¿Se está dando demasiado pienso a las vacas de leche?

La subida del precio de las materias primas, especialmente de la soja, colza y maíz, está impactando directamente en la economía de las ganaderías de vacuno de leche. Analizamos con diversos expertos ese impacto y planteamos la pregunta de si es un riesgo económico para los productores emplear elevadas cantidades de pienso en la ración de las vacas

¿Se está dando demasiado pienso a las vacas de leche?

La subida de los precios de las materias primas está impactando directamente en la rentabilidad de las producciones ganaderas, sobre todo cuando no pueden trasladar ese incremento de los costes al precio de venta de sus productos.

Según los últimos datos de la Comisión Europea la subida de las “commodities” agrícolas en el 2020 fue 34% en el caso de la soja, que escaló hasta los 421,5 euros por tonelada; el maíz subió un 18% hasta los 195 euros y la cebada cerró el año en 193 euros por tonelada, con una subida del 16%.

En el caso de las ganaderías de vacuno de leche la escalada del pienso está perjudicando especialmente a aquellas que no tienen cerrados contratos a medio plazo de suministro de materias primas. Y es que una vaca de alta producción que produzca alrededor de 10.000 litros al año consume en España de promedio unos 400 gramos por litro de leche, unos 4.000 kilos a lo largo de una lactación.

Analizamos con diversos expertos si estos niveles de uso de pienso en vacuno de leche son demasiado elevados y ponen en riesgo la viabilidad de las granjas en momentos como este de precios de la leche estancados y de encarecimiento del concentrado.

César Resch (Centro de Investigaciones Agrarias de Mabegondo): “En Galicia se abusa del pienso”

César Resch es investigador del Centro de Investigaciones Agrarias de Mabegondo (CIAM) y participa en diversos proyectos europeos, como el Dairy for Future (D4F), lo que le da una visión amplia de la producción de leche en varios países.

Su conclusión es clara: “Una de las principales debilidades de la producción de leche en Galicia es la dependencia del concentrado. Aquí estamos utilizando entre un 30 y un 40% más de pienso que países de nuestra entorno con producciones similares. El reto está en producir 40 litros de leche con 8 kilos de concentrado, no con 14 kilos de pienso, como se hace aquí”.

En este sentido, echa en falta que el sector se marque objetivos para mejorar la rentabilidad de las ganaderías de vacuno de leche, como sucede en otros países.

“Por ejemplo, en Holanda tienen muy marcada la cifra de 200 gramos como máximo de concentrado por litro de leche. Para conseguir ese objetivo lo que tenemos es que tener una calidad extraordinaria de los forrajes y meter leguminosas para reducir la compra de proteína externa, no hay más. Eso reduce huella de CO2, aumenta la rentabilidad de las granjas…etc”, explica.

“El caso más extremo en la Unión Europea es Irlanda, donde consumen alrededor de 1000 kilos por vaca y lactación con unas producciones medias de 6000 litros de leche; es decir, con menos de 200 gramos por litro. Tienen el objetivo de lograr vacas de 500 kilos de peso, que produzcan por lactancia 500 kilos de sólidos y que coman como máximo 500 kilos de pienso”, añade César Resch.

En este sentido, concluye que “en Galicia deberíamos marcarnos objetivos y prioridades para que las ganaderías de vacuno de leche sean más rentables y resistentes ante situaciones de crisis; lo que no es sostenible es seguir empleando tanto pienso”.

Víctor Manrique Arroyo, veterinario del Servicio de Alimentación de Seragro: “En lo referente al consumo de concentrado no se puede generalizar”

Víctor Manrique Arroyo es veterinario del Servicio de Alimentación de SERAGRO, una cooperativa que gestiona la ración de varios cientos de ganaderías de vacuno de leche de Galicia.

Como conocedor de primera mano de la alimentación de muchas ganaderías, reconoce que “la realidad de la mayoría de las granjas gallegas es que las fincas son escasas, pequeñas, muy dispersas y las cuentas de la explotación tienen que dar y con márgenes estrechos, por lo que hay que ir a más litros por vaca y el empleo de pienso necesario en la ración”.

“En lo referente al consumo de concentrado no se pueden hacer generalizaciones. Que la mayor parte de los ingredientes de la ración provengan de la propia explotación, exige una dimensión y una estructura territorial que no siempre se da en Galicia”, subraya.

En todo caso, matiza que la situación es muy diferente según cada explotación: “Hay granjas que emplean 450 gramos por litro de leche y que tienen poca producción propia de forrajes, con lo que serían las más vulnerables a la subida del pienso, pero también tenemos granjas en intensivo que producen 36 litros con 6 kilos de pienso, pero con muy buena calidad de forrajes”.

“Como filosofía claro que habría que ir a producir leche con menos pienso, pero la rentabilidad de una granja depende también de otros factores, no sólo del concentrado que emplee”, advierte.

Así, destaca otros aspectos como la eficiencia en la reproducción, en la producción de forrajes, el bienestar animal o la salud, que también repercuten en las cuentas de una explotación.

Francisco Sineiro (Universidad de Santiago de Compostela): “El impacto de la subida del pienso viene siendo de 1,5 céntimos por litro”

Francisco Sineiro fue profesor de economía agraria de la Universidad de Santiago de Compostela, donde desde hace años realizan un análisis de los resultados económicos y productivos de unas 30 ganaderías de vacuno de leche de Galicia.

Respeto a la utilización de pienso, afirma que “el promedio de este grupo de explotaciones era de unos 380 gramos por litro de leche, por debajo de la media gallega, pero con importantes variaciones en las granjas dentro del grupo: de 300 las que menos a 420 gramos las que más”.

¿Como les está impactando en estas granjas la subida del pienso? Teniendo en cuenta que el concentrado en las vacas de leche y en la recría viene suponiendo alrededor de un 30% de los costes de producción, Francisco Sineiro estima que “el impacto viene siendo de alrededor de 1,5 céntimos por litro de leche”.

“El problema -subraya- es que ahora mismo estamos en una relación desfavorable entre el precio del concentrado y el precio de la leche, con un precio similar entre ambos, y que esta subida no se está repercutiendo en el precio de la leche”. Así, recuerda que “solamente en los contratos indexados a INLAC podrían los ganaderos repercutir en parte esta subida del pienso, ya que los concentrados tienen un peso en el precio de la leche del 20%, con lo que podrían haber recuperado alrededor de medio céntimo”. Pero el problema es que son muy pocos los contratos en España indexados a INLAC y la mayor parte están referenciados a los precios del FEGA, que los marca el promedio de precios pagados por las propias industrias lácteas.

En lo relativo al empleo de concentrado en la producción de vacuno de leche en España, el profesor de la USC reconoce que “es alto en relación a países con producciones y sistemas de manejo similares, y los precios de los concentrados también son algo más elevados”. “El caso más parecido a nosotros en cuanto a uso de pienso es Italia, pero tienen un precio de la leche más alto, con lo que la margen para los ganaderos es mayor”, añade.

Como objetivo para reducir este factor de riesgo, Francisco Sineiro asegura que “me conformaría que estuviéramos en unos 300 gramos por litro de leche, manteniendo el nivel de producción”. Un objetivo que considera realista: “He visto ganaderías de vacuno de leche en Gran Bretaña con producciones similares a las nuestras y con niveles de uso de concentrado unos 150 gramos por debajo a lo que tenemos aquí”.

Cooperativa Agraria Provincial de A Coruña: «No hay una relación directa entre gramos de concentrado y margen de beneficios por litro de leche»

Desde la Cooperativa Agraria Provincial de A Coruña realizan gestión técnico-económica  en ganaderías de vacuno de leche en la Comunidad Autónoma y reconocen que la subida del precio del pienso les está afectando directamente en su rentabilidad.

“La gente que trabaja con materias primas que tienen cerrado de meses de atrás los precios no están  notando esta subida», puntualizan.

En todo caso, reconocen que hay preocupación sobre cómo evolucionará en estos meses el precio de los cereales y de la soja. “En el 2021 hubo una subida de entre 20 y 25 euros por tonelada en el promedio general en el precio del concentrado de las explotaciones  pero el problema es si los precios en puerto se mantienen altos en los próximos meses, pues los márgenes por litro en todas las granjas se van a reducir entorno a 1,5-2’5 céntimos por litro”, advierten.

En cuanto a la pregunta de si se emplea demasiado pienso en Galicia para producir leche, desde la Cooperativa Agraria  inciden en que “lo más importante es analizar los puntos débiles de cada explotación para mejorarlos en busca que maximizar el beneficio reduciendo costes”.

“Tenemos granjas con 300 gramos por litro y otras con 450 gramos por litro de leche y con  margen por litro muy dispares, no siguiendo una relación directa entre gramos de concentrado y margen por litro de leche. Los beneficios que logra una granja dependen de muchos factores, no sólo de la cantidad de pienso que emplee  siendo este un factor importante, pero también lo es el precio de la leche», subrayan. 

“La rentabilidad de una granja no depende tanto de los gramos de pienso por litro de leche, sino de la eficiencia en otros factores que también influyen mucho en el margen por litro de leche: eficiencia en la producción de forrajes propios en cantidad y calidad, reproducción, bienestar animal, rutinas y organización del trabajo o en la estrategia de producción en cuanto a la relación de litros y calidades”, concluyen.

Ganadería Casa Menor: Una ganadería gallega que logra producir 37 litros de leche con 5,7 kilos de pienso

Javier Vázquez García, de Gandería Casa Menor SL

Javier Vázquez García, de Gandería Casa Menor SL

Ganadería Casa Menor 1614 S.L., situada en el ayuntamiento coruñés de Boimorto, es un ejemplo del que muchos quisieran conseguir: vacas de alta producción con poca dependencia del pienso.

En concreto, las 80 vacas en ordeño de esta granja producen de promedio 37 litros de leche, con un 3,9% de grasa y un 3,3% de proteína, empleando solo 5,7 kilos de concentrado. El resto de la ración está compuesta por 39 kilos de silo de maíz, 17 de silo de hierba y 0,7 de paja.

Según su propietario, Javier Vázquez García, la clave para lograr estos resultados está “en buscar la excelencia en la producción de forrajes, un trabajo constante de mejora genética para que la vaca sea eficiente transformando en leche lo que come, y en el bienestar animal, que en nuestro caso pasa porque las vacas tienen una amplia pradera para salir a pacer”.

Respeto de las calidades de los forrajes, este ganadero destaca que en el caso del silo de maíz “siempre lo cortamos alto, a 80 centímetros y luego lo conservamos durante meses antes de abrirlo, pues el silo viejo tiene mayor digestibilidad”. En la analítica del 2020 su silo de maíz tuvo de promedio un 39% de almidón. Para la hierba en Ganadería Casa Menor priman también las calidades, con una mezcla de raigrás inglés y trébol, que el pasado tuvo un 23% de proteína en el primer corte y un 18% en el segundo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información