SAT Teixeiro, confort para el ganado y aumento de produción con los robots

Visitamos en el ayuntamiento de A Pastoriza esta explotación que emplea desde hace año y medio para las camas la mezcla de carbonato y serrín de Galical y confió en Lely para automatizar el sistema de ordeño. Se trata de una de las mejores ganaderías por ICO de Galicia y lleva dos décadas apostando por la mejora genética de su cabaña, primero con embriones de Boss y ahora de Xenética Fontao

Mamoudou, Manolo, Teresa e Javier na zona da nave de produción que ampliaron hai dous anos para secas e xovencas

Mamoudou, Manolo, Teresa y Javier en la zona de la nave que ampliaron hace dos años para secas y novillas

Tres hermanos (Teresa, Manuel y Javier Teijeiro Álvarez) están al frente de SAT Teixeiro, una explotación familiar situada en la parroquia de A Rigueira, en A Pastoriza, que destaca por los índices genéticos y morfológicos de sus animales y fue de las primeras explotaciones en Galicia en hacer la prueba genómica a todo su rebaño. Entregan la leche a Entrepinares, por lo que buscan un equilibrio entre litros y calidades y hacen hincapié en la comodidad de los animales y en el manejo tanto en la etapa de producción como en la recría.

La ganadería la heredaron en el año 2001 de sus padres, Félix y Pilar, con unos 40 animales dando leche y fue creciendo hasta contar hoy con unas 125 vacas en producción repartidas en dos robots de ordeño instalados hace dos años. Los tres hermanos optaron en su momento por trasladar la explotación a una zona alejada de las casas, en el lugar conocido como Fontes, lo que les permitió diseñar de nuevo las instalaciones sin toda una serie de limitaciones con las que se encontraban en la ubicación donde comenzaron sus padres, y así poder seguir ampliando y creciendo progresivamente todos estos años, y, al mismo tiempo, aprovechar el establo viejo para la recría.

En nuestro caso nuestros padres cuando se jubilaron, que decidieron hacerlo anticipadamente para que cogiésemos nosotros la explotación, no volvieron aquí a trabajar ni se metieron en nuestras decisiones. En ese sentido, se supieron retirar y siempre nos apoyaron

«Yo y Manolo nos incorporamos en el 2001, yo con 24 años y él con 22 e hicimos la SAT y un año después empezamos las obras. En el año 2003 se unió también Teresa. Miramos de hacer de nuevo en esta finca que ya habíamos comprado unos años antes y aprovechar la cuadra vieja para almacén y recría», cuenta Javier. «En nuestro caso nuestros padres cuando se jubilaron, que decidieron hacerlo anticipadamente para que cogiésemos nosotros la explotación, no volvieron aquí a trabajar. En ese sentido, se supieron retirar. Nuestro padre estaba siempre a nuestro lado apoyándonos pero no se metía en nada, nos dejaba hacer y siempre nos dio para adelante», dice. Félix falleció hace unos años, pero Pilar sigue siendo un apoyo importante y les facilita el trabajo diario. «Cuando paramos a mediodía, por ejemplo, tenemos la comida hecha», ejemplifican.

Robots, amamantadora, arrimador y eficiencia energética

Un dos robots moxe o lote de primeirizas e o outro as multíparas, con punteo e ración de alimentación diferenciada

Un robot ordeña el lote de primerizas y el otro las multíparas, con punteo y ración de alimentación diferenciada

Las últimas decisiones que han tomado han consistido en la automatización de la granja, con la incorporación del sistema de ordeño robotizado, un arrimador autónomo para la ración y una amamantadora nodriza para las terneras. Coincidiendo con estos cambios, ampliaron y reconfiguraron la nave para acoger a la recría en su fase inicial y final y a las vacas secas. Aprovecharon también para acometer mejoras en cuanto a la eficiencia energética de la granja, con la instalación de un sistema de generación fotovoltaica para autoconsumo junto con un variador de frecuencia, un enfriador de placas y un cambio de iluminación.

Consideran que el paso de la sala de ordeño al robot les ha ayudado a aprovechar mejor el potencial productivo de su ganado. «Aquí teníamos animales que en la sala eran vacas buenas, pero fueron al robot y se convirtieron en otro tipo de vacas mucho más productoras. Fue un cambio positivo para nosotros, hubo vacas que han llegado a los 70 litros y otras que incluso han pasado de ellos y en la sala no lográbamos esas producciones en esos mismos animales. Nosotros una media de 41 litros nunca la tuvimos cuando ordeñábamos en la sala, habíamos llegado alguna vez a 39 litros y medio, pero había mucha leche en las camas, así que habíamos tenido que volver a bajar un par de litros. Y era algo esporádico durante veinte días o un mes pero ahora desde que pusimos los robots es continuo. Y eso que no les estamos dando caña a las vacas, por el tema de llegar a las calidades requeridas por la empresa a la que le entregamos la leche, que sino podíamos tener dos o tres litros más tranquilamente», aseguran.

Zona de separación para facilitar el manejo de las vacas en producción

Unha vaca na zona de separación, con capacidade para seis animais

Una vaca en la zona de separación, con capacidad para seis animales

Los robots cuentan con una zona de separación dotada con seis cubículos, a donde mandan a los animales en celo, los que están enfermos, las vacas recién paridas o también a las que están secando. «Se hacen muchas cosas en esa zona de separación, es algo muy cómodo y muy práctico, por ejemplo alguna que está enferma la mandamos para allí para que cuando venga el veterinario esté ya separada», cuenta Javier.

En el momento de secar, durante tres o cuatro días les hacemos un único ordeño. El secado brusco es cómodo para el ganadero, pero la vaca se adapta mejor así

Ese espacio también les facilita el manejo en muchas otras tareas diarias. «Sobre todo separamos vacas que están muy próximas, para que no anden por el medio de las otras, o cuando secamos ya le marcamos en el ordenador al robot también para que nos las mande para allí, y durante tres o cuatro días les hacemos un único ordeño para que no noten tanto el secado brusco y no les quede todo ese volumen de ubre. El secado brusco es cómodo para el ganadero, pero la vaca se adapta mejor así, a nosotros nos funciona mejor así, porque insuman mejor las ubres y no tenemos problemas», añade Manuel.

Recría dividida en 4 lotes hasta el destete

SAT TEIXEIRO recria2

Cuando instalaron los robots, en julio del 2019, aprovecharon para hacer una ampliación para las vacas secas y las novillas y reconvirtieron el espacio que ocupaba la sala de ordeño y la zona de espera para la recría, instalando también una amamantadora, lo que les ha permitido mejorar el crecimiento de las terneras. «Notamos un crecimiento más uniforme. Antes teníamos problemas en el cambio del box individual al lote. En esa adaptación paraban de crecer, pero ahora están en grupo desde pequeñitas y lo notan mucho menos», cuenta Manuel.

Tienen este espacio de la recría más pequeña parcelado en cuatro zonas, lo que les permite ir haciendo lotes en el periodo de lactancia de los animales. En un grupo están solo los machos, destinados a vender a cebaderos, y en los otros tres van dividiendo las terneras por edades, incorporándolas al lote inicial a medida que van naciendo y rotándolas después por los otros espacios a medida que cumplen semanas de vida. «Eso nos permite que no haya saturación de animales ni competencia en la amamantadora entre terneras mayores y terneras recién nacidas, por eso optamos por poner la amamantadora con cuatro estaciones diferenciadas», explica Javier.

Pusimos una amamantadora con cuatro estaciones y separamos por edades porque así los animales nunca compiten, los pequeños son todos pequeños y los mayores están en otros lotes

Ese sistema les permite una incorporación temprana a la amamantadora. «Como están con animales de su misma edad y están muy holgadas de espacio, desde que acaban el calostro ya pueden ir para la nodriza y no tienen ningún problema, se adaptan perfectamente. Al tener poca carga tampoco tenemos problemas de trasmisión de enfermedades y, en caso de que hubiera un contagio, podrían infectarse 4 o 5, que son las que están en ese lote, pero no las 20», razona Manuel. «Antes ya no teníamos muchas bajas, pero desde que pusimos la amamantadora no nos ha muerto ninguna ternera por el manejo, el año pasado de ochenta y pico partos solo tuvimos dos bajas, dos animales que ya nacieron muertos», añade su hermano.

Les gusta hacer tanto el secado de las vacas como el destete de las terneras progresivo para que los animales noten lo menos posible los cambios

Las terneras van incrementanto la ingesta hasta mamar 10 litros, pero a partir del día 55 les van bajando a la leche progresivamente hasta 85 días, que es cuando hacen el destete. «La curva de lactancia arranca con 5 litros y medio y a los 12 días ya están tomando 7 litros y van subiendo, luego se mantienen entre 20 y 30 días en los 10 litros y después ya va bajando. En los últimos días maman medio litro», explica Teresa.

Aprovechan el establo viejo para tener parte de las terneras

SAT TEIXEIRO recria3

Tras el destete en la zona adaptada hace dos años para las becerras en el espacio que ocupaba antes la sala de ordeño en la nave de producción, las terneras bajan para las instalaciones viejas de la ganadería, las que usaban sus padres como establo, hasta el momento de ser inseminadas, en el que ya vuelven para la ampliación acometida también hace dos años en la nave nueva. «Cuando van para el establo viejo ya van adaptadas a la comida y a la trabadiza para que no noten el cambio y allí siguen estando en cama de paja hasta los 8 o 9 meses, que pasan a cubículos», indica Manuel.

En las naves que tenían sus padres están las terneras entre el momento del destete y el de la inseminación

Siguen prestando atención a la mejora genética, poniendo embriones y optando por el semen sexado en las novillas, pero inseminando con cruce industrial, sobre todo azul belga, casi el 50% de las vacas adultas. «Con los robots nos hemos limitado y no podemos crecer más, por lo que en este momento estamos poniendo mucha carne porque el mercado de las terneras es muy irregular y nosotros invertimos mucho en genética desde hace muchos años pero para conseguir vender una ternera en 300 o 350 euros era complicado, cuando tú habías gastado 500 o 1.000 euros en embriones. La gente te venía a comprar las terneras y aún te regateaba, así que ahora ponemos mucho cruce. Sacas igual los 300 euros y nadie especula con tus becerras», razona Javier.

Más de 20 años invirtiendo en genética

SAT TEIXEIRO cepillo benestar animal

Esta ganadería de A Pastoriza destaca por los índices genéticos y morfológicos de sus animales, aunque, asegura Javier, «para que haya un animal bueno en una explotación, a mayores de una buena base genética, tiene que haber también manejo, confort y alimentación». SAT Teixeiro fue además de las primeras explotaciones en hacer la prueba genómica a todo su rebaño. «Nosotros trabajamos mucho con Fontao y ponemos una media de unos 15 embriones al año, siempre ponemos lotes, y como tenemos nuestras terneras todas genotipadas cuando sale una con unos buenos índices y hay demanda de embriones también les sacamos embriones y vendemos», explican.

Nosotros llevamos invertido mucho en genética. Hoy aquí el 80 o 90% de los animales son descendientes de Boss

Cuando Javier y Manuel se incorporaron a la ganadería familiar, su inquietud por mejorar el nivel genético de su ganado los llevó a comprar en los primeros años animales de alto valor genético en el centro de Boss de Guísamo y por apostar de manera decidida por la técnica de transferencia embrionaria. «Hoy aquí el establo el 80 o 90% es descendiente de Boss. Nosotros en el año 2002 compramos vacas de 4.000, 5.000 y 7.000 euros, que era mucho dinero para una vaca, y cuando se deshizo el centro, compramos muchos embriones de las novillas que estaban en cabeza en genómica. Nosotros teníamos claro que había que apostar por eso», asegura Javier.

Tenemos todo el establo genotipado desde hace 4 o 5 años, fuimos de los primeros en hacer aquí la genómica

Con el paso de los años siguieron tratando de mantener y de mejorar aquella base. «Nunca nos oponemos a traer familias de fuera cuando las trae Fontao. Hoy la genética está a precios muy asequibles, pagas 600 o 700 euros por 4 embriones, cuando antes lo pagabas por uno solo», considera Javier. «Está claro que la genómica dio un giro a todo esto, pero los animales buenos genómicamente salieron donde se estaba trabajando la genética desde hacía años», opina Manuel.

En el último balance de la Federación Frisona Gallega, relativo al año 2019, fueron la ganadería número 2 en índices genéticos (ICO) en la provincia de Lugo, la número 6 de Galicia y la número 15 de España y cuentan con la vaca número 2 en ubres, la número 5 en patas y la número 18 a tipo. Es el resultado de la constancia, que los hace ocupar puestos de honor desde hace años. «En 2016, durante casi un año, tuvimos la vaca número 1 de España, Teixeiro Suprem Suba FIV ET, que era hija de Suprem y nieta de Barman, dos toros de Fontao», recuerda Javier.

Equilibrio entre producción y calidades

SAT TEIXEIRO GALICAL cama carbonato7

Pero la estrategia de inseminación de SAT Teixeiro cambió radicalmente desde que hace dos años instalaron los robots. «Nosotros éramos más tiperos pero ahora nos fijamos menos en eso. Ahora estamos condicionados por el robot y buscamos rentabilidad, así que lo que buscamos ahora es velocidad de ordeño, patas y ubres», reconoce Manuel.

SAT Teixeiro vende la leche a Entrepinares desde hace 3 años por lo que busca un equilibrio entre litros y sólidos. «Nuestra media actual es de entre 40 y 41 litros por vaca y día con un 3,80-3,85% de grasa y un 3,35% de proteína. Tenemos que estar siempre por encima del 3,80% de grasa, porque nos exigen esas calidades, pero a nosotros también nos interesa tener litros porque hasta ahora aún se sigue pagando la leche en función de los litros, pero más media de producción sería complicado porque no cubriríamos las calidades y nos penalizarían», razona Javier.

Están contentos con la empresa a la que entregan y son conscientes de que al tratarse de una quesería, porcentaje de sólidos y calidad de la leche son aspectos esenciales. «Nosotros llevábamos ya muchos años en certificación a través de Irmandiños, que había sido la primera cooperativa que había empezado a certificar la leche, y ya nos valió para Entrepinares. Nosotros antes pertenecíamos a una cooperativa aquí que se llamaba O Caxigo pero cogían el pienso a Irmandiños, así que decidimos ser socios de Irmandiños directamente. Eso fue ya hace más de 20 años», cuenta Manuel.

65 hectáreas de superficie

SAT TEIXEIRO silos1

Irmandiños (ahora CLUN) les presta también diariamente el servicio de carro mezclador. Hacen dos raciones de producción, una para las primíparas y otra para las multíparas, que es también como las tienen separadas en los robots, en dos lotes. Las primerizas están con 30 kilos de silo de maíz, 18 de silo de hierba, 2,5 de alfalfa y 8,5 de concentrado, más lo que puntea el robot, que llega, según producción, hasta los 9 kilos. En cuanto las adultas, están con 32 de maíz, 20 de hierba, 2,5 de alfalfa y 8,5 de mezcla de concentrado. «Las multíparas van todas igual pero la gráfica de punteo para las primerizas es diferente, porque llegan más tarde al pico de lactación, lo acaban cogiendo a los 120-130 días», asegura Manuel.

Hacen el ensilado de la hierba y del maíz en la explotación y les viene el carro de la cooperativa Os Irmandiños a hacer la ración

Esta ganadería maneja unas 65 hectáreas de terreno, de las que echan a maíz 37. De ellas 17 quedan solo para maíz y en las otras 20 hacen rotación maíz-raigrás. Aunque A Pastoriza es uno de los ayuntamientos con más producción de leche de Galicia, empieza a haber alguna tierra disponible en la zona. «Era más complicado aumentar superficie hace unos años, ahora empieza a ser posible y sobre todo es más fácil tener las fincas localizadas más cerca de la explotación», considera Manuel. «Nosotros tenemos todo aquí alrededor, excepto 5 hectáreas que tenemos en Pacios y en las que echamos maíz nada más», añade su hermano.

Habitualmente hacemos un solo corte del raigrás porque dos cortes encarece los costes de segar y ensilar y estás sacrificando producción de maíz

En cuanto a los trabajos agrarios, una parte los hacen ellos y otra parte los contratan la una empresa de servicios de la zona, sobre todo en las campañas de ensilado y siembra del maíz. «En la hierba nuestra idea es sacar un corte solo porque para obtener dos en esta zona es complicado y te aumentan mucho los costes de segar y ensilar para poca producción a mayores que coges y estás sacrificando una semana o diez días del maíz por hacer esos dos cortes y muchas veces no compensa porque estás mermando la producción de maíz», asegura Manuel. Este año, sin embargo, han hecho dos cortes. «Aprovechamos que hizo buen tiempo para segar temprano el primer corte y limpiar las fincas pero lo habitual es hacer un solo corte de hierba y después el maíz», aclara.

Los silos de hierba muy pequeña, con mucha proteína y poca fibra, son muy delicados de manejar en el carro

Además, añade, «al ser un corte, el primero, de hierba muy tierna, hace bolas en el carro y eso no se mezcla bien con el maíz ni con el concentrado y aunque tengas un silo de hierba con una analítica de un 20% de proteína y una digestibilidad enorme después realmente lo que comen las vacas no es eso, porque hace mala mezcla y una come las bolas de silo de hierba y la otra el maíz y cuanto más mezclas en el carro más apelmaza y más bolas hace, por lo que esos silos de hierba tan buenos son después muy delicados de manejar en el carro», explica.

Inyección del purín

SAT TEIXEIRO cisterna inxector purin1

La cisterna con el sistema de aplicación localizado del purín les costó 130.000 euros

Además de la ampliación de las instalaciones y de la modernización de los sistemas de ordeño y alimentación, al ir creciendo la granja las necesidades de maquinaria también se han ido incrementando. Una de las últimas adquisiciones ha sido una cisterna con inyectores para la aplicación del purín. «Llevamos dos años inyectando el purín y vemos que tiene ventajas claras: es más rápido, desprende menos olor, no dependes de donde venga el viento e incluso si la hierba está más alta no la retrasa, lo puedes echar igual, cuando de la otra manera no. Es mucho más rápido a la hora de echarlo porque descarga antes y llevas más anchura y a la hierba se le nota muchísimo porque nunca la manchas», cuenta Javier, que es normalmente el que se encarga del abonado.

Llevamos dos años inyectando el purín y vemos que tiene ventajas claras: es mucho más cómodo y rápido a la hora de aplicarlo y nunca retrasas el crecimiento de la hierba aunque esté algo alta

La inversión necesaria en adquirir todo el equipo fue de 133.000 euros. «Nosotros teníamos una cisterna de 18.000 litros que tenía solo cuatro años pero preferimos no adaptarla y comprar una cisterna ya fabricada para sistema de inyectores, porque pienso que la adaptación no funciona igual», considera Javier. «La cisterna que teníamos nos la valoraron bien, pero lo malo es que para comprar cisternas nuevas hay poca subvención, no es normal que por comprar una cisterna que vale 130.000 euros te den solo 6.000 euros de subvención cuando además es un cambio obligado por la nueva normativa de fertilización», se queja.

Semanas con 4 días de trabajo y 3 de libranza

Contan con arrimador autónomo e depositan directamente o material nos cubículos para non ter que encamar

Cuentan con arrimador autónomo y depositan directamente el material de relleno en los cubículos

Una vez hechas las principales inversiones y aunque reconocen que «nunca acabas de invertir porque siempre hay cosas que mejorar y si quieres ganar en comodidad seguramente dentro de unos años habrá otros avances que introducir», su objetivo a corto plazo es «estabilizar la explotación», a la espera de saber si alguno de sus hijos o hijas deciden coger el relevo, como hace 20 años hicieron ellos. «La vida da muchas vueltas y nunca se sabe, pero ya no lo maman como lo mamamos nosotros», opina Manuel.

En las explotaciones hay que estar invirtiendo continuamente para modernizarlas y mejorar en comodidad, y seguramente dentro de unos años habrá otros avances

Teresa, Manuel y Javier cuentan con un empleado, Mamoudou, de Mali, que llegó a España en cayuco y después de trabajar en el sector de la fruta de Andalucía acabó recalando en Galicia, donde está teniendo su primera experiencia en ganaderías de leche en SAT Teixeiro. Aunque solo lleva medio año trabajando en A Pastoriza, existe ya una relación de confianza que va más allá de lo laboral. «Mamoudou es muy buena persona y hasta le llama mamá a nuestra madre», dice Javier.

Entre los cuatro son capaces de llevar de manera desahogada la carga de trabajo de la explotación, tener las necesidades de mano de obra cubiertas en todo momento y lograr una buena calidad de vida. «Trabajamos una semana completa y después durante dos semanas trabajamos 4 días y libramos 3, incluido el fin de semana y el horario que hacemos es de 8 a 1 por la mañana y de 4 a 8 por la tarde. Siempre quedamos en la explotación dos personas como mínimo. Los martes estamos siempre los 4 y el resto de los días por la semana estamos 3 y los fines de semana siempre hay dos personas. Menos de dos eres capaz de hacer lo básico solamente», explican.

Nosotros también notamos el cambio al robot, sobre todo en los codos y en las manos. Muchas veces andabas con tendinitis por el movimiento de tirar los primeros chorros

La automatización de tareas como el ordeño, la alimentación o el encamado les permite centrar su trabajo del día a día en atender al ganado y sacarle el máximo partido pero también hace que tengan un menor desgaste físico a nivel individual. «Nosotros también notamos el cambio al robot, sobre todo en los codos y en las manos. Muchas veces andabas con tendinitis por el movimiento de tirar los primeros chorros y el trabajo mecánico repetitivo de colocar las pezoneras», asegura Manuel.

«Las vacas es igual que las personas, si tienes la cama ben hecha descansas mejor y rindes más»

SAT TEIXEIRO GALICAL cama carbonato6

El descanso, tanto de los trabajadores como del ganado, es una de las prioridades en SAT Teixeiro. Para lo primero invirtieron en tecnología y para lo segundo confiaron en Galical. Hace año y medio que la empresa lucense especializada en encalado de fincas y mezclas a base de carbonato para las camas, les sirve el material de relleno de los cubículos.

Emplean un producto compuesto en un 60% por carbonato cálcico y en el 40% restante por serrín de pino. Aunque la mezcla más habitual en la mayoría de las explotaciones lecheras es 70% carbonato, 25% serrín y 5% cascarilla de arroz, en esta ganadería de A Pastoriza prefieren que lleve más serrín, porque hace la cama más esponjosa. «Las vacas es igual que las personas, si tú tienes la cama bien hecha descansas mejor y rindes más. Pues las vacas lo mismo, ellas también necesitan descansar para poder dar leche», afirma Teresa.

Llenamos los cubículos cada 15 días y gastamos unos 50.000 kilos de material al mes

Por eso en SAT Teixeiro no escatiman material a la hora de rellenar la cama y de llevar a cabo su mantenimiento. «Llenamos los cubículos cada 15 días, una vez a la semana pasamos la gradilla y después rastrillo todos los días a la mañana y a la noche. Nosotros retiramos el material mojado también. Gastamos unos 50.000 kilos de material al mes», detallan.

Comodidad para las vacas y para el ganadero

SAT TEIXEIRO GALICAL cama carbonato3

Cada dos semanas el camión trae la mezcla para el relleno de las camas desde la planta de Galical en el polígono de As Gándaras de Lugo. Está equipado con un tubo que desde el pasillo de alimentación deposita ya directamente el material en los cubículos. «Este sistema es muy rápido y cómodo. Nosotros antes metíamos la mezcla con el tractor, pero así no tienes que andar abriendo cancillas ni cambiando vacas para un lado y para el otro», explica Javier.

Este sistema es muy rápido y cómodo. Viene el camión con el tubo y ya va descargando la mezcla de carbonato y serrín en los cubículos

Esa fue la principal razón por la que esta explotación se cambió de la mezcla de carbonato y serrín que les servía Irmandiños, que no les encamaba, a la de Galical, que cuenta con tres camiones cisterna equipados con este sistema de tubo que manda el relleno directamente a la zona de los cubículos.

Antes usábamos la mezcla de carbonato y serrín de Irmandiños, pero Irmandiños no nos encamaba y Galical sí

La misma mezcla se sirve también en bañera para ser depositada en un silo, o en big bags para explotaciones de pequeño tamaño, pero de este modo el ganadero se ahorra el trabajo y el tiempo de tener que encamar él. Contando los tres sistemas de entrega, Galical sirve mensualmente unas 5.000 toneladas de material de relleno para las camas a ganaderías de Lugo y A Coruña principalmente.

«No hay que encalar las tierras»

SAT TEIXEIRO GALICAL cama carbonato1

SAT Teixeiro ha probado ya los tres principales materiales de relleno para cubículos empleados en explotaciones de leche en Galicia, paja, arena y carbonato, con buenos resultados en todos ellos a nivel de mamitis y células. «Nunca tuvimos muchos problemas de ese tipo con ningún tipo de cama. Primero tuvimos paja, después arena y luego ya nos pasamos al carbonato con serrín», dice Teresa.

Sin embargo, afirma, a nivel agrícola su comportamiento es muy diferente. «La arena es muy buena para la cama de la vaca pero para nada más. Piensas que tienes purín y lo que tienes es arena y agua. El purín que teníamos antes con la arena no tiene nada que ver con este de ahora a nivel de aporte de nutrientes y además estás llevando cal para las fincas y ya evitas así tener que encalar después», explica.

El purín que teníamos antes con la arena no tiene nada que ver con este, ahora abona

Esa es precisamente otra de las principales ventajas de la utilización de carbonato cálcico en vez de arena en los cubículos. «Es sostenible en el tiempo, pasan los años y no estás deteriorando las tierras, sino al contrario, estás fortaleciéndolas y mejorándolas sin tener que considerar el gasto de encalar, sobre todo teniendo en cuenta los suelos que tenemos en Galicia, que son muy ácidos», aseguran en esta ganadería. Otra de las ventajas es el menor desgaste de las instalaciones, un aspecto importante a tener en cuenta en las explotaciones con sistemas de ordeño robotizado, así como los menores problemas de atascos en los canales del purín y de depósito en las fosas de almacenamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información