Piden un plan de gestión del territorio en Ourense frente a los incendios

Unións Agrarias considera que se pueden recuperar alrededor de 40.000 hectáreas de tierras agrarias para frenar el abandono y "selvatización" de la provincia

Publicidade
Piden un plan de gestión del territorio en Ourense frente a los incendios

La ola de fuegos de Ourense arrasó en pocos días alrededor de 10.000 hectáreas de monte, con una media docena de incendios que entran en el escenario de los grandes incendios forestales, al superar las 500 hectáreas. Ardieron además cuatro casas en Cualedro y se perdieron colmenares de abejas y plantaciones de olivos. Es un toque de atención que desde Unións Agrarias consideran que obliga a que las Administraciones impulsen un plan de gestión del territorio en Ourense.

Desde Unións comparan la situación de Ourense con la de Portugal. «Lo que sucedió en los incendios de Portugal del 2017, a 2,5 horas en coche de la provincia de Ourense, tiene que ser un serio aviso para nosotros», valora el secretario de Desarrollo Rural de Unións Agrarias, Jacobo Feijoo, que ayer ofreció una rueda de prensa junto el responsable de Ganadería extensiva de la organización, José Ramón González.

«El principal problema que tenemos es el abandono. En Ourense se perdieron unas 40.000 hectáreas agrarias en las últimas dos décadas, de las que 17.000 son de parcelarias, que se transformaron en matorral. Eso lleva a que cuando se origina un incendio, pueda recorrer muchos kilómetros sin encontrar discontinuidades, como las tierras de labor, que sirvan de cortafuegos», analiza Jacobo Feijoo.

La organización agraria considera posible recuperar parte de las tierras agrarias perdidas para ganadería y cultivos. «Fuera de A Limia, donde hay una agricultura de regadío profesionalizada, en la provincia quedan unos 1.000 ganaderos, 1.700 viticultores y una reducida actividad forestal», detallan.

Con esos mimbres, en Unións consideran complicado tejer el cesto de una mayor prevención de los incendios. La organización agraria apuesta por dedicar recursos específicos para lograr nuevas iniciativas ganaderas y agrícolas en Ourense.

«Extinguir estos incendios de Ourense costó unos 3,5 millones de euros, alrededor de 470 euros por hectárea calcinada. Lo máximo que puede cobrar un ganadero en el caso hipotético de que percibiera todas las líneas de ayuda a las que puede tener acceso, que no es lo habitual, serían 425 euros por hectárea» -compara José Ramón González-. «No tiene sentido que sigamos año tras año con la misma política de prevención y extinción que se demostró fracasada y que nos cuesta 90 millones de euros al año», concluye.

El caso del Parque Natural del Xurés
El descontento existente en el Parque Natural del Xurés, un escenario de incendios recurrentes donde ardieron más de 3.000 hectáreas en la última ola de fuegos, fue también analizado por Unións. «Es un Parque Natural que no tiene plan de gestión, donde todo son problemas y trabas para los vecinos y para las personas que quieren desarrollar iniciativas productivas. Para cualquier autorización, Medio Rural y Medio Ambiente se pasan la pelota, pero nadie resuelve. Se precisan reglas de juego claras», valora el responsable de Desarrollo Rural de Unións, Jacobo Feijoo.

En la misma línea se expresa José Ramón González, que culpa a los «burócratas de oficina» de no escuchar las necesidades de los vecinos: «No digo que no tenga que haber medidas de protección ambiental, pero lo mínimo es sentarse con los vecinos a escucharlos y compensarlos económicamente por las restricciones que tengan que sufrir en su actividad», concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información