La sección ‘Noticias de empresa’ incluye informaciones de actualidad empresarial, así como las notas de prensa de firmas colaboradoras.

Recomendaciones de Beealia para la prevención de ataques del lobo al ganado

Recomendaciones de Beealia para la prevención  de ataques del lobo al ganado

Cierre fijo contra el lobo

La población del lobo en Galicia representa una cuarta parte del total nacional, entre 600 y 800 ejemplares. Estos están repartidos por casi todo el territorio dado que el lobo se desplaza hasta 30 km cada día y que 2/3 de la superficie gallega está considerada como hábitat idóneo para él. En Galicia siempre hubo lobo, pero en las últimas décadas se extendió hasta alcanzar el 94% del territorio.

Debemos asumir como ganaderos que en toda Galicia hay lobo, y que todas las ganaderías gallegas deben tenerlo presente desde el momento que dejen cualquier animal fuera de las cuadras, tanto de día como de noche. Como los animales domésticos son presas fáciles de atacar, si no le ponemos impedimentos, nuestros animales, más temprano que tarde, van a recibir una desagradable visita.

Ante de esta realidad, a todos los ganaderos y ganaderas de Galicia nos toca añadir el lobo y otra fauna salvaje (dependiendo de la especie y del sistema de manejo con el que trabajemos) como un condicionante más de nuestras ganaderías. Todos los años recogemos forraje (silo, heno, paja, …) para guardar alimento para las épocas en las que nos falta el pasto; programamos los partos para disponer de hierba cuando las madres tienen que dar leche; encalamos nuestras fincas para mejorar la fertilidad y la producción forrajera; estos son algunos de los condicionantes de nuestras ganaderías. El lobo es uno más y deberemos implantar sistemas de prevención efectivos para evitar sorpresas desagradables.

En estas últimas décadas, junto con la extensión del lobo por Galicia, los sistemas de producción mudaron y cada vez, bien sea por la insistencia de los técnicos como por el ahorro en costes de producción, dejamos más animales pastando fuera (ovejas, cabras, vacas, novillas, caballos…).

En este contexto debemos preguntarnos si en nuestra ganadería estamos empleando métodos de prevención y si estos son los adecuados.

Lamentablemente no hay ninguna solución mágica, económica y fácil de implantar para evitar al 100% los ataques de lobo. Aun así, se pueden hacer muchas actuaciones para prevenir los ataques. Aquí resumiremos las más importantes y efectivas. Desde nuestra experiencia, y teniendo en cuenta los sistemas de manejo de las ganaderías gallegas, los principales sistemas de prevención a emplear en Galicia son:

-Mastines
-Cierres fijos
-Combinación de cierres móviles y Mastines

Medidas de prevención de los ataques del lobo:

Mastines

Los perros de protección del ganado se vienen empleando desde hace miles de años. En el proceso de domesticación del lobo hasta llega a obtener los perros actuales se ha pasado por muchas fases y usos. Los primeros perros ya se emplearon para la protección de la gente frente a los animales salvajes o para la caza y, junto con la domesticación de las primeras especies para la alimentación (Muflón, cabras salvajes y Uro en ovejas, cabras y vacas), también se produjo una especialización de los perros hacia su protección.

Ya en la península, el papel de los Mastines cómo protectores del ganado transhumante fue enormemente reconocido desde la edad media hasta la industrialización. A lo largo de ese período y hasta bien entrado el siglo XX el ganado que transhumaba por la península en las Cañadas Reales iba siempre acompañado de Mastines.

En la actualidad el Mastín Español (o Leonés), el Mastín de los Pirineos, el Gos de Muntanya dels Pirineus y el Cao Castro Laboreiro son las razas empleadas para la defensa del ganado en la península. En Galicia, por su difusión es el Mastín Leonés el que tiene una mayor implantación en el territorio.

Cuando hablamos de perros de protección, aunque los enmarcamos dentro de una raza concreta, no hablamos forzosamente de animales inscritos en los libros oficiales, ya que en la mayoría de los casos estos se seleccionan por criterios estéticos y no de comportamiento. Tanto es así, que en el Mastín Español surgió una asociación para la protección del Mastín Tradicional (ACMET) que busca mantener el carácter ganadero del Mastín basando su selección por su comportamiento y aptitudes para la protección frente al lobo.

BEEALIA_LOBO_MASTIN_apaisada

Una vez tenemos claro que vamos a incorporar un Mastín para la protección de nuestro ganado, el primer paso que debemos hacer es encontrar un cachorro de 2-3 meses nacido en una ganadería y debemos asegurarnos que los padres trabajan correctamente con el ganado. Este es el principal punto de partida, con el que conseguiremos un animal con unas aptitudes reconocidas. También es necesario tener en cuenta que la actual legislación obliga a que las ganaderías que se dediquen a la cría de perros deben estar registradas en el REGANUZ (Consellería de Medio Ambiente).

 “El perro tiene que estar con el ganado las 24 horas del día”

Una vez tenemos el perro, para conseguir obtener un comportamiento idóneo, proseguiremos con el proceso de entrenamiento en nuestra ganadería. Para eso tenemos que olvidar la mayoría de cosas que pensamos de los perros, ya que tenemos que conseguir que el cachorro se convierta en un animal más del rebaño (vaca, oveja, cabra o caballo) y evitar pensar en él como un compañero de trabajo o incluso un perro para la casa. Lo más importante es que el perro tiene que estar con el ganado las 24h del día, lo más cerca del rebaño posible, y con poco contacto con nosotros. Es suficiente con llamarlo y acariciarlo dos veces al día, cuando le damos de comer.

Así, poco a poco, y hasta los 2 años de vida iremos viendo como el perro prefiere acostarse con el ganado en vez de quedar en la casa o ir a dar una vuelta. Como veis el proceso de entrenamiento dura hasta que el perro llega a adulto y a lo largo de este tiempo hay que estar atento al comportamiento y a las reacciones del perro. Es por eso que se debe de contar con el asesoramiento puntual para corregir cualquier comportamiento no deseado.

Cierres fijos electrificados: 

Otro método eficaz contra los ataques del lobo y que hemos comprobado en varias ganaderías es el uso de cierres fijos electrificados. Pero no todos los cierres valen para la protección del ganado y su diseño debe ser cuidadoso para obtener un buen nivel de protección.

Como norma general es necesario diseñar un cierre que tenga malla ovejera de como mínimo 1m de altura y disponer alambres electrificados a distintas alturas hasta llegar a los 1,5 m de alto. Si no se tienen Mastines el cierre va a necesitar de un alambre electrificado por fuera de la malla, a unos 20-30 cm del suelo. Este alambre electrificado es necesario para evitar que tanto otros perros, zorros, lobos o incluso el jabalí, agujereen por debajo de la malla y abran la puerta a los ataques.

El alambre debe tener un grosor de entre 2 y 2,5 mm

No debemos olvidar tampoco de poner uno o dos alambres interiores para que el ganado no se acerque al cierre y lo pueda deteriorar. Un punto importante es el grosor de los alambres electrificados, estos deben tener entre 2 y 2,5 mm para asegurar que toda la potencia del pastor se transmite a lo largo del cierre.

Para el correcto funcionamiento del cierre es necesario mantenerlo en buen estado y desbrozar o aplicar herbicida (menos recomendable) para que los alambres más bajos no toquen con la vegetación y se pierda la descarga eléctrica del pastor.

 

Cierres móviles electrificados con mastines: 

BEEALIA_LOBO_PECHE_ELECTRIFICADO_2

El tercer sistema que hay que tener en cuenta, sí bien es preciso adaptarlo a las condiciones de cada parcela, es la combinación de cierres móviles para el ganado y los Mastines. Los cierres mantendrán el rebaño compacto en una parcela de no más de 2-4 ha facilitando el trabajo de los Mastines.

Para el cierre de pequeños rumiantes (ovejas y cabras) disponemos de mallas móviles electrificadas (recomendamos que tengan una altura de algo más de un metro) que aunque pueden ser algo laboriosas de poner, aseguran que el ganado se va a mantener dentro del cierre y que el Mastín no marchará. En el caso de vacas y caballos podemos emplear hilos o cintas, junto con varillas o estacas pequeñas.

Este es el sistema que más implantación debiera tener, pero que por falta de conocimiento no se está empleando. Bien sea porque no hay mastines con el ganado, bien sea porque se cierran zonas muy grandes o con mucho relieve, lo que disminuye su eficacia.

Uso de burros:

Otro de los sistemas que a veces se incluyen dentro de los métodos de prevención es el uso de burros con la pretensión que protegen al ganado. Estos no deben de ser tenidos en cuenta como tal, ya que lo que estamos introduciendo en el rebaño es una alarma, pero si no estamos presentes en el momento en que suena, de poco nos va a servir la presencia del burro en el rebaño.

Muy clarificadora es una anécdota que llegó a una reunión de O-Xan. Un ganadero, con vacas en el monte y con ataques recurrentes de lobos al rebaño, compró dos burros y los dejó con sus vacas. Al cabo de un tiempo, preguntado por la eficacia del método dijo: “Durante dos semanas no tuve ataques a las vacas, el método funcionó a la perfección. La primera semana comieron un burro y a la segunda el otro”.

¿Cuál es el coste económico de estas medidas preventivas?

Por último, y no por eso de menor importancia, es necesario conocer los costes económicos de las medidas preventivas, así como las ayudas disponibles para tratar paliar el coste de la convivencia con el lobo. Aunque estos costes deberían ser asumidos en su totalidad por la administración, no todos los métodos de prevención están subvencionados y debemos informarnos, cuando salen las ayudas.

Los cachorros de Mastín, hijos de padres que trabajan con el ganado, correctamente identificados, desparasitados, vacunados y de ganaderías inscritas en el REGANUZ cuestan entre 300 a 500 euros. A mayores, la alimentación del perro y los costes sanitarios a lo largo de su vida alcanzan un promedio anual de entre 400 y 500 euros/Mastín. En este caso la adquisición de perros está subvencionada en la ayuda para la prevención de ataques del lobo con hasta 500 euros por Mastín.

Los cierres fijos, teniendo en cuenta el coste de preparación de los márgenes de las fincas y la mano de obra para su colocación , tienen un coste de entre 6 a 8 euros/m de perímetro. Lamentablemente, desde el año 2012 no se incluyen estos cierres en las ayudas, aunque la Consellería recibió en varias ocasiones la propuesta para introducirlas. Aun así, los cierres fijos son inversiones subvencionables en los planes de mejora, con un tope de 5,6 euros/m y una ayuda de hasta el 50%.

Los cierres móviles, ideales para ganado pequeño pero que es necesario combinar con Mastines, suelen costar entre 100 y 120 euros el rollo de malla móvil de 50 m de largo. Para vacas y caballos se emplean hilos de pastor y varillas metálicas o de fibra de vidrio, en este caso el lote de 10 varillas con los aisladores cuesta entre 15 y 20 euros y el hilo unos 0,06 euros el metro. La ayuda para la prevención de ataques únicamente permite subvencionar las mallas móviles y olvida los cierres móviles para ganado mayor.

Toda esta batería de medidas se pueden emplear, una a una o en combinación, en función de la situación y de las características de cada ganadería. En Beealia, cuando asesoramos a una ganadería, realizaremos una evaluación de la misma, de su sistema de producción, de las disponibilidades de mano de obra, de los objetivos del/a ganadero/a, de la situación en su entorno y elaboraremos un plan de prevención con las medidas a poner en práctica. Posteriormente realizamos un seguimiento anual para asegurar el buen funcionamiento de los métodos de prevención implantados.

Para más información sobre los métodos de prevención, este mes de junio, dentro del Curso de Verano de la USC ¿COMO PRODUCIR LECHE A PASTO Y LECHE ECOLÓGICA?” se darán todos los aspectos técnicos y su aplicación práctica.

Beealia forma parte de O-Xan, el grupo de diálogo sobre la gestión del lobo en Galicia. De esta manera intentamos transmitir nuestros conocimientos prácticos al resto de miembros y adquirir otros para completar el asesoramiento a los ganaderos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información