Prevención de la siniestralidad laboral en el manejo del ganado

Publicidade
Prevención de la siniestralidad laboral en el manejo del ganado

Jornada de prevención de riesgos laborales de Boaga.

La mayoría de los ganaderos está habituado a seguir unas normas de prevención de sentido común en el manejo del ganado, si bien de cuando en cuándo ocurren siniestros laborales por despistes o imprudencias. La Federación de Razas Autóctonas de Galicia, Boaga, elaboró unas pautas básicas de manejo a tener en cuenta en el trabajo con los animales. Recogemos a continuación algunas de sus recomendaciones, que presentó recientemente en la Semana Verde la técnica de prevención de riesgos laborales de Boaga, Marina Rosende.

– En las operaciones de alimentación o limpieza en las naves del ganado, hay que evitar colocarse entre los animales y la pared o entre los animales y el pesebre, de cara a reducir el riesgo de posibles aplastamentos. También hay que tener cuidado de posibles pisotones o de golpes de los animales con la cabeza.

– Cuando el ganado está en el exterior, hay que acercarse a los animales de manera diagonal y de cara. No por la espalda ni de manera frontal directa para evitar que el ganado se vea sorprendido o amenazado. Los animales que están de manera permanente en el exterior pueden estar un poco menos habituados al contacto con la gente y ser más testarudos; no por eso son más agresivos, pero hay que manejarlos con precaución. El ganadero debe conocer el carácter de los distintos animales y debe evitar confiarse con ellos, incluso con los más tranquilos, ya que pueden presentar conductas atípicas en caso de enfermedad.

– A la hora de conducir el ganado, el productor tiene que ir detrás del rebaño, no delante, para evitar posibles embestidas. En el cruce de carreteras, tendrá que haber dos personas con chalecos reflectantes, una a cada lado.

– Las operaciones delicadas, tales como inyección de vacunas o inseminación, habrán de hacerse en una manga de manejo.

– El ganado ovino y caprino presenta problemas específicos, como las posibles acometidas de los carneros. Debe entrarse siempre con vara o perro en las zonas donde estén pastando. También hay que tener cuidado especial en operaciones de rapado.

– Al aire libre, en caso de tormentas hay que considerar el riesgo de los rayos y no permanecer en campo abierto ni debajo de árboles.

Otras recomendaciones de prevención en las explotaciones
– En cuanto a las instalaciones, hay que valorar el riesgo de posibles caídas, tanto al mismo nivel, por suelos mojados o escurridizos, como a distinto nivel, por escaleras insuficientemente protegidas, mal uso de escalerillas de mano, presencia de agujeros, etc. Se debe comprobar asimismo la seguridad estructural de las instalaciones y de la maquinaria a utilizar. El uso de maquinaria es una causa común de siniestralidad laboral en el agro, por lo que también hay que tener en cuenta normas básicas de prevención en este apartado.

– En las operaciones con las fosas de purín, hay que seguir unas estrictas normas de prevención de riesgos para evitar siniestros. Lo mismo en la limpieza de silos, en los que habrá que llevar una mascarilla que filtre el polvo.

– Otros riesgos a tener en cuenta radican en el manejo de productos fitosanitarios o en las posibles enfermedades que puede contagiar el ganado. En este artículo, repasamos las 15 enfermedades profesionales más comunes en el agro gallego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información