La sección ‘Noticias de empresa’ incluye informaciones de actualidad empresarial, así como las notas de prensa de firmas colaboradoras.

Riesgo de contaminación por micotoxinas en forrajes y piensos según el estudio de Alltech

Riesgo de contaminación por micotoxinas en forrajes y piensos según el estudio de Alltech

Maíz colonizado por Fusarium, hongo que produce micotoxinas

Los patrones climatológicos han sido cambiantes en toda Europa durante la temporada agrícola de 2020 y han tenido un impacto directo con la presencia de determinados mohos y micotoxinas en diferentes regiones. Las micotoxinas son producidas por ciertas especies de mohos y constituyen una preocupación para los ganaderos por su capacidad de influir en la calidad de los piensos y por sus repercusiones en la salud y el rendimiento de los animales. Las muestras recogidas, procedentes de toda Europa, como parte del Estudio Europeo de la Contaminación por Micotoxina en la Cosecha de Verano de Alltech, fueron enviadas al laboratorio de servicios analíticos de micotoxinas Alltech 37+® , y el análisis de las muestras indica la  presencia de micotoxinas con niveles de riesgo entre moderado y alto.

 

Los resultados provienen de 274 muestras de cebada, trigo, grano de maíz, ensilado de maíz, ensilado de hierba, alfalfa, hierba, guisantes, avena, harina de girasol, triticale y soja. Estas muestras se recogen en explotaciones y sitios de producción de materias primas y de piensos de 15 países que incluyen a Rusia, Portugal, España, Dinamarca, Hungría, Grecia, Bielorrusia, Croacia y Kazajistán, y proporcionan un cuadro representativo del riesgo de contaminación por micotoxinas en todas las regiones, con un riesgo global entre moderado y alto. Las muestras han revelado un número promedio de 4,4 micotoxinas; de ellas el 99,6% con al menos una micotoxina, y el 96,4% con dos o más micotoxinas. Las fumonisinas fueron encontradas en el 80,7% de las muestras, mientras que el 74,5% contenía tricotecenos tipo B.

 

Una tendencia llamativa de años recientes es la creciente presencia de las micotoxinas emergentes. En más del 75% de las muestras se encontró este grupo, en el que se incluyen micotoxinas específicas como la beauvericina, la moniliformina, la fomopsina A, el alternariol y las enniatinas A y B. La zearalenona (ZEN), una micotoxina que puede tener un impacto significativo en la fertilidad de la mayoría de los grupos de especies, fue detectada en casi el 7% de las muestras. La aflatoxina B1 (AFB1), micotoxina particularmente perjudicial, producida por un hongo del género Aspergillus, fue detectada en menos del 7% de las muestras analizadas – un porcentaje que es potencialmente más bajo que el esperado- considerando las condiciones más secas de lo normal este año, en gran parte de Europa Central y Europa del Este.

 

Globalmente, los resultados actuales indican un riesgo por micotoxinas entre moderado y alto, en este año, en toda Europa y los productores deben seguir siendo conscientes de cómo el riesgo y el impacto variarán en diferentes especies y grupos de animales, siendo los animales reproductores y los animales jóvenes los más vulnerables”, explicó la Dra. Radka Borutova, directora técnica europea, del equipo Alltech® Mycotoxin Management. «Sabemos que está demostrado que alimentar con piensos, aunque tengan un nivel de contaminación bajo, afecta a la salud animal y al rendimiento, de manera que, incluso en los escenarios de menor riesgo, los productores no deben bajar la guardia frente a la amenaza de las micotoxinas«.

 

Resumen de resultados por región:

  • Europa del Sur (Portugal, España, Grecia y Croacia): Los resultados de esta región muestran que el 91,3% y el 80,4% de todas las muestras, estaban contaminadas con fumonisinas y con micotoxinas emergentes, respectivamente. La concentración promedio de las fumonisinas fue de 1.195,88 ppb, una concentración capaz de perjudicar la salud y el rendimiento del ganado porcino. Más del 86% de las muestras contenían ácido fusárico, que suele encontrarse en diferentes materias primas y piensos, principalmente en el maíz. El ácido fusárico interviene en muchas interacciones con otras micotoxinas y tiene un efecto sinérgico con micotoxinas como las fumonisinas y la moniliformina y sobre todo con los tricotecenos tipo B como deoxinivalenol (DON). La AFB1 fue detectada en menos de un 6% de las muestras, y la concentración máxima de 8 ppb fue encontrada en una de las muestras de España. La concentración máxima de DON 4.903,3 también fue detectada en España en el ensilado de maíz.

 

  • Europa Central (Alemania, Hungría y República Checa): Las muestras estaban contaminadas por fumonisinas en un 86,7% y por tricotecenos tipo B en un 73,5%. La concentración promedio de tricotecenos tipo B fue 463,5 ppb, una concentración capaz de perjudicar la salud y el rendimiento del ganado porcino. Más del 68% contenía micotoxinas emergentes, un grupo de creciente relevancia en los últimos años. La AFB1 fue detectada en menos del 4% de las muestras, y la concentración máxima de 3,6 ppb fue encontrada en una de las muestras de Hungría. La concentración máxima de DON fue encontrada en ensilado de maíz, de la República Checa, con una concentración de 3.921 ppb.

 

  • El Báltico y Europa del Este (Estonia, Lituania, Rusia, Bielorrusia y Kazajistán): De las muestras analizadas, un 70,9 % estaba contaminado con tricotecenos tipo B, fumonisinas y micotoxinas emergentes. La concentración promedio de tricotecenos tipo B fue 454,9 ppb. Ninguna de las muestras de Europa del Este estaba contaminada con zearalenona, una micotoxina que puede tener un impacto significativo en la fertilidad de la mayoría de los grupos de especies. La AFB1 fue detectada en más de un 10% de las muestras, y la concentración máxima de 27 ppb fue encontrada en una de las muestras de ensilado de hierba de Lituania. La concentración máxima de DON se encontró en la República de Lituania en ensilado de maíz, de la República de Lituania, con una concentración de 4.970,5 ppb.

 

  • Europa del Norte (Dinamarca): Los resultados de esta región revelan que en un 94% y en un 92% de todas las muestras, había contaminación por micotoxinas emergentes y tricotecenos tipo B, respectivamente. La concentración promedio de micotoxinas emergentes fue de 414,4 ppb. Resulta interesante saber que el 6% de las muestras contenía alcaloides ergóticos, mientras que en las muestras de cebada la concentración promedio era 695,4 ppb y la concentración máxima era 2.037 ppb. La AFB1 fue detectada en menos del 2,5% de las muestras, y la concentración máxima de 3 ppb fue encontrada en trigo cosechado en Dinamarca. La concentración máxima de DON se detectó en cebada de Dinamarca, con una concentración de 1.351,8 ppb.

 

Los niveles promedio de las micotoxinas identificadas son inferiores a los niveles recomendados por la Unión Europea para cada una de las micotoxinas cuando se evalúan individualmente. Solo el 0,36% de las muestras superó la concentración permitida por la UE para la AFB1 (20 ppb) en los ingredientes de piensos. ( REGLAMENTO (UE) Nº. 574/2011 de la COMISIÓN). Sin embargo, el nivel de riesgo de estos ingredientes para las especies productivas, basado en el Valor de Riesgo Equivalente (REQ) de Alltech, varía entre moderado y alto, cuando interviene el desafío causado por múltiples micotoxinas. Los productores de ganado porcino deberían ser conscientes de que el nivel de riesgo, basado en Valor de Riesgo Equivalente ( REQ), para las cerdas reproductoras y para los lechones, se considera alto.

 

  • Cuando los niveles de contaminación por micotoxinas se aplican a la avicultura, el riesgo por micotoxinas para las aves reproductoras es moderado, mientras que en los broilers es entre moderado y bajo.

  • En los rumiantes, los resultados de las muestras analizadas, a fecha de hoy,  indican un riesgo de moderado a bajo en las vacas lecheras.

 

 

Hubo una notable diferencia en los niveles de contaminación por micotoxinas entre los cereales de grano grande (el maíz) y los cereales de grano pequeño (el trigo, la cebada, la avena). El número promedio de micotoxinas detectado en muestras de maíz era de 6,4, mientras que en granos pequeños era 3,6. Esta variación se refleja en el valor REQ y en el riesgo de alimentar con estos ingredientes a especies y a grupos de animales específicos. Por ejemplo, para las cerdas, incluidas las primerizas, alimentarlas este año con maíz de la cosecha de estas muestras conlleva un riesgo mayor que si fueran alimentadas con granos pequeños, ya que se prevé que el riesgo por micotoxinas sea menor.

 

Alltech organiza un webinar con la Dra. Radka Borutova, el 9 de diciembre, a las 11:00 hora local, puede registrarse pulsando aquí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información