Propuestas ante el desafío de los incendios de nueva generación

Los riesgos que introduce el cambio climático, unidos al progresivo abandono de parte del monte, son ya una realidad tanto en Portugal como en Galicia. Unas jornadas organizadas por el Consello da Cultura Galega abordan el problema

Publicidade
Propuestas ante el desafío de los incendios de nueva generación

El cambio climático agrava los riesgos de los incendios forestales.

Cuando se combinan altas temperaturas, fuertes vientos y escasa humedad, los incendios en el monte pueden convertirse en incontrolables. La situación empeora si el fuego llega tras un largo periodo de sequía, como sucedió este otoño en Galicia, y si se registra un progresivo abandono de la gestión forestal. Unas jornadas galaico-portuguesas organizadas por el Consello da Cultura Galega analizan qué hacer ante estos fuegos de nueva generación.

Resumimos a continuación las propuestas y reflexiones que aportó en las jornadas el director de la Escola de Enxeñería Forestal de Pontevedra, Juan Picos.

Gestionar el monte reduce los riesgos. «Tras los incendios del otoño, cuando ardieron montes vecinales que estaban bien gestionados, había comunidades que decían que si no hubieran hecho nada en el monte, habría ardido igual, pero no podemos sacar la conclusión de que no vale la pena hacer nada en el monte», defiende Juan Picos. «Cuanta menor sea la cantidad de combustible que hay en el monte, menor será el peligro».

Otro de los factores que puede mejorar el comportamiento de un fuego es la estructura del combustible. Si existen discontinuidades en el territorio que protejan poblaciones o que ayuden al combate del fuego, el peligro se reducirá.

Frenar el progresivo abandono del territorio. Son precisos incentivos fiscales y asesoramiento a los propietarios forestales para evitar el progresivo abandono del monte. «El camino del abandono, hasta llegar al abandono irreversible, en el que el propietario ya no sabe ni donde están sus fincas ni tiene escrituras, pasa por situaciones previas, que podemos definir como semiabandono y abandono reversible, en el que el propietario, aunque no haga una gestión directa, sabe donde están sus parcelas o tiene quien le diga de ellas. Es importante evitar que esos propietarios caigan en el abandono», destaca Picos.

«A veces nos centramos en ocuparnos de cuestiones muy difíciles de resolver, como la de solucionar el problema de las tierras en abandono irreversible, y dejamos otras cuestiones más sencillas y prioritarias», valora el director de la Escuela de Ingeniería Forestal de Pontevedra.

Aumentar la rentabilidad de los aprovechamientos forestales. Uno de los problemas de la actividad forestal es su escasa rentabilidad, que unida al minifundio, derivan en un abandono de la gestión. «Un estudio de la Asociación Forestal de Galicia sobre los modelos silvícolas posibles en Galicia concluye que buena parte de ellos generan un rendimiento negativo o están en el límite de la rentabilidad«, advierte Juan Picos.

«Si queremos que la gente apueste por modelos silvícolas de menor rentabilidad, es difícil que la gente lo haga con ese escenario económico. No fuimos capaces de generar alternativas o de compensar otras opciones. Los modelos dominantes -señaló Picos en alusión a la expansión del eucalipto- triunfaron por incomparecencia de otras alternativas».

Apoyos a la evacuación o al confinamiento de la población en caso de incendios. Uno de los retos pendientes, señaló Picos, es cómo educar a la población para que sepa lo que tiene que hacer en caso de un incendio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información