‘Pinos 3.0’, cómo la innovación tecnológica mejorará la planta forestal gallega

Una jornada en Galiforest organizada por la Fundación Arume analiza la hoja de ruta de la mejora de las coníferas

Publicidade
‘Pinos 3.0’, cómo la innovación tecnológica mejorará la planta forestal gallega

Jornada sobre planta mejorada en Galiforest.

Hasta hace un par de años, más del 90% de la planta de pino que se plantaba cada año en Galicia carecía de mejora genética. Era planta mayoritariamente sólo identificada o seleccionada, pero que carecía de las garantías que aportan los materiales genéticos superiores, los cualificados (etiqueta rosa) y controlados (etiqueta azul), que tienen una ganancia genética certificada. Ese escenario está cambiando y el sector se ha unido para acelerar la transferencia de plantas con mejora genética a propietarios y comunidades de montes.

La planta mejorada que está hoy en día en los viveros gallegos procede de semillas de los hortosementeros de material selecto que desarrolló en las últimas décadas el Centro de Investigación Forestal de Lourizán. Se trata de plantas que presentan cualidades como mayores crecimientos, rectitud o mayor resistencia a la plaga del nematodo, que afecta al sur de Pontevedra.

El problema es que las semillas obtenidas en los hortosementeros llegan a poco, por lo que la oferta de planta mejorada es limitada. En la cadena forestal, se tomó conciencia en los últimos años de la necesidad de acelerar la llegada de ese material a monte. Así, seis viveros gallegos, con la coordinación de la Fundación Arume, están introduciendo una serie de innovaciones tecnológicas para acelerar la mejora genética.

Ese proceso de innovación lo detalló ayer en una jornada en Galiforest Francisco Lario, responsable de Material Forestal de Reproducción en Tragsa (vivero de Maceda, Ourense). Las novedades son básicamente dos. Primero, con las semillas de planta mejorada, Tragsa está procediendo a la embriogénesis somática, que explicada de forma sencilla, quiere decir que a partir de cada semilla se generan decenas de embriones que darán lugar a futuras plantas.

En segundo lugar, esas plantas permitirán la creación de campos de plantas madre, de los que se extraerán cada año estaquillas con capacidad de enraizar. Así, de una sola semilla, en un plazo de cuatro años, pueden salir millares de plantas.

En el proceso, se contará con la asistencia técnica permanente de dos investigadores chilenos, Fernando Droppelman y Miguel Ángel Peredo, que estuvieron de estancia en el último mes en Galicia invitados por la Fundación Arume. Esa colaboración es una garantía para el sector en Galicia, pues Chile tiene una experiencia de más de 40 años en la mejora genética del pino radiata, de la que es un referente mundial.

En Galicia, además de mejorar el pino radiata, también se mejorará el pino del país (‘Pinus pinaster’), pues ambas especies presentan en la actualidad una importancia similar en el monte gallego.

Procedencia, forestaciones y frondosas
La jornada de Galiforest sobre planta mejorada abordó también una serie de debates complementarios, como la la necesidad de hacer «forestaciones mejoradas», en palabras de Isabel Álvarez (viveros Braña), «para que esa planta mejorada exprese su potencial en el monte».

El director de la Asociación Forestal de Galicia, Francisco Dans, planteó también la necesidad de que haya un mayor control sobre la planta foránea que ofrecen los viveros gallegos, pues indicó, «el propietario tiene que tener información sobre los orígenes y garantías de esas plantas». En concreto, Dans aludió a la llegada a Galicia de partidas de planta de «Pinus taeda», una especie que tiene la virtud de presentar una alta resistencia al nematodo, pero que genera dudas sobre su adaptación a Galicia.

El trabajo sobre la mejora genética de las frondosas que está desarrollando el vivero Cultigar o la introducción de micorrizas en la planta forestal por parte de Hifas Foresta fueron otros de los asuntos abordados.

En la mesa redonda sobre planta mejorada, ayer en Galiforest, intervinieron Isabel Álvarez (Braña SCL), Enrique Fandiño (gerente de Hifas Foresta), Margarita Fraga (directora técnica de Cultigar, Fundación Paideia), Francisco Lario (responsable de proyectos MFR Tragsa) y José Martel (jefe del servicio de Salud y Vitalidad del Monte. Dirección General de Ordenación y Planificación Forestal); con la moderación de Enrique Martínez Chamorro (director Centro de Investigación Forestal de Lourizán).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información