¿Qué ecoesquemas de la PAC pueden encajar en las granjas gallegas?

El Ministerio de Agricultura ha elaborado una nueva propuesta de prácticas agrícolas beneficiosas para el medioambiente que quiere primar en el próximo ciclo de la PAC, a partir del 2023

¿Qué ecoesquemas de la PAC pueden encajar en las granjas gallegas?

Zona de protección de un río, sin laborear, en una ganadería de Mazaricos. / Archivo.

La nueva Política Agraria Común (PAC), que entrará en vigor en el 2023, se encamina a lograr mayores compromisos ambientales de agricultores y ganaderos, pues un mínimo de un 20% de los pagos directos se abonará por medio de los llamados ecoesquemas. Los ecoesquemas serán líneas de ayudas orientadas a primar prácticas que contribuyan principalmente a mejorar la biodiversidad y a luchar contra el cambio climático.

La primera propuesta de ecoesquemas, elaborada el pasado año por el Ministerio de Agricultura, presentaba escasas opciones para las granjas gallegas, si bien la nueva propuesta amplía el abanico de alternativas. Repasamos las líneas que podrían tener encaje en Galicia, a falta de que comunidades autónomas, organizaciones agrarias y cooperativas negocien ajustes con el Gobierno. La intención del Ministerio es aprobar los ecoesquemas definitivos esta primavera.

1) Pastoreo extensivo

El ecoesquema de pastoreo se orienta a apoyar a la ganadería extensiva, pues se entiende que los pastos contribuyen a la absorción de carbono de los suelos y que disminuyen los riesgos de incendios, sobre todo en zonas con pastos bajo arbolado o de pastoreo arbustivo.

El objetivo del pago a las ganaderías es impulsar un manejo sostenible de los pastos, con una carga mínima de 0,2 unidades de ganado mayor por hectárea. La carga máxima dependerá de la zona y del tipo de pasto, pero se baraja en principio para la España húmeda una carga máxima de 2 unidades de ganado mayor / hectárea.

La superficie de pastoreo deberá ser aprovechada “a diente”, para lo cual habrá controles. Una de las vías que propone el Ministerio para comprobar el pastoreo es el empleo de collares GPS en los animales. El pastoreo deberá realizarse por lo menos 120 días al año y se deberán aprovechar todas las parcelas solicitadas en el ecoesquema.

Primas para Rede Natura, zonas conflictivas por incendios y áreas con lobo y oso
De manera adicional al pago base de este ecoesquema, se establecerán pagos complementarios para ganaderías ubicadas en zona de Red Natura, que convivan con grandes carnívoros (osos, lobos) o que manejen pastos arbustivos en zonas de probabilidad de incendios.

El Ministerio de Agricultura proyecta crear dos nuevas capas en el Sistema de Información Geográfica (Sigpac) para clasificar las zonas con probabilidad de incendios, en base a los datos históricos, y las zonas de convivencia de ganadería con grandes carnívoros, en base a la información que faciliten las comunidades autónomas.

Los pagos se modularán en función del tamaño de la granja, primando a las familiares, y se valora una ayuda diferenciada para pastos permanentes, que capturan más dióxido de carbono de la atmósfera que los pastos temporales, por lo que tienen más importancia para mitigar el cambio climático.

Podrán optar a este ecoesquema granjas de leche y de carne, según indica el Ministerio.

2) Manejo apropiado de los pastos: siega de prados y márgenes sin segar

Es una línea diseñada tras la petición de organizaciones agrarias, cooperativas y gobiernos de la Cornisa Cantábrica, que solicitaban un ecoesquema adecuado para las ganaderías que dedican las praderas a ensilar y a heno.

El Ministerio propone apoyar la siega de los pastos, siempre que se dejen márgenes sin segar para propiciar el aumento de la biodiversidad. Regulará además el número máximo de cortes de la hierba al año, que deberán ser posteriores a la floración y a la producción de semillas en las plantas, según el borrador del Ministerio.

Preferiblemente, se dedicarán los prados a heno y en el caso de realizarse ensilado, deberá hacerse una correcta gestión de los plásticos. Los márgenes que queden sin segar podrán aprovecharse a diente, pero siempre después del 30 de agosto, para garantizar que salen adelante las poblaciones de mariposas.

Habrá pagos suplementarios para explotaciones en Red Natura y se modularán las ayudas para favorecer a las granjas familiares.

3) Agricultura de precisión: plan de gestión de nutrientes

El objetivo de este ecoesquema es ir más allá de las exigencias de condicionalidad de la PAC. En concreto, se le pide a las explotaciones la elaboración de planes individuales de abonado, con asesoramiento técnico, que permitan ajustar los aportes de nutrientes a las necesidades calculadas de los cultivos, minimizando las pérdidas y el impacto en el medioambiente.

En el marco del plan, se determinarán cantidades, momentos y vías de aplicación. Todos los trabajos quedarán recogidos en un cuaderno de explotación electrónico.

Este ecoesquema anticipa la obligación de un plan de abonado individual, que se exigirá en uno futuro por medio del decreto de nutrición sostenible de los cultivos, en fase de elaboración. Ese decreto está previsto que tenga una fase de transición hasta el 1 de enero del 2027. Desde esa fecha, sólo podrán beneficiarse de este ecoesquema las explotaciones que queden exentas de la obligación del plan de abonado individual. En el caso de los cultivos forrajeros, el decreto exigirá el plan a partir de las 20 hectáreas de secano o 10 de regadío.

4) Planes de uso sostenible de fitosanitarios

La estrategia europea ‘De la Granja a la Mesa’ se marcó dos objetivos claros sobre los fitosanitarios: reducir el empleo de productos fitosanitarios en el campo y evolucionar hacia el empleo de productos con un perfil de menor toxicidad. En consonancia con ese objetivo, este ecoesquema propone un incentivo por hectárea para las explotaciones que demuestren una reducción en el empleo de pesticidas.

Para calcular la reducción de uso de los fitosanitarios, Agricultura hará un cálculo de empleo de fitosanitarios en cada explotación sobre la base del periodo de referencia 2015 – 2017, estableciéndose un objetivo de reducción de un 7% anual en cada hectárea para percibir el pago.

Las explotaciones que quieran cobrar este ecoesquema a partir del 2023 deberán contar ya en el 2022 con un cuaderno de explotación online en el que registren las aplicaciones de fitosanitarios realizadas.

5) Prácticas para la mejora de la biodiversidad

Con este ecoesquema, se busca en especial crear zonas de refugio y alimento para aves, al tiempo que se mejora la movilidad de la fauna entre territorios. Se apoyarán dos prácticas:

El establecimiento de márgenes cultivados e islas biodiversas, en los que se podrán plantar especies herbáceas, arbustivas y árboles (por determinar) que convivirán con las especies silvestres. Entre los criterios a la hora de elegir especies, habrá que favorecer los hábitats para insectos polinizadores.

En los márgenes cultivados, se incluyen los que están al lado de los cauces de agua, con lo que entrarían los bosques de ribera característicos en parte del campo gallego. Los márgenes deberán abarcar por lo menos un 2% de la superficie de la parcela, en tanto las islas de biodiversidad enclavadas en las fincas deberán tener un mínimo de 100 metros cuadrados.

No cosechado y tumbado de una parte de la superficie sembrada de cualquier variedad de cereal (centeno, trigo, etc.) u oleaginosa (colza, girasol, etc.). Se trata de una vía para facilitar alimento para las aves, sobre todo en el periodo verano – otoño. Esta medida se demostró beneficiosa para especies de aves en declive, como perdices, tórtolas y otras aves ligadas a medios agrarios. El tumbado del cultivo se deberá hacer antes de que pasen 15 días tras la cosecha de la parcela.

6) Rotación de cultivos con especies mejorantes

El Ministerio propone incentivar la diversificación y rotación anual de cultivos, incluyendo especies mejorantes del suelo, como leguminosas y oleaginosas. El objetivo es aumentar la fertilidad del suelo, reducir las necesidades de fertilizantes y disminuir la incidencia de malas hierbas y plagas, usando la rotación como vía de control.

Uno de los requisitos es que las explotaciones dispongan al menos de cuatro cultivos distintos (tres en el caso de explotaciones con menos de 10 hectáreas). Como mínimo, el 25% de la superficie se dedicará a cultivos mejorantes, como la veza, el girasol o la colza. La alternancia anual de cultivos en las parcelas será la norma, con excepción de los cultivos anuales. En el resto de la superficie, podrá haber también un 10% de tierras que queden al margen de la rotación anual.

7) Agricultura de conservación: siembra directa

La promoción de la siembra directa busca reducir la erosión del suelo y la emisión de gases de efecto invernadero, asociados al laboreo. El ecoesquema, de manera colateral, asocia la siembra directa a la rotación de cultivos, de cara a reducir el uso de insumos.

Este ecoesquema se orienta en principio sólo a zonas erosionadas o con riesgo de erosión. En principio, por las características de Galicia y las prácticas más habituales en el campo gallego, es un ecoesquema de un interés menor.

Otros dos ecoesquemas se dirigen principalmente a cultivos leñosos: mejora del suelo mediante cubiertas vegetales vivas y alternativas a la quema de restos de poda y cosecha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información