Vacas de Chandeiros SC, las cachenas cortafuegos de O Incio

Un centenar de cabezas de ganado mantienen limpias las fincas que rodean la parroquia de Trascastro. Ahora están ampliando su superficie con 14 hectáreas en la que será una de las primeras aldeas modelo de Galicia en completarse

Vacas de Chandeiros (Incio) José Armesto2

José Armesto es una persona con iniciativa. Nada más ponerse a hablar con él salen a relucir un ciento de proyectos en los que desde hace años pone todo su empeño para sacarlos adelante. Lo último en lo que está trabajando es en hacer realidad una de las primeras aldeas modelo de Galicia, la nueva herramienta de gestión del territorio con la que la Xunta de Galicia quiere combatir los incendios forestales.

José fue clave para convencer a los vecinos para que cediesen sus fincas, muchas de ellas abandonadas desde hace años, para este proyecto que está a punto de ser una realidad. Los trabajos de cierre de las 14 hectáreas avanzaron en los últimos días y José espera poder echar las vacas en las próximas semanas para que empiecen a hacer su trabajo de desbroce.

«Es una zona muy bonita pero muy difícil de trabajar por la fuerte pendiente que tiene, si no es con ganado sería imposible de domesticar y de mantener limpia. En el mes de marzo le pasaron la desbrozadora a todo y en otoño vuelve a tener ya maleza. Desbrozar las franjas de protección de todas las aldeas de Galicia es inviable si no es con el ganado», considera.

Desbrozar las franjas de protección de todas las aldeas de Galicia es inviable si no es con el ganado

En Trascastro van a meter cachenas. Desde hace nueve años son ya las encargadas de limpiar todas las fincas que hay desde el pueblo hasta el alto de Chandeiros y a partir de ahora ampliarán sus dominios para pacer también las fincas que rodean las casas por el otro lado, la zona que por la parte baja desemboca en el río Cabe.

De este modo Trascastro quedará completamente rodeado de pastizales y protegido contra el fuego, que es lo que José persigue con su iniciativa, para la que ha encontrado también la total implicación del Concello. «El objetivo principal es tener la aldea limpia y protegida de los incendios y al mismo tiempo crear riqueza en el pueblo a través del ganado», dice.

Mucho papeleo

A aldea modelo exténdese pola parte baixa de Trascastro, cara ao río. Pola parte de arriba xa pacen as vacas de José desde o 2011

La aldea modelo se extiende hacia el río. Por la otra parte de Trascastro ya pacen las vacas de José desde 2011

José considera que la idea de las aldeas modelo puede ser «una herramienta muy útil para el rural» pero reconoce que se trata de un instrumento legal «muy difícil de arrancar». «La que vamos a poner en marcha en Trascastro son más de 200 fincas de más de un centenar de propietarios diferentes para solo 14 hectáreas. Resulta muy complicado dar con todos los propietarios, ya que muchos de ellos tienen paradero desconocido, por lo que en muchas fincas hay que hacer investigación para llegar al dueño», explica.

La aldea modelo es una herramienta muy útil para el rural pero es difícil de arrancar porque tiene mucho papeleo y mucha burocracia

Pero una vez localizado viene otro problema: «tiene mucho papeleo y mucha burocracia, los propietarios de las fincas tienen que firmar papeles y documentos una docena de veces y eso asusta mucho a la gente, porque en muchos casos se trata de gente mayor que se echa para atrás por eso», añade.

Por eso José aboga simplificar dentro de lo posible los mecanismos legales establecidos para hacer más ágil la agrupación de las fincas o, de lo contrario, teme que sean pocas las aldeas modelo que se logren constituir en Galicia, al igual que otras herramientas para la gestión conjunta del territorio, como las SOFOR en el caso de los montes, han demonstrado una limitada eficacia.

10 años agrupando fincas

As fincas, que estaban a mato desde fai anos, había xestas de máis de tres metros de altura

Las parcelas, en las que antiguamente se sembraba cereal, estaban a tojos y xestas desde hacía años

El germen de la que será una de las primeras aldeas modelo de Galicia en finalizarse es la explotación ganadera que José puso en marcha en el año 2011 junto a otro vecino, José Casanova, y que cuenta en la actualidad con un centenar de cabezas de ganado de raza cachena. Lleva el nombre de Vacas de Chandeiros SC, el alto en el que confluyen las 70 hectáreas de superficie que han ido juntando en estos años.

El futuro de la ganadería pasa por juntar fincas y ganar superficie, no hay otra manera

Para la gestión de la aldea modelo se va a constituir una nueva empresa, en la que va a entrar su hijo Adrián, pero será también una ganadería en extensivo de vacas cachenas. «La aldea modelo no dista mucho de lo que hicimos nosotros estos años a nivel privado pero empleando la herramienta que tiene ahora la Xunta para eso», argumenta José.

El proyecto de Vacas de Chandeiros arrancó hace casi diez años para poner a producir fincas en desuso de los vecinos. «Eran terrenos en los que se echaba cereal para pan pero llevaban ya un montón de años a matorral. Empezamos amansando el terreno y desbrozando la maleza que había de tojo y xestas. El tractor de 200 caballos no se veía en medio de ellas», recuerdan.

Fan venda directa dos becerros e recrían e venden para vida as femias

Hacen venta directa de los terneros y recrían las hembras para vida, tanto para ellos como para otras ganaderías

Los dos socios suman alrededor de unas 20 hectáreas en propiedad y poco a poco han ido sumando otras parcelas, mediante acuerdos con los vecinos, a los que les pagan una renta anual, hasta juntar las actuales 70 hectáreas, que se incrementarán en 14 más con el proyecto de la aldea modelo.

Al rural no le queda otra salida que adaptarse a los nuevos tiempos, es transformarse o morir

«En este momento tenemos 70 hectáreas todas enlazadas, pertenecen a parcelas distintas que fuimos juntando y unificando con el acuerdo de los vecinos. Muchas eran fincas pequeñas de 500 metros y hoy la parcela más pequeña tiene 8 hectáreas y la más grande 35. El futuro de la ganadería pasa por eso, hoy no hay otra manera de hacerlo, yo no puedo estar todo el día guardando las vacas como antes ni cambiarlas a diario de un lado para otro. Al rural no le queda otra salida que adaptarse a los nuevos tiempos, es transformarse o morir», opina.

Producción en ecológico

Fixeron uns comedeiros especiais nos que só entran os becerros para poder cebalos nas pradeiras

Han hecho unos comederos especiales en los que sólo entran los terneros para poder cebarlos en las praderas

La explotación cuenta hoy con 70 madres reproductoras y un toro, más los terneros de cebo y las terneras de recría nacidos en este año. «Empezamos con solo 6 cachenas, que fuimos a buscar al Xistral. A partir de ahí fuimos recriando y comprando apostando siempre por esta raza. Cuando empecé a mirar qué vacas meter aquí la cachena fue la que más me convenció por la capacidad de transformación que tiene en los terrenos rústicos», justifica.

Tratamos de comercializar siempre productor-consumidor final, casi todo a particulares, ese es nuestro enfoque para valorizar la calidad que tiene nuestra carne, la venta directa es una garantía para nosotros y para el consumidor de trazabilidad total

Desde el comienzo están en producción ecológica y tratan de hacer venta directa para lograr mayor rentabilidad. «Tratamos de comercializar siempre productor-consumidor final, casi todo a particulares, ese es nuestro enfoque para valorizar la calidad que tiene nuestra carne, la venta directa es una garantía para nosotros y para el consumidor de trazabilidad total», defienden.

Solo sacrifican los machos, ya que las hembras van para vida. «Las xatas van todas para recría, parte para nudos y parte para otras explotaciones que nos quieren comprar», explica José. El cebo de los @becerro se hace con cereales y piensos ecológicos, sobre todo maíz y una mezcla triturada de trigo, maíz y cebada.

Entre 750 y 950 metros de altitud

Para cambialo de finca José chama o gando e este ven tras del. Mesmo o touro lle espera a man

Para cambiarlo de finca José llama por el ganado y este viene tras él. Incluso el toro le espera la mano

En el alto de Chandeiros hace viento todo el año y la invernada se deja notar con fuerza. Por eso, aunque el ganado está siempre fuera, en extensivo, tratan de adaptar el manejo a la climatología de la zona. «El punto más alto está a 950 metros de altitud y las fincas de más abajo, las que están más cerca de las casas de la aldea de Trascastro, están a 750 metros. Lo que hacemos es que a medida que va viniendo el invierno las vamos bajando desde las fincas más altas hacia las de más abajo, porque si en el alto la nieve aguanta una semana abajo dura solo un día», explica José.

Cuando empecé a mirar qué vacas meter aquí la cachena fue la que más me convenció por la capacidad de transformación que tiene en los terrenos rústicos

«El invierno fuerte son tres meses, los de diciembre, enero y febrero, luego dura un poco más, pero ya es más suave», añade. Suplementan con forrajes recogidos en las propias parcelas para garantizar su origen ecológico y a los terneros les tienen comederos adaptados para que solo ellos puedan entrar a comer el pienso.

Están unidos a una tolva y los van moviendo con el tractor a medida que cambian el ganado de parcela, puesto que todos los animales, unas 100 cabezas, están en uno único lote. «Trabajamos con una única manada que vamos cambiando de finca a medida que se va agotando el pasto. Son parcelas desiguales y en función de su tamaño, de la cantidad de pasto o de la época del año están más o menos tiempo. El manejo es sencillo, para cambiarlas yo llego a junto de ellas, las llamo y vienen detrás mía, para eso de vez en cuando les doy algún que otro premio en forma de pienso», revela José.

Trabajamos con una única manada que vamos cambiando de parcela a medida que se agota el pasto

Todas las fincas tienen bebedero, que se suministran desde una balsa que recoge el agua de la lluvia además de una fuente ubicada en la parte alta. «La lona vino de Italia, la compramos por internet y la instalamos nosotros mismos, igual que los comederos de los terneros, que también hicimos nosotros adaptados as nuestras necesidades», explican.

Balsa de auga que subministra aos bebedeiros, con capacidade de almacenaxe para dous meses no verán

Balsa de agua que suministra a los bebederos, con capacidad de almacenar agua para dos meses en verano

Diversificar en el rural

Trascastro está formada por unos 20 vecinos pero muchos de sus habitantes son personas mayores o gente que viene solo los fines de semana. «Con ganado solo quedamos José Casanova y yo», aclara su tocayo Armesto. Por eso sobre ellos dos recae casi en exclusiva el mantenimiento de las fincas de la parroquia. «Yo antes no tenía vacas, mi socio sí, ya tenía vacas rubias», cuenta.

No hay manera de mantener el rural si no se vive de él y la Administración tiene que ser consciente de eso

José comenzó montando en Trascastro una casa de turismo rural, que lleva por nombre A Niñada, y está convencido de que las posibilidades del rural son múltiples pero siempre bajo una premisa fundamental: «no hay manera de mantener el rural si no se vive de él y la Administración tiene que ser consciente de eso», dice.

Hoy es una explotación viable pero durante los primeros cinco años fue todo invertir

Hoy Vacas de Chandeiros es una explotación rentable, pero José aun recuerda que los comienzos fueron difíciles. «Durante los primeros cinco años fue todo invertir: comprar derechos, comprar ganado, acondicionar y cerrar las fincas. Tienes que disponer de dinero para poder empezar, sino es imposible, y luego esperar tres o cuatro años para empezar a producir y recuperar la inversión si la cosa va bien. A día de hoy es una explotación viable, yo confiaba en el proyecto y sabía que a largo plazo iba a funcionar, pero no deja de ser de mucho riesgo. Para iniciativas de estas teníamos que tener mucho más apoyo, algo que cuando comenzamos nosotros no tuvimos», recuerda.

Unir y motivar a la gente

Rodeando os terreos da aldea modelo a Comunidade de Montes recuperou unha ruta de sendeirismo

Rodeando los terrenos de la aldea modelo la Comunidad de Montes ha recuperado una ruta de senderismo

A pesar de no ser nativo de Transcastro, como él dice, (José es natural de Valdruz, perteneciente también a O Incio), se adaptó tan bien que hoy es el verdadero activista y animador de la vida de este pueblo, donde preside la Asociación de Vecinos y la Comunidad de Montes. «No hay quien se quiera poner, pero yo ya necesitaba unas vacaciones urgentes», bromea.

Llevar a cabo proyectos colectivos tienen la virtud de lograr unir y motivar a la gente, por eso la aldea modelo no es más que el comienzo de grandes cosas

Por eso, para José la puesta en marcha de la aldea modelo no es más que el comienzo de otros proyectos e iniciativas para poner en valor las potencialidades de su parroquia. «Una cosa lleva a la otra y llevar a cabo proyectos colectivos como este tienen la virtud de lograr unir y motivar a la gente», destaca.

Como complemento a la aldea modelo los vecinos de Trascastro han recuperado un antiguo camino, cerrado desde hacía años, que va a dar a un entorno al lado del río Cabe donde se conservan dos molinos, una serrería y una vieja central hidroeléctrica. Esta ruta de senderismo, conocida como Ruta del Pozo da Ola, de unos 12 kilómetros de longitud, une Trascastro y Airela y pasa por la Ferrería de O Incio, donde había también un antiguo balneario.

Por el borde de la aldea modelo, al lado del río Cabe, discurrirá una ruta de senderismo para el disfrute de la población local y el aprovechamiento turístico

«Con actuaciones como esta haces una doble función: por un lado recuperas un antiguo camino para el pueblo y por otro creas un atractivo a nivel turístico», defiende José. La recuperación de la ruta fue acometida por la Comunidad de Montes con el apoyo de la Diputación. Por su parte, la Asociación de Vecinos se encargó de lograr la cesión de un edificio abandonado, un antiguo inmueble usado por los Peones Camineros, para rehabilitarlo como local social de la parroquia.

«Todos los años nos afecta el lobo pero de los ataques que tuvimos nunca logramos cobrar ninguno»

Teñen as 70 hectáreas pechadas con cercas eléctricas con tres aramios

Tienen las 70 hectáreas cerradas con cercas eléctricas de tres alambres alimentados con pastores solares

Las 70 hectáreas en las que pacen las cachenas de Vacas de Chandeiros están cerradas con cercas eléctricas conformadas por tres hilos, que suman más o menos un metro de altura, y que están conectadas a pastores eléctricos alimentados por placas solares. «De todas las marcas lo que más tenemos es Ion, porque fabrican en Lugo y están cerca. Nos decantamos por ellos por la comodidad que eso supone en cuanto a mantenimientos y reparaciones», destaca José.

Pero a pesar del buen estado y el mantenimiento continuo que hacen de los cierres estos no logran impedir la entrada de la fauna salvaje, uno de los mayores problemas con los que se encuentran a día de hoy las explotaciones en extensivo. «En esta zona hay bastante ataque de lobo, todos los años nos afecta, y el jabalí nos destroza las praderas, nos hace también mucho daño, pero en el caso del jabalí las indemnizaciones son razonables, no como en el caso del lobo», se queja.

Yo le quiero mucho al lobo, pero les quiero también mucho a mis animales

«De los daños de lobo es muy difícil que se hagan cargo porque los mecanismos que tienen no son adecuados a las circunstancias de las explotaciones en extensivo en terrenos de monte o que manejamos grandes superficies porque si no aparece el ternero no te lo pagan. Nosotros de los ataques que tuvimos nunca logramos cobrar ninguno, ni yo ni otros ganaderos colindantes, por una cosa o por otra siempre te viene denegado. No puedes manipular el cadáver, así que no tienes manera de proteger los restos y tú llamas hoy y ellos vienen mañana por la mañana, pero en esas horas los restos lo más normal es que desaparezcan, porque en una noche de un ternero de estos no queda nada y si al día siguiente no está la columna vertebral ya no te lo pagan», explica.

La Administración tiene que hacerse cargo de los daños que provoca el lobo porque sino es imposible la convivencia

«A mí el lobo es un animal que me encanta, porque lo ves y estás viendo al jefe del monte, pero aunque yo le quiero mucho al lobo, les quiero mucho también a mis animales. Nosotros en esta zona siempre convivimos con el lobo pero antes siempre iba un pastor con el ganado, ahora no, así que la Administración tiene que hacerse cargo de los daños que provoca el lobo porque sino es imposible la convivencia», asegura.

Unha burra e dous mastíns conviven a diario co gando para defendelo do lobo

Una burra y dos mastines conviven a diario con el ganado para defenderlo del lobo

Para tratar de minimizar los daños en esta ganadería tienen una burra para detectar el peligro y poner a las vacas en alerta y dos mastines para defenderlas. Pero «el lobo es muy listo», dice José, y «acaba aburriendo a los mastines». «El lobo se las sabe todas y tiene todo el tiempo del mundo para vigilar y atacar cuando tiene a la presa a tiro. Hace 4 o 5 años teníamos una invasión de lobos en esta zona, había una manada muy grande», recuerda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información