Unións acusa a la avícola Avigrao de actitud «abusiva»

La organización agraria sostiene que la empresa le impone a los ganaderos con los que tiene contrato de integración la cría de un nuevo tipo de pollo con mayores costes de producción, pero que paga al mismo precio que el convencional

Unións acusa a la avícola Avigrao de actitud «abusiva»

Granja avícola. / Archivo.

Unións Agrarias denuncia una supuesta actitud abusiva de la integradora Avigrao; empresa avícola que en los últimos meses -según Unións- le está imponiendo a los ganaderos con los que trabaja la cría de un nuevo tipo de pollo que supone mayores costes de producción para las granjas; pero que la avícola paga usando las mismas tablas de precios que para el convencional.

Unións Agrarias se hace eco de esta forma del malestar existente entre los criadores de pollo en relación a las prácticas de Avigrao. La organización agraria considera intolerables este tipo de prácticas e insta a la firma con sede en Melide a respetar la Ley de Cadena Alimentaria y a renegociar tarifas acordes a esta nueva producción. «La integradora, tal y como reflejan las liquidaciones de las granjas, está ignorando el derecho de los productores a percibir precios justos aplicando tarifas que atentan contra la rentabilidad de las explotaciones», denuncia el sindicato.

El periodo de cría pasa de 45 a 80 días

En los últimos meses Avigrao está testando la viabilidad de un nuevo tipo de pollo, el conocido como pollo rubio, cuyos requerimientos de cría suponen un elevado incremento de los costes de producción de las granjas que la empresa no está cubriendo, según la organización agraria.

Mientras el tiempo de cría habitual para uno pollo del tipo broiler ronda los 45 días, en el caso del rubio ese período casi llega a duplicarse, alcanzando los 80. Además, se trata de un ave con unos requerimientos de espacio también muy superiores al convencional; que obligan a las granjas a reducir su capacidad en un 60%.

El nuevo tipo de pollo tiene unos requerimientos de espacio muy superiores, lo que obliga a las granjas a reducir su capacidad total en un 60%

Unións Agrarias entiende que la introducción de este nuevo tipo de pollo puede ser una nueva salida de negocio para el sector. Sin embargo, considera intolerable que las pruebas sean de obligado cumplimiento para las granjas; que en ningún caso se haya consultado a los ganaderos su voluntad de incorporar este producto y, sobre todo, que no se adecúen las tarifas y que se esté pagando por él el mismo precio que por un pollo convencional, que supone una rentabilidad de prácticamente el doble para las granjas.

Retrasos en la recogida asumidos por los ganaderos

La introducción de este pollo rubio ha sido la gota que ha colmado el vaso de la paciencia de los productores. Sin embargo, el malestar de los ganaderos en relación a las prácticas de esta empresa viene de atrás -según Unións-, pues no es esta la primera vez que Avigrao obliga a los ganaderos a asumir el coste económico de sus pruebas; pues lo que ahora está sucediendo con este nuevo tipo de pollo pasó hace un año; cuando la experimentación con distintos tipos de alimentación se saldó con la aplicación de una tarifa casi un 40% inferior a la habitual.

A partir de la séptima semana los animales son más exigentes y menos rentables: aumentan sus requerimientos de alimento y apenas ganan peso, con lo que los gastos de los criadores se disparan

Las supuestas prácticas abusivas de la empresa con los ganaderos también se dan en el momento de recogida de los animales en las granjas para su sacrificio. “Las demás integradoras recogen los pollos a los 45 o 47 días. Y si el tiempo en las granjas pasa de los 52 aplican unos abonos al precio. Sin embargo, los tiempos de recogida de Avigrao suelen exceder la media habitual y la empresa obliga a los ganaderos a asumir el coste añadido; pues aplica siempre la misma tarifa independientemente del tiempo de cría de las aves», explica Loli García, responsable sectorial de Avicultura de UUAA.

A partir de la séptima semana los animales son más exigentes y menos rentables: aumentan sus requerimientos de alimento y apenas ganan peso, con lo que los gastos de los criadores se disparan. Unións Agrarias insta a Avigrao a rectificar y a cumplir con el derecho de los productores a cubrir sus costes de producción, tal y como estipula la Ley de la Cadena Alimentaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información