‘Un no a la falta de claridad de la Lei de Recuperación da Terra Agraria’

Artículo de opinión de Xosé Luis Rivas 'Mini', deputado e voceiro de Medio Rural do BNG

Publicidade
‘Un no a la falta de claridad de la Lei de Recuperación da Terra Agraria’

Surge un momento, en la primera lectura de la LRTA (Lei de Recuperación da Terra Agraria), en que uno alberga la esperanza de que por fin desde el PP hayan caído en la cuenta de que el rural de este País estaba malherido y precisaba una acción contundente, inmediata y reparadora. Y con ese supuesto encaramos desde el BNG la elaboración de las posibles enmiendas.

Veíamos cinco defectos de fondo, cinco desacuerdos profundos que chocaban con nuestra visión del problema:

  • Que la futura ley no priorizara la movilidad de la tierra agropecuaria.
  • Que los esfuerzos no fueran dirigidos a promover y apoyar las explotaciones de carácter familiar, redimensionando, acorde con su actividad, la base territorial.
  • Que no se establecieran mecanismos de control del desarrollo y aplicación con preceptivos informes de planificación anual, financiación y recursos, materiales y humanos.
  • Que no se establecieran medidas de motivación para que los propietarios de tierras abandonadas o infrautilizadas las pongan al disponer del Banco de Terras de Galicia.
  • Que no marcara como objetivo el aumento de la Superficie Agraria Útil por lo menos en 10 puntos del porcentaje actual.

Había uno que desasosegaba en la lectura y era aquella alusión constante al agroforestal. Nunca aparecía ni el agrícola ni el pecuario, sí el agrario aunque se nos aclaraba (en el apartado r del artículo 4) que a los efectos de esta ley los términos agrario y agroforestal eran sinónimos.

Y en la sesión plenaria del debate de admisión (en la que también se debatía la aprobación de la Recisión del Plan Forestal) se lanzó desde la Consellería la pseudo moratoria del eucalipto. Y aquí comenzaron las certezas sobre las intenciones y el porqué de esta ley.

Porque era demasiado cambio. Doce años después de aquella cruenta campaña en contra de la ley del Banco de Terras de Suárez Canal. Doce años de calma contemplando la intensificación brutal de las explotaciones lecheras sin base territorial bastante para su seguridad y rentabilidad, el cierre continuado de las que no optaban por esta salida, el abandono de tierras agropecuarias, las plantaciones ilegales, el caos en la ordenación del monte, los fuegos… Doce años sin mover un dedo. Y ahora…No era creíble… Así, de pronto, cual conversión de Saulo en Pablo.

Pero debíamos apostar, y aunque todo apuntaba hacia el forestal y su ampliación sin cuidado, nosotros teníamos que guardar las acusaciones de bolchevismo, expropiadores y demás lindezas con las que se nos había agasajado en el 2009, y sumar, intentar negociar y hacer valer el sentido común delante de los intereses que se traslucían en el texto de la proposición.

Propuestas
Y en la Ponencia donde se debaten y negocian las enmiendas intentamos que en los artículos principales figurara con claridad la prioridad de acción mobilizadora a favor de las tierras agropecuarias para aumentar la base territorial de las explotaciones ya existentes, intensivas y familiares. No fue posible. Se nos admitió una enmienda en el artículo 3, un apartado que reza así:

Proporcionar herramientas orientadas a conseguir una superficie agraria útil próxima a los promedios nacional y europeo, procurando que los terrenos aptos para el cultivo de producciones ligadas a las explotaciones agroganaderas sean objeto de recuperación prioritaria para lo dicto uso agroganadero.

Y claro, llegados a la disposición última tercera vimos el destrozo y la prueba incuestionable de las intenciones ocultas de la ley. Porque en esta disposición se entra a saco en la Ley de Montes suprimiendo y reformando aquellos artículos y apartados que son (eran) garantías del uso agropecuario de la tierra con aptitudes para tal uso dejándola sin protección para su posible forestación.

Y así, todo iba cuadrando y el colorido pasaba de verde intenso de esperanza a un verde oliva de eucalipto.

Moratoria del eucalipto
Y la enmienda 105 del PP? Porque a todo esto la sorpresa fue cuando el Grupo parlamentario Popular, autor en teoría de esta proposición, aporta 131 enmiendas a su propio texto, mes y poco después de su presentación en público. Y en medio de ellas estaba la 105. Una aparente moratoria del eucalipto que tiene más excepciones que aplicaciones. Abre las puertas a la posibilidad de trasladar derechos de plantación a otras superficies, cual si de viñedo se tratara y sobre todo provoca el efecto llamada que desata este frenesí plantador de estos días, como si fuera a acabarse el mundo.

Desde el BNG ofrecemos una alternativa, confieso que con el dedo en la nariz, pero llegamos a creer que había que dar pasos de entendimiento y ofertamos: Una norma que contemplara la ordenación de las masas de eucalipto, que entraría inmediatamente en vigor una vez rematada la moratoria. Una ley de ordenación de las plantaciones de eucalipto que, entre otras cuestiones, planteara:

  • La retirada de las masas de eucalipto de las zonas agrarias, agrícolas, zonas de protección medioambiental y bosques de ribera.
  • La retirada de los eucaliptos de las masas forestales mixtas.
  • Que las zonas donde se permitiera plantar eucaliptos, tendrían que estar ordenadas, gestionadas y dedicar parte de la superficie a producir madera de calidad y con diversas aplicaciones.

Por lo visto se valoró pero no recibimos más contestación que su rechazo.

Hubo sí, transacciones más o menos interesantes que mejoraron el texto, pero la ley renuncia a ser esa ley prioritaria para el País. Esa ley que había debido ser soporte principal de una acción conjunta de gobierno con la participación de otras consellerías. Una acción conjunta de gobierno competentemente presupuestada, y guía de un Plan de Desarrollo y Gestión Integral del Territorio modelando un rural productivo en alimentos y productos de primera necesidad con transformación incluida para asegurar el valor añadido. Darle la vuelta a lo que modernamente se llama Galicia Vaciada y nosotros denominamos tristeza y soledad.

Y en esa necesaria acción de gobierno a favor del País el bien más valioso son las tierras que presenten una mayor aptitud para el cultivo agrícola o ganadero destinado a la producción alimentaria.

Estamos a favor de la silvicultura y de una forestación razonable, pero no la consideramos prioritaria ni motor de desarrollo rural

Esa necesaria acción de gobierno que tendrá que regresar al diálogo del hombre con el territorio y reasentar las explotaciones familiares a pie de finca, en la gestión directa, en la pequeña transformación, en las explotaciones bien dimensionadas acordes con la actividad a desarrollar. Porque de lo contrario, este territorio en abandono acabará por comernos… En nuestros tejados nace la hierba con naturalidad.

Para el PP la emergencia está en las exigencias cada vez mayores de los sectores forestalistas que son quienes marcan las prioridades de la Consellería atendiendo a intereses y negocios que van más allá del razonable.

Y debe quedar muy claro que no pusimos ninguna objeción a los polígonos forestales ni a los polígonos cortafuegos. En su tiempo y como respuesta a los brutales fuegos del 2006, ideamos las unidades de gestión forestal, las UXFOR para ordenar y defender los núcleos de población de la amenaza incendiaria y que se revelaron también como una figura de gestión conjunta ideal.

Esta figura de gestión conjunta conseguía superar la atomización de la propiedad, ordenar el territorio y asentar un monte multifuncional y sostenible. Un monte posible, participativo… No convenía a los que buscan en el caos forestal su provecho… E inventaron las Sofor que quedaron en el papel.

En el BNG estamos pues a favor de la silvicultura y de una forestación razonable. Solo que no la consideramos ni prioritaria ni motor del desarrollo económico del rural.

En el texto de esta proposición no hay ninguna alusión a la reposición de la legalidad en las tierras agropecuarias forestadas ilegalmente. Son miles de hectáreas en aumento continuo y no se mueve ni un dedo, y todos/as miran para otro lado… Será esta ley una amnistía la estas infracciones?

Desorballando os prados coma sono

o tempo vai de Parga a Pastoriza

Vaise enterrando suco a suco o outono

un paso adiante e outro atrás, Galiza.  (Penélope, Díaz Castro)

Estaremos vigilantes para que esta ley no promueva esos negocios, esos emprendimientos, esas operaciones que conducen a una capitalización del agroganadero para convertir nuestra singularidad de población y territorio en un modelo intensivo, explotado por macroempresas…

Será esta la ley el complemento pertinente a la macrooperación eólica?

Parece que no llegaba con la Covid.

Mini Rivas

Mini Rivas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información