Souto Frade SC, innovaciones buscando eficiencia energética y calidad de vida

Los hermanos José Manuel y Marcos Feás están al frente de esta ganadería familiar, situada en el concello de Taboada, que ha robotizado el ordeño y la alimentación del ganado. Instalaron placas solares y un aerogenerador para que la factura eléctrica no se les disparase

Marcos e José Manuel Feás están á fronte desta explotación, que moxe 115 vacas e está a medrar

Marcos y José Manuel Feás están al frente de esta explotación, que ordeña 115 vacas y que está creciendo

En la parroquia de Santiago de Frade, en el concello de Taboada, Marcos y José Manuel Feás decidieron dar continuidad a la explotación familiar, invirtiendo en los últimos años más de 700.000 euros en innovaciones tecnológicas y aumentando la capacidad productiva de la granja para, de este modo, diluir los costes fijos.

Cuentan con tres robots de ordeño y un sistema autónomo de alimentación y, apoyados en el parque de maquinaria de la cooperativa Aira y en la gestión de la recría en conjunto con otras dos ganaderías de la zona, buscan tener calidad de vida.

“Lo que queremos con todas estas innovaciones es tener un horario de trabajo razonable, como el que puede haber en cualquier otro sector, poder marchar de la granja a las 8 de la tarde y no tener que volver hasta el día siguiente por la mañana, como en cualquier otro trabajo”, dicen.

En la explotación trabajan tres personas a jornada completa

En la explotación trabajan a jornada completa tres personas: uno de los hermanos, Marcos, y una pareja contratada; mientras que José Manuel compatibiliza su profesión como ingeniero técnico agrícola en una asesoría con labores de apoyo en la granja familiar.

De tres ordeños en sala a la instalación de robots

SOUTO FRADE SC (Taboada) vacas producion

Souto Frade SC es una ganadería familiar que pasó de ordeñar 30 vacas a tener hoy 115. “Hasta hace dos años estaba también mi madre en la explotación, pero ahora está jubilada y continuamos en la SC mi hermano y yo. Inicialmente yo no estaba en la granja, sino que estaba mi hermano y mis padres, pero al fallecer mi padre, hace 11 años, mi hermano se vió un poco agobiado al estar él solo, y fue entonces cuando yo decidí incorporarme para apoyarlo”, explica José Manuel.

Pasaron de 30 vacas en producción en el 2010 a 115 a día de hoy

Fue entonces, alrededor del año 2010, cuando comenzaron a crecer, haciendo una primera ampliación del establo para albergar un total de 80 animales en producción. “Empezamos a hacer tres ordeños diarios en sala con esas 80 vacas y fue cuando empezamos a mirar lo de colocar robots, pero para uno íbamos muy pasados de número de animales y para dos muy cortos, por eso fue cuando ya hicimos otra ampliación, hace 5 años, diseñando el establo para 120 vacas en producción”, cuentan.

Tener un horario de trabajo “razonable”

“Tengo que reconocer que inicialmente yo no era muy partidario de los robots, y no los recomendaba a las explotaciones a las que asesoraba; me parecían una disculpa para escapar del trabajo. Pero me fui dando cuenta de que los robots podían ser útiles; no servían para dejar de trabajar pero sí para trabajar de otro modo, porque a lo mejor requiere estar más encima del ganado pero de una manera más flexible”, admite José Manuel.

Inicialmente yo era antirobot, me parecía una disculpa para escapar del trabajo

Marcos y José Manuel cuentan con un empleado y entre los tres llevan la explotación, que ordeña hoy 115 vacas. Marcos es quien está más en el día a día de la granja y hace el trabajo con la maquinaria, mientras que José Manuel realiza principalmente labores de gestión. “Yo me considero medio empleado”, dice.

Mayor volumen para diluir gastos fijos

SOUTO FRADE SC (Taboada) nave producion

José Manuel es ingeniero técnico agrícola. Trabajó en Icos y en Agaca y en este momento compatibiliza el trabajo en la ganadería familiar con el de asesoramiento y elaboración de proyectos para otras explotaciones dentro de Agroxest, la oficina técnica que montó en Monterroso junto a un compañero de carrera, Eloi Pérez.

José Manuel se formó como ingeniero técnico agrícola y es un entusiasta de las innovaciones tecnológicas

José Manuel es un entusiasta de las innovaciones tecnológicas pero admite: “cada vez me cuesta más ponerme con el ordenador, prefiero venir para aquí para junto de las vacas”. Parte de su trabajo como asesor consiste en analizar las circunstancias concretas de cada explotación y valorar cuál es la dimensión idónea en cada caso para alcanzar una mayor eficiencia productiva, un criterio que también emplea en su ganadería.

En el mes de enero pondrán a funcionar el tercer robot con recría propia y la compra de 30 animales

Por eso este año acaban de acometer una nueva ampliación del establo para instalar un tercer robot. “Vemos que los que somos tenemos capacidad para atenderlo perfectamente y que ganar volumen es también una manera de diluir costes fijos, porque el sistema de alimentación nos valdría igual”, indican.

Alimentación automática

SOUTO FRADE SC (Taboada) Marcos e José Manuel

A finales del 2019 montaron un sistema de alimentación automatizado pionero en aquel momento en Galicia. “Yo ya había visto algunos fuera de Galicia, en Holanda y Alemania, pero aquí no había aun ninguno. De hecho, en aquel momento nos dieron una ayuda de innovación. Ahora ya hay alguno más, como el que montó Finca Asunción o también SAT A Campa”, explica José Manuel.

El coste ronda los 180.00 euros, frente a los 150.000 euros que puede valer un carro autopropulsado, pero los gastos de mantenimiento y reparaciones son menores, considera. “El único gasto es el consumo de luz, que pueden ser 5 euros diarios, pero al no llevar motor de combustión pienso que se ahorra en piezas y averías”, dice.

A pesar de contar con múliples mecanismos de protección, este año una tormenta entró por el cable de la señal wiffi estropeando una placa base y obligando a tener parado el sistema mientras no era sustituida la pieza, pero solventaron gracias al servicio que les prestó momentáneamente, durante dos días, el carro de la cooperativa Aira.

8 repartos de comida al día

SOUTO FRADE SC (Taboada) sistema alimentacion automatizado Trioliet1

Souto Frade optó para automatizar la alimentación por el sistema que oferta la empresa Triolet, una compañía que se dedica a la fabricación de carros mezcladores y que está considerada puntera también en este campo a nivel europeo, aunque su tecnología estaba en ese momento poco introducida en España.

“Había varios sistemas pero este era el que mejor se nos adaptaba y pensamos que acertamos”, dicen. Contaban con un hándicap a la hora de instalar el sistema automatizado de alimentación y era el poco espacio disponible para colocar la unidad de almacenamiento de forraje. “En otros sitios cargan cada varios días, pero nosotros tenemos poco sitio y tenemos que desensilar casi todos los días. Cargamos cada día y medio o dos días la unidad de almacenamiento, pero si seguimos creciendo un poco más tendremos que cargar todos los días. Es un trabajo que no lleva mucho tiempo y de este modo tiene la ventaja de que el forraje que reciben las vacas va más fresco. Desde que pusimos en marcha este sistema notamos que perdemos mucha menos comida, antes se estropeaba más la ración, a veces fermentaba en el pesebre, y eso ahora no pasa y eso también es dinero, porque es comida tirada”, razonan.

Desensilan diariamente y la unidad se encarga de hacer 8 repartos de comida entre las 9 de la mañana y la 1 de la madrugada

Una vez depositados los tacos de silo de maíz y de hierba, la propia máquina se encarga de mezclarlos con el resto de ingredientes de la ración y de repartírsela a las vacas en el pesebre a lo largo del día y la noche, con 8 pasadas por jornada. “Por el día repartimos cada 2 horas y por la noche hacemos un último reparto a la 1 de la madrugada y no volvemos a repartir hasta las 9 de la mañana del día siguiente para poder tener el comedero vacío a primera hora y poder limpiarlo”, explican. “Vemos también que aunque hiciésemos más comida no la comerían, quedaría tirada, porque la capacidad de ingesta de las vacas es la que es”, aclara José Manuel.

Ahorro energético

SOUTO FRADE SC (Taboada) aeroxerador

En paralelo a la automatización de la granja, Souto Frade apostó por incorporar sistemas de producción de energía renovable. “Tenemos 20 Kw de placas solares para venta de energía desde hace 10 años, porque las pusimos en el momento en el que estaba subvencionada la venta de la energía, y otros 15 Kw para autoconsumo. Y también instalamos un molino de viento para autoconsumo”, explica José Manuel.

“Tenemos un consumo aproximado de unos 6.000 Kw al mes y con la producción propia que tenemos logramos rebajar en un 30% la factura eléctrica de la granja”, cuenta. Tanto los robots de ordeño como el sistema automático de alimentación provocan un consumo constante, con lo que sacan un mayor partido tanto a las placas solares como al molino de viento.

La subida desde el mes de junio ha sido tremenda, pasamos de pagar 900 euros al mes a 1.800 y si no fuese por las placas solares estaríamos en 2.500

Sin embargo, el cambio tarifario producido en el mes de junio y la escalada de precios de la energía a partir del verano hizo que su factura se haya disparado, duplicando su importe al pasar de unos 900€ mensuales antes del verano a 1.800 en la actualidad. “Es una barbaridad lo que ha subido la luz y si no fuese por las placas solares y el molino de viento que tenemos estaríamos en 2.500 o 3.000 euros al mes de gasto”, se quejan.

Objetivo: estabilizar la explotación

SOUTO FRADE SC (Taboada) bebedeiro

Al estar creciendo, Souto Frade SC insemina a todas las vacas con frisón pero hace un uso limitado del semen sexado. “Empleamos algo solo en las novillas”, explican. Para poner a andar el tercer robot han previsto comprar un lote de 30 animales en el mes de enero y sumarle una docena de novillas de recría próximas al parto. “La idea no es completarlo de golpe, porque eso supone un desembolso económico importante”, admiten.

Al librarnos de parte del trabajo de recría tenemos capacidad para atender el ganado de un tercer robot y de este modo diluir los costes fijos

En todas las mejoras que han ido acometiendo en los últimos años José Manuel calcula que han invertido entre 700.000 y 800.000 euros. “Es cierto que para dedicarte hoy a producir leche a este nivel necesitas mucha inversión y está claro también que es un sector en el que arriesgas mucho para lograr poco más que un salario normal, pero por lo demás es como cualquier otro negocio”, dice José Manuel, que considera que “como en cualquier otra empresa si esperas a tener el dinero para poder invertir o crecer el ritmo va a ser mucho más lento, las mejoras hay que financiarlas para llegar a ellas antes”, opina.

Mejorar la ventilación

SOUTO FRADE SC (Taboada) ventiladores

Souto Frade SC partía de una nave antigua que precisó de sucesivas reformas y ampliaciones para poder acoger las distintas innovaciones tecnológicas incorporadas y aunque el resultado final es una instalación funcional, arrastra ciertos defectos estructurales difíciles de corregir.

“Es una nave muy vieja en la que fuimos haciendo obras, pero la mitad inicial fue construida hace 26 años. Como es bastante baja la tenemos abierta para facilitar la ventilación y al retirar el establo antiguo para hacer la última ampliación para el tercer robot pensamos que vamos a lograr mejorar un poco la circulación de aire y reducir el estrés por calor que sufren los animales en verano”, indican.

La poca altura de la nave hace que la efectividad de los ventiladores sea menor, por lo que estudian complementarlos con una línea de aspersores

Disponen además de dos ventiladores grandes para mover el aire que se acumula en el techo de la nave. Los tienen programados para que arranquen a partir de 24 grados. “Este tipo de ventiladores cubren una gran superficie y generan un movimiento continuo del aire pero aquí al ser un establo tan bajo su efecto se nota menos”, reconocen. Por eso están pensando en complementarlos con nebulizadores para pulverizar vapor de agua.

Colchoneta de agua con carbonato y serrín por arriba

SOUTO FRADE SC (Taboada) camas colchoneta2

Al igual que sucede con la altura del establo, la dimensión de los cubículos es otro de los hándicaps que arrastran por la antigüedad de las instalaciones. “A mí me gustan las camas vacías y cuando como técnico hago un proyecto de una nave es lo que recomiendo a mis clientes, y luego cada uno que escoja el material que quiera. Pero en nuestro caso aquí las instalaciones no se adaptaban bien a eso. Estuvimos usando arena dos años pero tuvimos que cambiar. La arena sale muy barata como material pero luego tiene otros inconvenientes en los que la gente muchas veces no repara o de los que no echa cuentas, por lo que al final si sumas esos costes lo que ahorras por un lado lo gastas por otro. Porque hay más desgaste en las piezas del robot y en la arrobadera y hay que sacar la arena acumulada de la balsa de purín y de la cisterna”, relata José Manuel.

Al usar por debajo la colchoneta hemos reducido dos tercios del gasto de la mezcla de relleno, pasamos de gastar 1.500 euros de carbonato al mes a 500

Por eso, Souto Frade ha optado por una solución mixta de colchoneta + carbonato para poder eliminar la arena sin disparar el gasto de las camas y han escogido una colchoneta de agua que evita que las vacas se rocen, algo habitual con otro tipo de colchonetas.

“En estas colchonetas de agua las vacas están como flotando, no están en contacto con el cemento, y por encima de ellas rellenamos con una mezcla de serrín con carbonato. Al usar la colchoneta reduces mucho el uso de material de relleno y de este modo usamos aproximadamente un tercio del que usaríamos si el cubículo estuviera vacío, sin colchoneta”, calculan.

Aunque no son lo ideal, en este tipo de colchonetas de agua las vacas están como flotando y no se rozan tanto como en las otras

En cuanto al mantenimiento, también ahorran algo de trabajo, porque es más fácil. “Les damos una pasada estirando el material de relleno tanto por la mañana como por la noche”, explican. Con todo, y a pesar de las ventajas económicas y de mano de obra, en la nueva ampliación optaron por hacer cubículos más grandes y camas sin colchoneta. “Al instalar el tercer robot podremos hacer dos lotes. Pienso que para vacas grandes funcionan mejor los cubículos vacíos. Para primerizas, por ejemplo, puede valer este sistema de colchoneta con relleno, están cómodas, aunque no sea el ideal”, insiste.

Posibilidad de producir leche A2A2

En esta ganadería de Taboada se mueven a lo largo del año entre los 36 y los 37 litros de media por vaca y día con promedios de 3,1 ordeños diarios por animal. La materia grasa se sitúa en 3,60% y la proteína en 3,45% y les recoge la leche la cooperativa Aira.

La puesta en funcionamento a partir de enero del tercer robot les permitirá poder hacer un lote de producción diferenciado, bien por edad o por otras características. “Tendríamos fácil, por ejemplo, seleccionar aquellos animales de la granja que tuvieran un perfil de leche A2A2 y mandar esa leche a un tanque distinto”, ejemplifican.

Se mueven a lo largo del año en una producción media de entre 36 y 37 litros, con un 3,6% de grasa y un 3,45% de proteína

Aunque no tienen genotipada su cabaña, José Manuel considera que un tercio de sus vacas podrían estar produciendo leche con Beta Caseína A2, producida de manera natural por vacas con el gen A2A2, sin que esté siendo valorizada por la industria que les recoge la leche.

“Lo de la leche A2A2 fue algo que parecía que iba a arrancar pero ahora veo que está algo parado. La propia cooperativa Aira hizo un estudio previo con 2 o 3 granjas para ver qué porcentaje de animales darían ese perfil y salía que alrededor de un 40% de la cabaña ganadera produciría leche A2A2. De esta manera, al instalar el tercer robot, si finalmente eso sale adelante porque existe demanda, nosotros estaríamos en condiciones de poder ofertar esa materia prima diferenciada sin necesidad de cambiar de vacas”, argumenta.

Recría en conjunto con otras dos explotaciones vecinas para poder seguir creciendo

Instalacións de Granxa Renota, que comezou a recibir gando das tres ganderías no mes de xullo

Instalaciones de Granxa Renota, que comezó a recibir ganado de las tres ganaderías en el mes de julio

Tres ganaderías de Taboada –Souto Frade SC, Novoa SC y Luis Miguel Rojo Vázquez (la antigua Millán SC)– han comprado este año una explotación en desuso de la zona y la han habilitado para hacer la recría en conjunto, descongestionando de este modo las instalaciones de las tres ganaderías, lo que les va a permitir a cada una de ellas aumentar el número de animales en producción y reducir los costes de la recría, con una gestión más eficiente que la realizada individualmente.

El modelo es semejante al que han implementado ya otras ganaderías gallegas desde hace años, como por ejemplo SAT Xercas en Xermade o Ganxabar en Mazaricos. El estudio técnico de funcionamiento ha sido realizado por los servicios veterinarios de la cooperativa Aira, estableciéndose una cuota fija mensual por compra de la instalación, que fue adquirida a partes iguales (un tercio cada uno) por las tres explotaciones socias, y un pago por animal y día de estancia, fijado en 2,10€/día, con los que hacer frente a los costes de alimentación y otros gastos variables.

Granxa Renota (Recria Novillas Taboada) comenzó a funcionar en el mes de julio

Todos los servicios son externos, tanto los de alimentación como los veterinarios, prestados por la cooperativa Aira y para atender el ganado disponen de un empleado, al que pagan su salario entre las tres ganaderías con la cuota establecida de 2,10 euros diarios por ternera.

“Si hay que tomar una decisión estratégica importante en un momento dado la tomaremos nosotros, las tres ganaderías socias, pero nosotros no podemos estar pendientes del día a día del centro de recría si queremos centrarnos en atender las vacas en producción que tenemos en nuestras granjas”, justifica José Manuel.

La nave fue comprada a partes iguales por las tres ganaderías socias y para el funcionamiento tienen una cuota establecida de 2,10 euros por animal y día

La intención de las tres ganaderías es poder hacer el destete de las terneras ya en las instalaciones de recría, aunque para arrancar su puesta en marcha inicialmente han optado por hacer la fase inicial de lactancia en cada granja y enviar luego los animales ya destetados a la nave de recría en conjunto, con entre dos meses y medio y tres meses de vida.

“Lo ideal sería llevar para allí a las terneras ya de pequeñas, porque sufrirían menos, pero preferimos empezar de forma más escalonada”, explican. Los primeros animales entraron en el mes de julio en las instalaciones, que acogen en este momento unas 40 terneras de las tres granjas, y todos los meses llevan media docena de becerras una vez destetadas.

Tres años en el Rancho Las Nieves

Polo momento Souto Frade SC fai o destete das becerras nas súas instalacións antes de envialas á nave de recría en conxunto

Souto Frade hace el destete en sus instalaciones antes de enviar a las terneras a la nave de recría en conjunto

En este momento Souto Frade aprovecha el establo de un vecino que se jubiló, situado a 300 metros del suyo , para tener las terneras pequeñas, a la espera de tener plenamente operativas las nuevas instalaciones de recría en conjunto.

Anteriormente, durante 3 años esta ganadería hizo la recría en el Rancho Las Nieves de Zaragoza pero pararon de mandarlas por el alto coste. “Empezamos a mandarlas cuando montamos los robots porque no teníamos sitio aquí, pero después coincidió que vino aquella bajada tan grande en el precio de la leche en 2015 y no daba lo que ingresabas por la leche para pagar allí la recría de las novillas, y fue entonces cuando quedó libre el establo de este vecino y decidimos traer todo para aquí y hacer nosotros la recría”, cuentan.

Visto con perspectiva quizás fue un error dejar de mandarlas a Zaragoza, porque en los últimos años hemos frenado un poco la evolución de la explotación, allí adelantabas dos meses y medio en cada novilla

“Esto es algo dinámico y hay que ir adaptándose a las circunstancias. En aquel momento no nos quedaba más remedio, era mejor cerrar la granja que seguir así, por lo que fue una solución, pero visto con perspectiva de 4 o 5 años después, aquella decisión fue un error, porque en centros de recría de este tipo obtienes mejores resultados. Haciendo la recría nosotros aquí perdíamos dos meses y medio de producción de leche en cada novilla con respecto a estar en el Rancho. De estar pariendo las terneras con 23 o 24 meses pasamos a 27 meses”, reconoce José Manuel, que espera poder mejorar esos niveles al pasar a hacer la recría en conjunto en las nuevas instalaciones, “que son mucho mejores que las que tenemos ahora nosotros, un auténtico lujo para las novillas”, dice.

Necesidades de mano de obra

A mayores de la comodidad y amplitud de la nueva nave de recría, otra de las claves estará en contar con personal específico para atenderla. “Tú puedes saber toda la teoría sobre la recría, pero al final si no dispones del tiempo necesario siempre cometes algún error y esos pequeños errores son los que te penalizan”, considera.

Si una ternera pasa una semana con pneumonía después ya no crece como tenía que crecer, son esas cosas las que te penalizan en la recría

“Muchas veces la diferencia entre una vaca que llega a los 13.000 litros de producción y una que se queda en los 10.000 son cuestiones de ese tipo, porque si una novilla no arranca bien en el primer parto luego nunca va a dar de sí todo lo que debería, o si una vaca enferma y tardas en detectarlo has perdido buena parte de la lactación”, indica José Manuel. “El manejo condiciona en buena medida la producción de los animales”, concluye.

Pero para eso, dice, hay que disponer de mano de obra, que es algo de lo que carecen muchas explotaciones. “Yo ya sé que separar las vacas que están en celo evita muchas veces accidentes del ganado en el establo, pero nosotros aquí no lo hacemos”, ejemplifica.

90 hectáreas de superficie

Do traballo agrario e das tarefas de ensilado encárgase o parque de maquinaria da cooperativa Aira

De las tareas de siembra y ensilado se encarga el parque de maquinaria de la cooperativa Aira

La limitada mano de obra y la necesidad de más inversión en maquinaria que requeriría hace que Souto Frade subcontrate la mayoría de los trabajos agrícolas. Hoy manejan unas 90 hectáreas de superficie, de las que trabajan más intensamente unas 70, mientras que otras 20, de peor calidad, las emplean para recoger forraje seco.

“Cultivamos maíz en rotación con raigrás en unas 35 hectáreas y otras 35 las dedicamos la pradera permanente de raigrás”, explica Marcos. “Maquinaria tenemos muy poca, dependemos casi todo de trabajos contratados”, añade, indicando que su ganadería trabaja habitualmente con el parque de maquinaria de la cooperativa Aira.

Del trabajo agrario de la granja se encarga el parque de maquinaria de la cooperativa Aira

“En nuestra explotación, contando con la superficie propia en sí, tendríamos solo para 80 animales, pero nos damos cuenta que en la zona donde estamos cada vez hay más gente que se jubila y cierra la explotación y las que quedamos tenemos posibilidad de hacernos con esa tierra para poder seguir creciendo”, dicen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información