Pastoreo en vacuno de leche, una posibilidad para reducir costes

La explotación de José Manuel Hermida y María José Lamas, en Santiso (Lalín), lleva 15 años sacando las vacas a las praderas, un sistema con el que trata de contener los gastos en alimentación. Consigue producciones de 9.400 litros por vaca con un consumo diario de 8 kilos de concentrado por animal

Pastoreo en vacuno de leche, una posibilidad para reducir costes

José Manuel Hermida, en el centro, durante una visita organizada a su granja por la Sociedade Galega de Pastos e Forraxes.

En tiempos de precios bajos de la leche, los pastos se convierten en un recurso que, bien manejado, puede ayudar a reducir los costes de producción. Sacar las vacas a las praderas, con todo, no es un sistema que puedan emplear la mayoría de las ganaderías, pues se precisan parcelas de dimensión suficiente y que estén en la cercanía del establo. En Santiso (Lalín), la explotación que llevan José Manuel Hermida y su mujer, María José Lamas, lleva unos 15 años haciendo pastoreo, desde que se finalizó la concentración parcelaria de la parroquia. La visitamos en el marco de las jornadas que organizó recientemente en el Deza la Sociedade Galega de Pastos e Forraxes.

La ganadería de María José y José Manuel cuenta actualmente con 40 vacas adultas y con 28 animales de recría. Para la producción de pastos y forrajes propios, la explotación dispone de 15 hectáreas. La mitad está todo el año a hierba y la otra mitad de la superficie se siembra a maíz en primavera y, una vez recogido el maíz, se planta de nuevo con raigrás híbrido, de manera que los animales pueden volver a pastar allí a partir de diciembre.

Plantación de girasol en la explotación.

Plantación de girasol en la explotación.

También tuvieron experiencias con el girasol, un cultivo que está impulsando en la zona la cooperativa Cobideza, de la que forma parte la explotación y con la que trabaja la siembra y ensilados de los forrajes. “El girasol tiene la ventaja de que puedes sembrarlo en la segunda quincena de junio, lo que permite hacer un segundo corte para silo de hierba”, valoran en la granja.

Tamaño y cercanía de las parcelas
Dadas las limitaciones de superficie en la zona, la ganadería opta por sacar a los pastos sólo las vacas en lactación, una estrategia con la que trata de que el pastoreo repercuta de manera directa en el coste de producción del litro de leche. “La superficie disponible en nuestra zona es escasa. La ventaja que tenemos es que todas las tierras están concentradas en siete parcelas y además están próximas al establo. Tenemos una parcela justo al lado y la más lejana está a un kilómetro”, detalla José Manuel Hermida.

«Cuando hay más hierba y de calidad, modificamos la fórmula del concentrado para reducir proteína»

El uso del pastoreo se prolonga casi todo el año, a excepción de julio y agosto, cuando la calidad de la hierba baja y los animales permanecen más tiempo estabulados. Entre septiembre y junio, la rutina habitual de la explotación consiste en llevar los animales a las praderas a partir de las 11 horas, una vez que finalizó el ordeño y que las vacas consumieron la ración matinal de concentrado y de silo de maíz. Sobre las siete de la tarde vuelven al establo.

Ración
La disponibilidad de los pastos permite reducir la ración que se le suministra a las vacas. En concentrado, la explotación se mueve en los 8 kilos por animal a lo largo de todo el año. “Cuando hay mayor disponibilidad de hierba y de más calidad, como en primavera, modificamos la fórmula del concentrado para reducirle la proteína, pero seguimos suministrando la misma cantidad”, señala José Manuel.

En silo de maíz, la ración diaria ronda normalmente los 20 kilos, si bien la mala cosecha del 2015 obligó a reducir el suministro este año hasta los 15-16 kilos. La ración de la mañana se completa con hierba seca y a la noche, tras el ordeño de última hora de la tarde, los animales tienen silo de hierba a libre disposición en el comedero. La granja cosecha cada campaña alrededor de 16 hectáreas de hierba para silo, 12 en el primer corte y unas 4-5 en el segundo.

Vacas en los pastos.

Vacas en los pastos.

Producción
Con este sistema, las vacas están produciendo un promedio de 32 litros por día, para una lactación media de alrededor de 9.400 litros. Los ciclos de buenos pastos, en primavera y en septiembre-octubre, se notan en el ordeño, con picos de 33-34 litros de media esos meses.

Los parámetros de grasa y proteína se sitúan normalmente en el 3,70 y en el 3,20, respectivamente. “Este último año bajamos algo en grasa debido a que usamos un silo de maíz y girasol. El girasol enseguida se nota en la producción. Las vacas pueden producir 1 litro o 1,5 litros más, pero también baja la grasa”.

La longevidad de las vacas en pastoreo llega a 5,8 partos y el intervalo entre partos se reduce a menos de 400 días

José Manuel se muestra satisfecho con los números de producción de su rebaño y valora el pastoreo como positivo a la hora de reducir el uso de concentrado. También destaca las ventajas de este manejo en cuanto a celos e inseminaciones, pues el intervalo entre partos se sitúa por debajo de los 400 días. Otro de los apartados que mejora es la longevidad de los animales, ya que las vacas llegan a 5,8 partos de promedio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información