Piden la apertura de los mercados de alimentos de proximidad

El Sindicato Labrego Galego y la Fruga instan a la Xunta y a la Delegación del Gobierno a abrir estos puntos de venta, puesto que su cierre incumple las recomendaciones de la Comisión Europea frente al coronavirus

Publicidade
Piden la apertura de los mercados de alimentos de proximidad

Uno de los puestos con productos frescos de alimentación en la feria de San Sadurniño.

El Sindicato Labrego Galego (SLG) y la Federación Rural Gallega (Fruga) hizo un llamamiento a los gobiernos municipales gallegos para que mantengan abiertos los mercados de alimentos de proximidad que se desarrollan habitualmente en los municipios, pese a las restricciones por el coronavirus. Destacan la importancia que tienen estos puntos de venta para los labradores que optan por la venta directa para comercializar sus producciones así como para los consumidores.

Además, instan a la Xunta y a la Delegación del Gobierno a dictar las instrucciones necesarias para que las autoridades municipales mantengan abiertos sus mercados de alimentos de cercanías para garantizar el abastecimiento de bienes esenciales. Piden también que asesoren a los labradores para extremar las precauciones y evitar la transmisión del coronavirus en estos puntos de venta.

Los dos colectivos insisten en que, pese la situación de emergencia sanitaria por el coronavirus y las correspondientes restricciones, este tipo de mercados de alimentos debieran continuar celebrándose, al igual que se permite la apertura de centros comerciales para garantizar el acceso de la ciudadanía a bienes esenciales.

Muchas de las administraciones locales decidieron cancelar estas ferias en base a la recomendación de evitar celebrar actividades al aire libre, aunque buena parte de los mercados de alimentos de cercanías que se celebran en Galicia al aire libre no suponen una gran concentración de personas. Desde el SLG y la Fruga inciden en que «los Ayuntamientos que dictaminen el cierre de estos mercados incurren en una interpretación excesivamente restrictiva de las prohibiciones sanitarias dirigidas a contener el Covid19 e incluso contraproducente», insisten.

Garantías sanitarias

En la situación actual, apuntan que los mercados de proximidad, por sus características pueden ser una alternativa para que los ciudadanos obtengan alimentos con garantías sanitarias y menos riesgos de contagio.

Recuerdan que el abastecimiento de alimentos ahora mismo está centrado en supermercados e hipermercados que, pese a las restricciones que se toman, siguen teniendo grandes aglomeraciones y donde los consumidores pueden mantener contacto manual ilimitado con los productos que están a la venta, a la par de ser espacios cerrados.

Reivindican que los mercados de proximidad son al aire libre, sin aglomeraciones y los productos no pasaron por las manos de intermediarios ni de otros consumidores

Por el contrario, «estos mercados de proximidad son al aire libre, sin aglomeraciones y los productos que se venden no pasaron por las manos de intermediarios ni de otros consumidores por lo que ofrecen mayores garantías sanitarias», reivindican. Además, buena parte de los alimentos que se comercializan en estos mercados son frescos o ecológicos con lo que suponen una alternativa de mayor calidad para los consumidores.

Recomendaciones de la Comisión Europea

Apelan a la circular publicada por la Comisión Europea bajo el título «Covid19 Directrices para medidas de gestión fronteriza para proteger la salud y garantizar la disponibilidad de bienes y servicios esenciales«, con fecha del 16 de marzo, en la que se especifica que la circulación de alimentos debería quedar protegida y blindada en la actual crisis.

Así, en el sexto punto del segundo capítulo de esta circular se especifica que «Los Estados miembros deberán preservar la libre circulación de todas las mercancías. En particular, deberán garantizar la cadena de suministro de productos esenciales como medicamentos, equipos médicos, productos alimentarios esenciales y perecederos y ganado. No se deberá imponer ninguna restricción a la circulación de mercancías en el mercado único, especialmente (sin limitarse a) bienes esenciales, relacionados con la salud y perecederos, nombradamente productos alimentarios, salvo que estén debidamente justificados».

«Con la interpretación retorcida que están haciendo algunos ayuntamientos de las restricciones y prohibición de actividades para contener la pandemia del coronavirus, no sólo podrían estar empeorando la situación, sino que estarían beneficiando a las grandes superficies comerciales y castigando a los vecinos que venden y consumen alimentos de proximidad», afean desde la Fruga y el Sindicato Labrego Galego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información