La sección ‘Noticias de empresa’ incluye informaciones de actualidad empresarial, así como las notas de prensa de firmas colaboradoras.

Osmo: Recuperación del rural y generación de riqueza gracias a las «aldeas modelo»

Este núcleo del ayuntamiento ourensano de Cenlle es la primera “aldea modelo” de Galicia, una iniciativa puesta en marcha por la Consellería de Medio Rural para recuperar las franja más próximas a las viviendas. Gracias a la intervención se puso en marcha una ganadería de Porco celta y se recuperaron tierras para huerta. Conocemos de primera mano como está siendo la experiencia

Publicidade
Publicidade
Osmo: Recuperación del rural y generación de riqueza gracias a las «aldeas modelo»

La aldea de Osmo, en el ayuntamiento ourensano de Cenlle, es la primera “aldea modelo” de Galicia, una iniciativa pionera de la Consellería de Medio Rural que busca recuperar la actividad productiva en las tierras abandonadas alrededor de los núcleos de población, de forma que no sólo se le ahorra a los propietarios el coste de acometer las limpiezas obligatorias de la maleza para prevenir los incendios forestales, sino que además perciben unas rentas de las personas que les alquilan los terrenos.

En el caso de Osmo, fue el interés de una pareja joven y que no vivía en la aldea, la formada por Martín Touceda y Alba Lombao, la que la está haciendo resurgir. “Yo soy de Cuntis y la Alba de Santiago, donde vivíamos hasta hace 4 años, cuando decidimos venir a la casa de mi suegra en Osmo, una vivienda a la que sólo se venía en las vacaciones del verano. A los dos nos encantaba este sitio y creemos que es el mejor lugar para criar a nuestro hijo Fiz”, explica Martín, que trabaja como comercial.

A los dos les tiraba lo de producir huerta en ecológico, un proyecto que les presentaron a Gabriel Alén, el anterior alcalde de Cenlle. “Esto fue a comienzos del año pasado, y sin su ayuda no sería posible este proyecto. Nos dijo que había la posibilidad de las aldeas modelo, que sería muy beneficioso tanto para los vecinos cómo para nosotros, y también para laaldea, pues al estar buena parte de los terrenos llenos de maleza y arbolado era un peligro para las casas en caso de incendio”, explica.

Inicialmente, el proyecto de Martín y Alba era poner en cultivo tierras abandonadas en la franja de protección -los primeros 50 metros desde las casas- de la aldea para producir y vender productos de la huerta en ecológico, pero la necesidad de controlar la maleza en los terrenos colindantes los llevó a incluir también ganado.

“Barajamos meter vacas cachenas para tener controlada la maleza en la franja secundaria, pero teníamos el problema de que Osmo tiene pocas tierras de pasto, también contemplamos meter un rebaño de cabras u ovejas, pero lo desestimamos porque nos pareció que no tenía tanta salida comercial, y finalmente, nos decantamos por el porco celta. Después de hacer un curso y de visitar varias explotaciones, trajimos los primeros ejemplares en el mes de junio de este año”, explica Martín.

Hoy tienen 4 madres, un verraco y 25 cebos que mantienen la vegetación controlada en unas 6 hectáreas que le alquilaron a los vecinos durante 10 años a través del Banco de Terras, después de ser desbrozadas de manera gratuita por la Xunta. La base de su alimentación son las bellotas, las castañas, la hierba y las raíces del bosque mixto en el que viven, complementada con cereal. Algunos de los cerdos ya fueron adquiridos por vecinos y por restaurantes y en diciembre estarán listos para la matanza. “Nuestra idea es seguir aumentando la cabaña y llegar a elaborar embutidos de esta carne de gran calidad, para lo cuál ya tenemos una marca, CienPorCel”, avanza Martín.

Además de las 6 hectáreas para el porco celta, que están protegidas por un cierre especial, instalado de forma gratuita por la Xunta, para evitar los ataques de los lobos o del jabalí, esta pareja de jóvenes emprendedores en el rural también va a recuperar otras 3 hectáreas para huerta ecológica y 1 hectárea para la producción de cereal en ecológico con el que alimentar a los cerdos. “Hasta ahora en las parcelas para huerta plantamos nabos para ir preparando el terreno y en primavera comenzar a cultivar”, avanzan.

Porcos de CienPorCel nunha carballeira de Osmo

Porcos de CienPorCel nunha carballeira de Osmo

Ejecución de los trabajos de limpieza y cesión de los terrenos

Pero que Martín y Alba hayan podido acceder a estas 10 hectáreas, repartidas en nada menos que 100 parcelas pertenecientes a unos 40 propietarios, en un plazo tan breve no sería posible sin las “aldeas modelo”, una herramienta de la Xunta, ágil e innovadora, que respeta la propiedad de los titulares -no se tocan ni los marcos, ni los vallados ni los caminos- y les garantiza a los propietarios unos ingresos mediante el alquiler de las parcelas a través del Banco de Terras. A los arrendatarios les da una seguridad de poder disponer de la superficie durante un período mínimo de 5 años, ampliable por acuerdo entre las partes. En el caso de Osmo, la iniciativa de presentarle el proyecto a los vecinos partió del anterior regidor, Gabriel Alén.

“Los vecinos están contentos con la iniciativa y con que nosotros montemos esto. De hecho, firmaron la autorización para que le limpiaran los terrenos, ahorrándoles un coste, y posteriormente la autorización para cederlos al Banco de Terras de Galicia, para que este a su vez nos los alquilara”, destaca por su parte Martín Touceda.

En esta aldea a limpieza de las parcelas la realizó la Xunta, que asumió el coste de desbrozar 24,77 hectáreas de terreno situado en las franjas de protección de este núcleo de población. La limpieza se ejecutó en un total de 169 parcelas propiedad de 51 vecinos y vecinas.

Ya están en marcha 44 proyectos de aldeas modelo en Galicia

A aldea-modelo-osmo 2

El modelo de Osmo sirvió como ejemplo exitoso de cómo transformar un problema y una obligación para los propietarios (limpieza de los terrenos abandonados alrededor de las aldeas) en una oportunidad de generación de riqueza y de fijación de población en el rural. Así, según datos de la Agencia Gallega de Desarrollo Rural (Agader), a día de hoy están puestos en marcha un total de 44 iniciativas, que se encuentran en diferentes etapas o fases de ejecución.

En concreto, ya están declaradas como aldeas modelo un total de 12 proyectos, de los cuales tres están en fase de finalización de ejecución. Estos son los de Osmo (Cenlle), aldea destinada a la producción de porco celta en ecológico; y las de Trascastro (O Incio) y Parada dos Montes (A Pobra do Brollón), aldeas que se destinarán a la producción de vacuno de carne de razas autóctonas en ecológico.

En cuanto a los otros nueve proyectos ya declarados, ya se completó el proceso de desbroce y limpieza en todo su perímetro, excepto en la aldea de Meixide (A Veiga), en la que se está trabajando al decretarse aun el pasado 22 de septiembre. En estas iniciativas, se procederá a introducir cabras u ovejas en pastoreo con el fin de garantizar el mantenimiento preventivo de estos perímetros de una manera natural, ecológica y, además, productiva.

Por otro lado, de los 32 proyectos restantes, nueve están en fase de recogida de firmas de los propietarios de los terrenos, un requisito imprescindible para la declaración de un aldea modelo; y las otras 23 están en fases iniciales, es decir, en fase de estudio previo o de determinación de perímetro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información