Quemas prescritas y pastoreo: prácticas tradicionales sostenibles para rejuvenecer el monte y preservar hábitats naturales

Quemar el monte para conservarlo. Parece una contradicción pero es una manera tradicional de creación de pasto en zona de matorral que, llevado a cabo de manera controlada, tiene múltiples ventajas tanto desde el punto de vista ganadero como ambiental

Publicidade
Parcelas do monte comunal O Cerredo, en Grao, nos Ancares, nas que se combinaron queimas e pastoreo no marco do proxecto Open2preserve

Monte comunal de Grao, en el que se combinaron quemas y pastoreo en el marco del proyecto Open2preserve

Las quemas controladas (prescristas) y el pastoreo guiado son dos prácticas poco menos que ancestrales que siguen siendo perfectamente aptas para rejuvenecer el matorral de los montes, además de para preservar los distintos hábitats naturales en superficies montañosas.

Es la principal conclusión del proyecto Open2preserve, llevado a cabo con finanaciación europea en Galicia, Francia y Portugal y que incluyó una experiencia piloto en distintas parcelas del monte comunal O Cerredo, en Grao (Cervantes), en las que se combinaron distintos sistemas de quemas y pastoreo para estudiar sus efectos en montes de alto valor ambiental como son los de Os Ancares.

El grupo de Sistemas Silvopastorales (Silvopast) de la Escuela Politécnica Superior de Ingeniería del Campus Terra de Lugo de la USC presentó recientemente los resultados de estas experiencias de valorización de servicios ecosistémicos puestas en práctica en parcelas montañosas incluidas en la Red Natura 2000.

Las quemas controladas combinadas con el herbivorismo pírico es un modelo que resulta apropiado para la preservación de los ecosistemas de montaña

La coordinadora del proyecto, la catedrática Rosa Mosquera, destaca las ventajas de la aplicación de un modelo de gestión sostenible que combina prácticas de quemas prescritas y herbivorismo pírico y que resulta apropiado para la preservación de los ecosistemas de montaña.

El control de la biomasa combustible y la consiguiente merma del riesgo de grandes incendios forestales, así como el aprovechamiento de los recursos naturales propios de estas zonas de monte a través del pastoreo constituyen otros de los beneficios demostrados en las prácticas ensayadas al amparo del proyecto Interreg Open2preserve, una iniciativa comunitaria que busca ofrecer soluciones innovadoras aptas para replicar tanto a nivel local como regional y que garanticen tanto la viabilidad económica como la conservación del medio natural.

Menor coste que el desbroce mecánico

“La quema controlada tiene una serie de ventajas muy obvias como son el control de incendios y un menor coste que otros sistemas. Frente a los 200 o 300 euros por hectárea que cuesta el desbroce por medios mecánicos, mediante este sistema de quemas el coste para los ganaderos es mucho más barato”, explica Rosa Mosquera.

En Francia las quemas se asocian al cobro de las ayudas de la PAC como práctica tradicional sostenible

En otros lugares la propia Administración fomenta este tipo de prácticas por parte de los ganaderos. “En Francia la quema se asocia a los cobros de la PAC y cada tres años están quemando. Allí pagan más a los ganaderos que hacen quemas controladas. Y en Navarra han formado a los ganaderos sobre las épocas en las que se pueden hacer para que lleven a cabo estas quemas controladas que sirven para que luego esos rebrotes puedan ser empleados por animales para su alimentación”, detalla.

Control de incendios y aprovechamiento del matorral por el ganado

El catedrático del Departamento de Producción Vegetal de la USC en la EPS de Ingeniería Antonio Rigueiro explica que en el caso de las experiencias prácticas realizadas en el Monte O Cerredo, en la localidad ancaresa de Grao, las quemas prescritas y las acciones de pastoreo contribuyeron a rejuvenecer los matorrales, que brotaron de nuevo con más vitalidad después de que las lapas hubiesen asolado la parte superficial sin dañar las raíces enterradas.

Con el pastoreo, añade este investigador, el ganado contribuye también a ejercer un cierto control sobre la vegetación al tiempo que impide la proliferación de material leñoso, otorgando al mismo tiempo rentabilidad a esta fórmula de aprovechamiento de los recursos naturales.

El ganado contribuye a ejercer un cierto control sobre la vegetación al tiempo que impide la proliferación de material leñoso

Otra de las ventajas que llevan implícitas este tipo de prácticas sostenibles de conservación y preservación de hábitats alcanza cuestiones ligadas a la propagación de incendios forestales. De hecho, señala Rigueiro, los hábitats de matorral o ucera atlántica está llamados a convertirse en bosque con el paso del tiempo siempre que no se ejerza ninguna actividad sobre su superficie, por lo que son necesarias este tipo de acciones que si bien respetan la biodiversidad también impiden su descontrol.

A mayores de los beneficios ya citados asociados a quemas prescritas y pastoreo guiado, Rigueiro insiste en que las experiencias prácticas realizadas con el proyecto Open2preserve permiten al mismo tiempo la protección de un espacio de la Red Natura, una catalogación que ya de por sí denota su valor ambiental.

Trabas burocráticas

A pesar de los efectos positivos, son pocas las quemas prescritas que se realizan cada año en la comunidad. “Hay un problema de actuación en Galicia para hacer quemas controladas, porque solo se pueden hacer durante 10-12 días en los meses de enero o febrero”, afirma Rosa Mosquera.

Las quemas controladas se hacen siempre ladera abajo, por lo que la temperatura que se alcanza en el suelo es mucho menor que cuando se produce un fuego incontrolado, por lo que ya se puede pastorear la zona ese mismo año, lo que no ocurre cuando hay un fuego forestal.

Eso fue lo que demostró la experiencia llevada a cabo en el monte comunal de Murias de Rao, a 1.392 metros de altitud, en una ucera, con una quema controlada realizada en febrero de 2019.

“Después de hacer la quema se cerró una hectárea en la que se metió ganado equino y otra en la que no se introdujo ganado para analizar que pasaba. Con drones se analizaba cómo iba evolucionando la biomasa en los dos casos” explica Rosa Mosquera.

En Galicia esa misma primavera ya había brotes verdes que podían ser aprovechados por el ganado. En Cataluña, por el contrario, tuvieron que esperar 1 año para poder pastorear y en Portugal 10 meses

“Las uces están muy bien adaptadas al fuego porque rebrotan desde abajo, y en Galicia lo hacen muy rápido. En la misma primavera ya había brotes verdes que podían ser aprovechados por el ganado. Dentro del mismo proyecto se llevaron a cabo experiencias similares en otros lugares. En Cataluña tuvieron que esperar 1 año y en Portugal 10 meses para poder pastorear. Esa es la productividad que tenemos en Galicia y que no aprovechamos”, destaca.

Elección del ganado idóneo

“En el pastoreo es esencial hacer un análisis de la vegetación inicial que tenemos como alimento para elegir el tipo de animal que introducimos. Nosotros metimos caballo, pero consumía todas las herbáceas pero no todas las uces”, explica Rosa Mosquera.

Por eso, dice, el siguiente caso que van a estudiar es introducir cabras y hacer siembra de leguminosas (retamas) tras la quema controlada. “Solo con uces no se mantienen las cabras, porque tienen un nivel de proteína muy bajo, por lo que la combinación con tojos o retamas funciona muy bien porque tienen unos niveles de proteína mucho más altos. La carqueixa también es una leguminosa y se da en zonas más pobres que las retamas”, aclara.

“Al introducir ganado se incrementa la capacidad de secuestro de carbono del suelo”

Rosa Mosquera, no último encontro da Sociedade Galega de Pastos e Forraxes celebrado en Navia

Rosa Mosquera, en el último encuentro de la Sociedad Gallega de Pastos y Forrajes celebrado en Navia

Rosa Mosquera es una experta en cambio climático y forma parte de distintos organismos, foros e instituciones de ámbito internacional relacionados con el calentamiento global. Sin embargo, es crítica con el actual sistema de cómputo de emisiones en la ganadería.

“El suelo no computa en los pagos por secuestro de carbono, solo se tiene en cuenta lo que capturan los árboles, mientras que el suelo representa el 85% en el sistema de carbono. Para la Administración en este momento solo cuentan las emisiones que produce el ganado y el secuestro que hacen los árboles, olvidándose de ese otro 85%”, critica.

Para la Administración en este momento solo cuentan las emisiones que produce el ganado y el secuestro que hacen los árboles, se olvida del otro 85% del carbono, que está en el suelo

“Se está luchando en el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático para que el cómputo sobre las emisiones del ganado sea 10 veces inferior cuando se trata de ganadería extensiva con respeto a la ganadería intensiva”, explica.

“El actual movimiento para que no se coma carne deriva de un modelo de cálculo hecho en Holanda y Australia, donde solo trabajaban con ganadería intensiva. Por eso los métodos de cálculo no tienen en cuenta lo que secuestra el suelo”, añade.

Se está luchando en el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático para que el cómputo sobre las emisiones del ganado sea 10 veces inferior cuando se trata de ganadería extensiva

“La PAC está diciendo que tenemos que ser climáticamente neutros y va a tener que computar cosas distintas de las que se computan hoy, porque no puedes llenar de más árboles una zona que ya está llena de árboles”, razona. “Es necesario establecer de manera objetiva cuáles son las emisiones de efecto invernadero pero también cuál es el secuestro realizado por parte del ganadero. Ese secuestro tiene que pagarse porque es capaz de retirar gases de efecto invernadero de la atmósfera”, defiende.

Un sistema válido de cálculo sobre secuestro de carbono del suelo podría consistir en medir el aumento de los centímetros de tierra negra, la capa de tierra superficial con materia orgánica que hay en el suelo, porque el carbono que ya hay en la actualidad no contaría, únicamente lo haría el que se lograse incrementar, es decir, el aumento de la profundidad del suelo.

El hecho diferencial del suelo gallego: biomasa y pH

Galicia es un lugar privilegiado en cuanto a niveles de carbono en el suelo porque la principal fuente de carbono es la biomasa. Pero el pH del suelo es otra de las razones. “Galicia es la zona de mayor crecimiento forestal de toda Europa y nuestros suelos son ricos en materia orgánica. Fuera de aquí los suelos tienen un 0,5% de carbono, mientras aquí tenemos suelos que llegan al 20%”, indica Rosa Mosquera.

Fuera de Galicia los suelos tienen un 0,5% de carbono, mientras aquí tenemos suelos que llegan al 20%

“En Galicia secuestramos mucho, pero tenemos capacidad de secuestrar más. Cuando se mete ganado en Galicia en las mediciones a nosotros lo que nos da es que se incrementa la capacidad de secuestro de carbono en el suelo. El ganado, al pisar, ayuda a incorporar carbono y a activar los ciclos de nutrientes. El carbono, cuando se secuestra en el suelo por partículas finas (arcillas), ese secuestro dura cientos de años en el suelo si no se libera con el laboreo”, aclara.

El ganado, al pisar, ayuda a incorporar carbono y a activar los ciclos de nutrientes

El pastoreo acelera el ciclo de nutrientes, y la prueba es que mediante la introducción de ganado en el monte aparece la hierba, demandante de mayor nivel de nutrientes, en substitución de especies arbustivas, que precisan menos nutrientes.

El biochar ya se está pagando en Japón

“¿Cuándo se va a trasladar al sector agroganadero el mercado regulado de CO2, el mismo que hace cerrar empresas o dispara exponencialmente el precio de la luz?”, se pregunta la catedrática del Campus Terra, que defiende que “no se debe tener en cuenta solo el secuestro de carbono sino también otros servicios ecosistémicos, como la biodiversidad o la calidad del agua”.

“Japón consiguió introducir el biochar en su cómputo de carbono y aquí tenemos todos los elementos necesarios para hacer biochar, porque lo que se necesita es biomasa y aquí la tenemos”, dice Rosa. El biochar, se logra mediante la quema de biomasa en condiciones de ausencia de oxígeno y es un abono muy bueno que tiene además mucha capacidad de secuestro de carbono.

“En Australia los pagos por secuestro de carbono en eucaliptales obligan a mantener la plantación 100 años, porque sino ese secuestro de carbono dura muy poco tiempo. En Galicia en zonas de pastoreo extensivo ese secuestro en el suelo dura muchos años”, dice.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información