 raciones por día.

Entendiendo como ración a unos 200-250 ml de leche (1 vaso), 125-250 g de yogur, 40-60 gramos de queso curado/semicurado (1-2 lonchas de queso) y 80-125 g de queso fresco (raciones para adultos).

En los últimos años ha descendido el consumo de leche en la infancia y la adolescencia, subtituyéndola por jugos vegetales u otros alimentos ¿Estos cambios pueden entrañar riesgos para la salud?
Es cierto que ha habido un ligero descenso en el consumo de leches, y ha aumentado el consumo de leches especiales y de bebidas vegetales, pero hay que apuntar que este tipo de bebidas no se consideran leches.

A la pregunta de si estos cambios en los patrones de alimentación pueden producir algún tipo de riesgo para la salud la respuesta es que no, en el caso de que se consuman otros productos lácteos como quesos o yogures o en el caso de consumir alimentos que contengan los nutrientes principales de los lácteos, como es el calcio.

Pero en el caso de que la persona sea intolerante/alérgica o vegetariana se deberá optar por el consumo de otro tipo de alimentos ricos en calcio.

Y para una persona adulta, ¿Cuales son las dosis que recomiendan los expertos?
2 raciones al día de lácteos, preferiblemente sin azúcares añadidos. Y en cuanto a la recomendación de desnatados o enteros, es a gusto del consumidor, según sus preferencias, pero en el caso de que haya alguna prescripción médica en cuanto a dietas hipocalóricas sí que se recomienda el consumo de leches desnatadas.

En países como Estados Unidos están aumentado el consumo de mantequilla frente al de las grasas vegetales hidronegadas. ¿Cual es su opinión como experta: realmente la grasa de la leche no es tan perjudicial para la salud como se nos decía?
Este aumento del consumo de mantequilla se debe principalmente al contenido en ácidos grasos trans que contienen las margarinas, pero actualmente la industria está trabajando para mejorar el perfil lipídico de las margarinas sustituyendo los trans por otros tipos de grasas.

Y estudios recientes demuestran que la grasa de la leche a pesar de que se ha considerado no beneficiosa para la salud por el contenido en ácidos grasos saturados, no solo no es perjudicial para la salud cardiovascular y otras enfermedades crónicas, sino que numerosos estudios sugieren que podría tener efecto protector a través de algunos ácidos grasos saturados presentes en la grasa láctea.

Leche pasteurizada, UHT, cruda…. ¿Cual recomendaría?
En cuanto a la forma de presentar la leche por diferentes tratamientos térmicos, es indiferente siempre y cuando se encuentre en unas condiciones higiénico-sanitarias óptimas y seguras.

“La población debería estar mejor informada sobre los lácteos”

Y en cuento a las especies, ¿De cabra o de vaca?
Entre estas dos leches únicamente existen diferencias nutricionales y organolépticas, en cuanto a la energía que proporcionan es similar, (si hablamos de leche entera), pero en cuanto a vitaminas liposolubles (D y A) la leche de cabra contiene mayores niveles que la de vaca. Pero hay que tener en cuenta que estos niveles varían entre marcas.

Por último, como experta en nutrición, ¿Ve base científica en las campañas contra el consumo de leche por parte de algunos colectivos?
Como dietista-nutricionista, creo que la población debería estar mejor informada sobre los lácteos y sobre las patologías asociadas, para poder ser críticos y decidir sobre el consumo o la compra de determinados productos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información