Recomiendan mantener la vigilancia de los viñedos ante la cercanía de la vendimia

Publicidade
Recomiendan mantener la vigilancia de los viñedos ante la cercanía de la vendimia

Manchas de mildiu recientes en hojas nuevas de viñas. // Imagen. Estación Fitopatológica de Areeiro.

El último aviso fitosanitario emitido desde la Estación Fitopatológica de Areeiro, dependiente de la Diputación de Pontevedra, incide sobre la importancia de mantener vigilados los viñedos para atajar de forma rápida los problemas que puedan surgir. Con el inicio del pintado de los racimos comienza también la cuenta atrás para la vendimia, por lo que los viticultores deben tener en cuenta también los plazos de seguridad de ser preciso aplicar productos fitosanitarios para el tratamiento de plagas como el mildiu. En caso de que las bodegas ya hayan establecido fechas límite para el empleo de fitosanitarios es preciso consultar con los técnicos las soluciones para atajar las patologías.

La ola de altas temperaturas y la escasez de lluvias sigue propiciando una buena sanidad de los viñedos. A medida que avanza el pintado de las uvas disminuye también el riesgo de daños por plagas como el mildiu. “Con el pintado la sensibilidad del racimo al patógeno del mildiu es mínima, por lo tanto ya no se producirán daños y solo se verán afectadas a las uvas más retrasadas en las viñas que aun no alcanzaron este estado fenológico”, recoge el boletín de Areeiro.

Las previsiones de que se mantenga el tiempo seco para los próximos días hacen prever que tampoco evolucionen las manchas que se puedan producir en otras partes verdes de la planta, como los brotes terminales o en aquellas zonas menos accesibles para los tratamientos. Con todo, recomiendan mantener la vigilancia, sobre todo en aquellas viñas menos vigorosas, ya que precisan conservar la suficiente superficie foliar para mantener la cosecha, por lo que es preciso controlar la incidencia para que no se lleguen a producir defoliaciones.

El riesgo de daños por oídio y black rot también está siendo mínimo. En el caso del oídio pueden aparecer síntomas del hongo en las partes verdes de la viña y en los racimos rebuscos, pero con el pintado la sensibilidad de la uva es mínima. Lo mismo acontece con el black rot, ya que al entrar en la fase de pintado ya no hay riesgo de daños a la uva. A partir de estos momentos, en las plantas con síntomas las uvas terminarán con el momificado, como ya observaron esta semana el personal de Areeiro en cepas abandonadas.

Las elevadas temperaturas también redujeron la incidencia de polilla del racimo, sin apenas capturas de machos en las trampas dispuestas por la Estación de Areeiro y sin daños del insecto en los racimos. Tampoco esperan problemas derivados de las perforaciones de las orugas de la polilla en los próximos días si se mantiene la previsión de sequía.

En sus revisiones de los viñedos de la provincia, el personal de Areeiro sigue detectando daños por golpes de calor en los racimos y plantas con alteraciones de la madera y con síntomas de estrés hídrico, así como un repunte de la erinosis de verano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información