Polilla guatemalteca: Estos son los 9 municipios en los que la Xunta levanta la prohibición de cultivar patata

Permitirá hacer plantaciones controladas la próxima campaña en Ribadeo, A Pontenova, Lourenzá, O Valadouro, Riotorto, A Pastoriza, Ortigueira, Neda y Cariño por la baja incidencia de la plaga en los dos últimos años en estas localidades. Las restricciones se mantendrán en otros 17 ayuntamientos

Trampeo de la polilla guatemalteca.

Una de las trampas con feromonas que la Consellería tiene distribuidas para el seguimiento y control de la plaga

La polilla guatemalteca (Tecia solanivora Povolny) seguirá impidiendo sembrar patatas en 17 ayuntamientos gallegos el próximo año, aunque la evolución de la plaga desde su aparición en 2015 y el establecimiento de las primeras medidas de control en el 2017 está permitiendo el levantamiento progresivo de las restricciones en aquellos lugares donde las trampas instaladas por parte de la Consellería de Medio Rural no detectan presencia de insectos.

Según las previsiones de la Xunta, que tienen que ser ratificadas por el Gobierno cental, encargado de la supervisión y control de las medidas para la erradicación de la plaga a través de la aprobación en 2017 del Real Decreto 197/2017 por el que se establece el Programa Nacional de Control y Erradicación de la Tecia solanivora Povolny (BOE número 54, de 4 de marzo ), a partir de la publicación de la resolución en el DOG se podrán hacer plantaciones controladas de tubérculo en 9 ayuntamientos gallegos, que pasan de estar declarados «infectados» a ser considerados «zona tampón».

Los productores encuadrados en las zonas tampón deberán comunicar a la Consellería la localización exacta de las parcelas donde planten patatas para hacer un seguemento del cultivo

Se trata de cuatro ayuntamientos de A Mariña de Lugo (Ribadeo, A Pontenova, Lourenzá y O Valadouro), dos de A Terra Chá (A Pastoriza y Riotorto) y tres de la comarca de Ortegal (Ortigueira, Neda y Cariño). En estos municipios se podrán cultivar patatas pero los propietarios de las parcelas tendrán obligación de comunicar a la Consellería el lugar exacto donde se produzcan las plantaciones para que los técnicos puedan hacer control y seguimiento por si reapareciese la plaga.

Para esta comunicación, donde se deberán recoger todas las parcelas cultivadas con patata, se deberá emplear el modelo establecido en el anexo I de la resolución de 9 de febrero de 2017 (DOG núm. 31, de 14 de febrero). La Consellería establece la fecha del 1 de abril como el plazo máximo para presentar las declaraciones de cultivo en estas zonas tampón.

18 ayuntamientos abiertos en dos años

Estos 9 ayuntamientos donde está previsto el levantamiento de las restricciones el próximo año se añaden a los otros 9 que ya habían sido abiertos en el mes de enero de este año. Las prohibiciones iniciales tenían una vigencia de dos años, con la posibilidad de ser prorrogadas si en este tiempo la plaga no desaparecía o, en caso contrario, modificadas si la evolución así lo permitía, como finalmente ha sucedido en estos casos.

Los datos de seguimiento efectuados en 2018 y 2019 en Ares, Cabanas, A Capela, Fene, Ferrol, Mugardos y As Pontes de García Rodríguez en la provincia de A Coruña y Abadín y Ourol en la provincia de Lugo permitieron que en este año ya se pudiesen retomar las plantaciones, al igual que en 2021 se podrá hacer en los otros 9 ayuntamientos que ahora se suman a la reapertura, y donde los controles han mostrado que no se ha detectado la presencia de la plaga durante por lo menos dos años consecutivos. También se han realizado controles en los 9 ayuntamientos abiertos en el mes de enero pasado y en todos ellos se ha confirmado la ausencia de capturas de polilla guatemalteca en lo que va de 2020, según ha informado la Xunta este jueves a través de una nota de prensa.

El levantamiento de la prohibición está condicionado a que no se detecte presencia de insectos durante dos años consecutivos en el trampeo permanente que se realiza

A consecuencia de la modificación de la zona infectada podría haber cambios también en la considerada zona tampón, como ya sucedió en enero de este año al quedar excluidos de esta zona de seguridad toda la superficie de los ayuntamientos de Pontedeume, Monfero, Vilarmaior y Miño en la provincia de A Coruña y los ayuntamientos de Xermade y Vilalba en la provincia de Lugo, que adquirieron desde entonces el estatus de zona libre de la plaga.

17 municipios mantienen la cuarentena

A pesar de la efectividad de las medidas y la evolución positiva generalizada en el control de la plaga, se mantendrán las restricciones en 7 ayuntamientos de la provincia de A Coruña y 10 de Lugo donde el trampeo de control establecido sigue capturando ejemplares de polilla guatemalteca, aunque en número muy inferior al inicial, pasando en algunos casos de capturar 240 ejemplares en 40 días a tan sólo media docena en la actualidad.

De este modo, los ayuntamientos que mantendrán la declaración de infectados (y, por lo tanto, donde seguirá prohibido hacer plantaciones de patata un año más) serán en la provincia de Lugo Alfoz, Barreiros, Burela, Cervo, Foz, Mondoñedo, O Vicedo, Trabada, Viveiro y Xove. En la provincia de A Coruña los ayuntamientos infectados son los de San Sadurniño, Mañón, Muxía, Narón y Valdoviño y las parroquias de Lendo y Caión en el ayuntamiento de A Laracha, así como la parte sur de la parroquia de Noicela en el ayuntamiento de Carballo.

A Limia, principal comarca productora de Galicia, parece a salvo de la plaga, que sin embargo ha avanzado por la provincia de A Coruña hasta ayuntamientos como Carballo y A Laracha en Bergantiños o Muxía en la Costa da Morte, a donde se amplió en 2018 la zona demarcada

Las medidas fitosanitarias decretadas el 8 de marzo de 2017 por la Xunta para el control y erradicación de la plaga de la polilla guatemalteca de la patata en la comunidad autónoma de Galicia pretendían evitar la propagación de la zona afectada hasta las principales comarcas productoras de patata en la comunidad, como son la de Bergantiños en A Coruña o A Limia en Ourense.

Aunque parece que por ahora a Limia, principal comarca productora de Galicia, está a salvo de la plaga, la Tecia solanivora ha avanzado en la provincia de A Coruña hasta llegar a ayuntamientos como el de Carballo y A Laracha o incluso a Muxía, a donde se amplió la zona demarcada en marzo de 2018 tras haberse detectado la presencia de la plaga en plantaciones particulares realizadas en este municipio.

Problemas derivados del almacenamiento para consumo

patacas_mariña_couza_apaisada

Las recomendaciones pasan por no almacenar en casa más de un saco o dos de patacas para que el consumo sea rápido y no permitir de este modo la reproducción del insecto

Las distintas medidas establecidas para el control de la Tecia solanivora Povolny son de obligado cumplimiento tanto para los agricultores profesionales y de autoconsumo (los que más abundan en la zona en cuarentena) como para los operadores comerciales y puntos de venta tanto de patata de consumo como para siembra y la Xunta ha incrementado el número de sanciones impuestas a plantaciones ilegales, venta a granel o movimientos de patatas no permitidos entre unas zonas y otras, dado que no solo el cultivo hace posible a pervivencia de la plaga.

De hecho, aunque ya van tres años sin poder plantar patatas en los ayuntamientos donde continúa vigente la prohibición y la polilla solo es capaz de sobrevivir en contacto con el tubérculo, su almacenaje sigue permitiendo la propagación y la captura de polillas en las trampas aún a día de hoy.

En Burela existe un foco relacionado con el acopio de patatas para consumo en las casas en cantidad suficiente como para que la palomilla se reproduzca

Esto ocurre, por ejemplo, en Burela, donde se ha detectado un problema puntual localizado en un barrio concreto de esta villa, donde se sospecha que la causa se encuentra en el almacenaje privado en las casas de patata comprada para consumo propio. Las recomendaciones en este campo pasan por no almacenar más de un saco o dos de tubérculo, para que el consumo sea rápido y evitar que el acopio prolongado y en cantidad suficiente posibilite la reproducción de la polilla.

Casos como el de Alfoz, que llevaban dos años sin positivos, han vuelto a dar este verano

En otros casos no se sabe el origen concreto de la propagación y después de no detectarse la plaga durante varios meses esta reaparece con la captura de algún ejemplar suelto en los trampeos. Ha ocurrido esto, por ejemplo, en el ayuntamiento de Alfoz, que hasta el pasado mes de julio llevaba dos años sin dar ningún positivo, pero en una de las trampas cayó un ejemplar en ese mes y lo volvió a hacer en septiembre, lo que impedirá que en todo el ayuntamiento se puedan labrar patatas el próximo año, mientras sin embargo se prevé que sea autorizado en el vecino ayuntamiento de O Valadouro.

Agricultores profesionales y aficionados, a la espera para planificar el calendario anual de cultivos

Planta de patata habanera.

En el norte de Lugo y A Coruña se empieza a labrar la pataca en los meses de enero y febrero

La decisión sobre en qué ayuntamientos se va a mantener la prohibición, cuáles pasan a zona tampón y cuáles se declaran libres fue tomada esta semana tras la reunión de la Comisión de Seguimiento de la plaga, pero falta ahora, para su entrada en vigor, que la resolución sea publicada en el DOG una vez la propuesta de la Xunta reciba el visto bueno del Ministerio.

No es una cuestión menor, porque una de las características que comparten la mayor parte de los municipios con restricciones es la plantación temprana del tubérculo. Son las llamadas patatas tempraneras, labradas en los meses de enero y febrero con miras a su recogida a finales de la primavera y principios del verano.

Los propietarios de parcelas en zonas donde se prevé la apertura reclaman agilidad a la Xunta en la publicación de la resolución para poder encargar la simiente y preparar las tierras

Por eso, en las zonas afectadas había incertidumbre en las últimas semanas por conocer la decisión de la Xunta y son muchas las personas, tanto a título particular como profesionales del sector de la huerta, que esperaban tener información sobre los posibles cambios para poder planificar el calendario de cultivos de la próxima campaña.

Otro de los aspectos comunes en los ayuntamientos costeros de las provincias de Lugo y A Coruña es que se trata de lugares donde se labra fundamentalmente patata para autoconsumo, lo que multiplica el número de fincas y pequeñas parcelas donde se cultiva el tubérculo y donde la Xunta deberá el próximo año supervisar las plantaciones.

En A Mariña y Ortegal abundan las plantaciones tempranas destinadas a autoconsumo

El anuncio del levantamiento de las restricciones en Ribadeo, A Pontenova, Lourenzá, O Valadouro, Riotorto, A Pastoriza, Ortigueira, Neda y Cariño, permitirá a sus vecinos planificar las plantaciones de cara al año que viene y encargar la patata de siembra pero no podrán retomar el cultivo hasta que el DOG publique la resolución modificando la demarcación de la plaga y así el cambio de situación de estos ayuntamientos entre en vigor oficialmente. Por eso, en estos ayuntamientos se espera que la resolución se publique lo antes posible para poder comprar la simiente y preparar las tierras para poder labrarla.

San Sadurniño tendrá que esperar

Pataca afectada pola couza guatemalteca

Pataca afectada pola couza guatemalteca

A pesar de que se debatió en la comisión técnica si levantar o no las restricciones en el ayuntamiento de San Sadurniño, finalmente la Consellería decidió mantener a este municipio como zona infectada. El Ayuntamiento de esta localidad coruñesa advertía a principios de semana que había gente «interesándose en las agrotiendas por cuándo empezaría a llegar patata de siembra para las plantaciones tempranas», pero desde el Gobierno municipal mantenían la prudencia y recomendaban a sus vecinos no comprar patata de siembra mientras no hubiese un levantamiento oficial de la prohibición de plantar para que no les sucediese lo mismo que pasó en el 2017, cuando la prohibición de la Xunta llegó a mediados del mes de marzo, cuando muchos vecinos tenían ya la simiente comprada en sus casas, o incluso labrada ya en sus fincas, una circunstancia que obligó a la Xunta a recogerla, indemnizar su compra y decretar el levantamiento de las plantaciones efectuadas.

Es suficiente con capturar un solo un ejemplar para constatar que la plaga sigue presente en un ayuntamiento y, en consecuencia, que todo su territorio siga cerrado al cultivo, independientemente del lugar donde se hubiese producido la captura

«Medio Rural tiene distribuidas por las 7 parroquias de este ayuntamiento un total de 52 trampas dotadas de dispositivos con feromonas que atraen a los insectos de Tecia solanivora Povolny y en septiembre de 2018 aquí aún cayeron en las trampas algunos insectos. Durante 2019 no se detectó ninguno y, si se respetó la prohibición de plantar y la normativa sobre movimientos y almacenaje, en 2020 tampoco deberían haber aparecido, dado que esta plaga solo puede sobrevivir y reproducirse donde hay patatas», indican desde la entidad local, que lamentan no tener «datos oficiales que nos permitan saber cuál es el estado de la plaga en nuestro municipio» y temen «que la Xunta mantenga las restricciones hasta 2023, puesto que tendrían que pasar dos años sin presencia de la plaga -2021 y 2022- para volver a autorizar las plantaciones».

A día de hoy, no han trascendido datos oficiales que nos permitan saber cuál es el estado de la plaga en nuestro municipio (Ayuntamiento de San Sadurniño)

Por eso, desde el Ayuntamiento insisten en transmitir a los vecinos que «en San Sadurniño las restricciones siguen vigentes y no se pueden plantar patatas, por lo que los vecinos que se adelantaron a la decisión de la Xunta y compraron ya la simiente no podrán labrarla y «tampoco es demasiado aconsejable comer esa patata ante la duda de los tratamientos antigerminantes que pueda traer y que, por cierto, están prohibidos», recuerdan desde el Ayuntamiento de San Sadurniño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información