“Una empresa no funciona si no mantiene contacto con el consumidor, los ciclos cambian en 6 meses”

El Clúster Alimentario de Galicia busca la implicación de las tres universidades gallegas en el desarrollo de alimentos adaptados a las tendencias de consumo, más saludables y con mayor sostenibilidad ambiental

Publicidade
A xornada celebrouse no Cactus do campus de Lugo

La jornada se celebró en el edificio Cactus del campus de Lugo

El Clúster Alimentario de Galicia (Clusaga) busca la colaboración con los grupos de investigación de las tres universidades gallegas para desarrollar nuevos productos adaptados a las tendencias del mercado y a los nuevos gustos y demandas de los consumidores, avanzando al mismo tiempo en la mejora de los procesos de producción, presentación, distribución y comercialización así como en la sostenibilidad económica y ambiental de la industria alimentaria.

Miembros del Clúster y de algunas de las empresas que lo integran mantuvieron este miércoles en el Campus Terra de la Universidad de Santiago en Lugo, muy vinculado a la formación e investigación en los ámbitos agroganadero y forestal, el primero de los encuentros con investigadores gallegos con el objetivo de ahondar en la innovación colaborativa entre empresas y universidades.

Bajo el título Los retos estratégicos del sector: I+D+i y Sostenibilidad, estas reuniones se repetirán en el resto de campus en la búsqueda de conocer las distintas líneas en las que se está investigando en el ámbito universitario gallego y sus posibles aplicaciones a la industria alimentaria.

Adaptarse a las nuevas tendencias del mercado

En la jornada informativa celebrada en el edificio Cactus de la sede universitaria luguesa participaron el director técnico de la Bodega Martín Códax, Miguel Tubío, y Xaquín Antón, director de proyectos de I+D+i de Clavo Food Factoryla empresa de precocinados para hostelería creada en el año 1985 en Caldas de Reis y que hoy cuenta con casi 500 trabajadores en sus dos fábricas, ubicadas Caldas y Tordesillas (Valladolid). «Hoy una empresa no funciona si no trabaja en contacto con el consumidor. Los ciclos actualmente son cambiantes y duran 6 meses o un año y tenemos que adaptarnos la esas tendencias», indicó Xaquín.

Por su parte, Miguel defendió la necesidad de avanzar en la sostenibilidad de las empresas agroalimentarias, tanto en el punto de vista económico (mediante el incremento de la productividad) como en el aspecto ambiental (logrando procesos más eficientes y mejorando el aprovechamiento de subprodutos). Aspectos como la adaptación al cambio climático (más trascendente en el sector productor, pero que también afecta a las industrias transformadoras), el desembarco de la tecnología en los procesos de producción (las llamadas fábricas 4.0) y la llegada del e-comerce con la venta online y la satisfacción de las demandas de ese nuevo consumidor son algunos de los retos de las industrias alimentarias gallegas.

65 empresas del sector alimentario

El Clúster Alimentario de Galicia se creó en el 2010 e integra hoy a 65 firmas del sector (mayoritariamente empresas de transformación de sectores como el lácteo, el cárnico, del vino o conserveras), entidades de investigación y centros tecnológicos, las 3 universidades y distintas asociaciones empresariales.

Entre la misión principal con la que nació el Clúster está la de favorecer dinámicas de colaboración entre todas las entidades participantes, ofreciendo una serie de servicios a las empresas socias, por ejemplo bases de datos de mercados a nivel internacional para apoyar el posicionamiento en nuevos mercados y los procesos de internacionalización de las distintas empresas.

Para apoyar el emprendimiento, el Clúster gestiona la primera aceleradora del sector agroalimentario en Galicia, Business Factory Food

El objetivo central del Clusaga para el periodo 2016-2020 es el de mejorar la sostenibilidad, la competitividad y la internacionalización, con la innovación como uno de los pilares fundamentales. Con esa finalidad, cuenta con tres comisiones: la de Mercados e Internacionalización, la de Innovación e I+D y la de Sostenibilidad y Economía Circular.

Esta última herramienta se introdujo a finales del año pasado como respuesta a la demanda actual de la sociedad y busca fomentar la sostenibilidad dentro de las empresas y divulgar las buenas prácticas de los socios. «La sostenibilidad figura entre los principales objetivos de desarrollo de Nacions Unidas para 2030», explicaron Noelia Dosil y Patricia Fraga, que integran la parte técnica de la Comisión de Innovación del Clúster, dividida en tres grupos de trabajo:
– Innovación en alimentos e ingredientes innovadores, seguros y saludables, adaptados a las tendencias de consumo
– Nuevos modelos de producción y comercialización, digitalización y bioeconomía
– Logística y distribución, packaging innovador

Esfuerzo investigador del Campus Terra de Lugo en el trienio 2016-2018

Integrantes dos grupos de investigación da USC en Lugo asistentes á xornada

Integrantes de los grupos de investigación asistentes a la jornada en Lugo

Los proyectos y actuaciones de I+D+i ligadas al sector primario y alimentario o bien relacionadas con la lucha y mitigación de los efectos derivados del cambio climático que se están desarrollando en el Campus de Lugo de la USC conectan en gran medida con los retos estratégicos programados desde el Clúster Alimentario de Galicia con el objetivo de que el sector alimentario avance en los campos de la sostenibilidad ambiental y económica, así como en la innovación y en el desarrollo de productos y alimentos adecuados para satisfacer las nuevas necesidades y las demandas cambiantes de la población.

La marcada orientación de la sede universitaria luguesa hacia el sector primario y la alimentación, desde los procesos de producción, la conservación y ordenación del territorio, sostenibilidad ambiental y mitigación de efectos del cambio climático, hasta el desarrollo de productos alimenticios innovadores o la mejora de la seguridad y de la calidad de otros alimentos se traduce también en su I+D+i, una producción científica ligada en grande medida a la Agrupación Estratégica de Investigación del Campus Terra  BioReDes) y que en el último trienio contabilizado (2016-18) generó un volumen de negocio de más de 23,5 millones de euros.

El aula de Productos Lácteos trabaja desde el 2016 también con otro tipo de alimentos líquidos en su planta piloto, única en la península ibérica y una de las más modernas y completas de Europa

Las ventajas del empleo de cenizas de biomasa para la fertilización y conservación de suelos degradados, la mejora genética de especies autóctonas de cereales como trigo o maíz, la utilidad de la valoración y testaje sensorial para el diseño y desarrollo de nuevos alimentos con más valor añadido, bienestar animal, cuestiones ligadas a mejorar las actuales organizaciones de logística y distribución, las múltiples aplicaciones y ventajas que depara la acuicultura, la seguridad alimentaria o nuevos aprovechamientos de recursos forestales para toneles de vino centraron algunas de las líneas de I+D+i desarrolladas en el Campus Terra de la USC presentadas en este foro del Clusaga.

La jornada sirvió al mismo tiempo para presentar al sector alimentario gallego a existencia en el Campus de Lugo de la USC del Aula de Productos Lácteos y Tecnologías Alimentarias, una infraestructura tecnológica de vanguardia que, además de productos lácteos, también ofrece soluciones innovadoras para el diseño y elaboración de otros productos alimenticios.

El Aula de Productos Lácteos cumple 28 años en este 2020 y desde el 2016 no solo trabaja en productos lácteos sino en otro tipo de alimentos en sus 1.900 metros cuadrados de planta piloto semiindustrial, única de la península ibérica y una de las más modernas y completas de Europa, en la que se puede elaborar casi todo tipo de productos que sean líquidos o cremosos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información