Quescrem, referente en innovación láctea

La empresa, especializada en queso crema, exporta el 40% de su producción a 30 países. Produce 2.000 toneladas anuales y en 2017 abrirá una segunda planta en el polígono de Castro Riberas de Lea (Lugo)

Quescrem, referente en innovación láctea

Laboratorio de I+D de Innolact, en la planta de Castro Riberas de Lea. / Imágenes: Innolact.

La fabricación de queso crema, una gama de producto que exige de precisos conocimientos tecnológicos, estuvo históricamente liderada por grandes multinacionales como Kraft o Bongrain. Alrededor del 2006, el equipo que entonces dirigía el Aula de Productos Lácteos (Universidade de Santiago) desarrolló un proceso productivo propio para la elaboración de queso crema, pero se encontró con que ninguna industria estaba interesada en su compra. Ante ese escenario, los investigadores optaron por impulsar Innolact, una empresa que nació como spin-off de la Universidade y que hoy en día produce más de 2.000 toneladas de queso crema, principalmente bajo la marca Quescrem.

La restauración supone un 50% de su volumen de negocio, la industria alimentaria un 35% y el ‘retail’ un 15%

Innolact basa su éxito en la segmentación de mercados y en una orientación clara a la exportación, que representa el 40% de sus ventas. La empresa está presente en más de 30 países de Europa, norte de África, Oriente medio, Asia Pacífico y Sudamérica. El grueso de su negocio se orienta al canal Horeca (hostelería y restauración), que aglutina un 50% de los volúmenes comercializados, y a la industria alimentaria (35%), en la que su queso crema sirve de materia prima para la elaboración de productos elaborados. Las ventas en supermercado al consumidor final suponen sólo el 15% del total del negocio.

bodegon innolact

Gama de productos
La planta de Innolact, ubicada en Castro Riberas de Lea (Lugo), produce en la actualidad en torno a 45 referencias distintas, parte de ellas orientadas a la hostelería y a la industria alimentaria y elaboradas con un control de la funcionalidad tecnológica del producto, esto es, Innolact indica en cada lote su resistencia a procesos como la congelación o el horneado.

En formatos dirigidos al consumidor final, aparte del queso crema estándar, Innolact ofrece productos con características nutricionales específicas (sin lactosa, light, sin sal, productos bio) y también combinaciones ‘gourmet’ (queso crema con algas, queso crema con ajo y finas hierbas, crema de queso con San Simón da Costa, etc.). El Chocobó, un queso crema con chocolate es otra de sus creaciones más exitosas a nivel del consumidor final.

I+D
El desarrollo de nuevos productos, tanto en queso crema como en otros tipos de queso, es una de las señas de identidad de Innolact. La empresa cuenta con un departamento de I+D (Investigación + Desarrollo) de 9 personas que dispone de una planta piloto propia y de un laboratorio de aplicaciones culinarias. Cada año Innolact reinvierte en I+D entre un 6 y un 10% de los beneficios, según calcula Sergio Martínez, el responsable de I+D de Innolact, que el pasado viernes ofreció una charla sobre la empresa en unas jornadas dedicadas al sector lácteo gallego que organizó el Idega (Universidade de Santiago).

Innolact cuenta con 43 trabajadores y este año prevé facturar unos 10 millones de euros

La industria cuenta en la actualidad con 43 trabajadores, de los que 9 se dividen en tres turnos para operar la planta de fabricación las 24 horas 6 días a la semana. La empresa produjo en 2015 unas 2.000 toneladas de producto y para el 2016 está previsto que llegue a su tope, alrededor de las 2.400 toneladas, la mitad dirigida a la exportación. La facturación prevista para este año asciende a 10 millones de euros.

Nuevas instalaciones
Ante la saturación de la planta actual, Innolact ya inició la construcción de una segunda planta, también en el polígono de Castro Riberas de Lea. La nueva instalación está previsto que comience a funcionar en 2017 y se espera que para el 2020 la capacidad de producción total esté en 5.000 toneladas.

La industria utiliza como materia prima leche mazada y desde 2013 también se abastece de leche cruda de granjas próximas

Como materia prima, Innolact comenzó utilizando leche mazada, un coproducto industrial obtenido durante la fabricación de mantequilla que aporta un plus de sabor y que ofrece también ventajas nutricionales, si bien desde 2013, dado el crecimiento de la empresa y la alta demanda de leche mazada en el mercado, se nutre también de leche cruda de explotaciones lácteas del entorno de la factoría, de las que recibe alrededor del 50% de la materia prima que precisa.

De cara a el futuro, Innolact proyecta una colaboración más estrecha con sus granjas proveedoras para orientarlas con antelación sobre los volúmenes de producción y los niveles de grasa que requerirá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información