Vía Romana: el vino que no entiende de prisas

Visitamos esta bodega de la Ribeira Sacra, pionera en Galicia en la elaboración de vinos de guarda de la variedad Mencía “que salen al mercado cuando el vino lo dice”. La apuesta por el enoturismo forma parte también de la identidad de Vía Romana, que en los próximos años prevé aumentar su producción de Godello y sacar al mercado plurivarietales de variedades autóctonas

Publicidade
Vía Romana: el vino que no entiende de prisas

Balcón de la bodega Vía Romana con viñedos al fondo

“Vía Romana: el vino que no entiende de prisas”. Con este anuncio publicitario se dio a conocer hace un años una bodega de la Denominación de Origen Ribeira Sacra que hace del paso del tiempo una virtud.

Se trata de Vía Romana, una bodega familiar ubicada en Belesar (Chantada), al lado de la calzada romana que conectaba Braga con Astorga. “Somos una familia de Chantada dedicada al mundo del vino desde el año 1940 y en 1997 compramos esta bodega del siglo XVI que llevaba años abandonada con el objetivo de restaurarla y de recuperar los viñedos de la zona”. Así explica Juan Luis Méndez, gerente de Vía Romana, los orígenes de este proyecto vitivinícola y de enoturismo que desde el inicio apostó por el vino, el paisaje y la historia como señales de identidad.

“El trabajo de recuperación fue largo, tanto el de restauración de la bodega con piedra y madera, como el de las 5 hectáreas de viñedo que compramos, de viñas antiguas y también de otras que tuvimos que replantar”, reconoce Juan Luis.

Vía Romana fue creciendo y a día de hoy cuenta con 16 hectáreas propias de viñedo, el 90% de ellas de la variedad Mencía, la mayoría ubicadas en Belesar, en el cruce de los ríos Miño y Asma, como en San Fiz, pero también en otras zonas de la Ribeira de Chantada. Además de la producción propia compran hasta un 50% de la uva a viticultores de la zona, con los que mantienen contratos estables y a los que los enólogos de la bodega asesoran en el cultivo a lo largo del año así como para determinar el momento óptimo de vendimia.

Su primera cosecha la elaboraron en el año 1998 y hoy comercializan unas 160.000 botellas anuales, la inmensa mayoría de la variedad Mencía. Tienen en el mercado cuatro variedades que, según subraya Juan Luis Méndez, “siguen una misma filosofía: elaborar vinos sin prisa, que salgan al mercado no cuando este lo demanda, sino cuando el vino dice que está en el momento óptimo”.

Así, por una parte comercializan el Vía Romana, el buque insignia de la bodega, un Mencía monovarietal que permanece 6 meses en depósito y otros 6 en botella.

En años de cosechas especiales y extraordinarias, como el 2015, elaboran el Veía Romana Selección de Añada, que reposa entre 24 y 30 meses en depósito de acero inoxidable, para después ser envasado en una botella magnum de 1,5 litros. “Es para añadas diferentes y especiales, la primera fue en el 1999 y la última la del 2015, y mucha gente nos dice que es un vino que pasó por barrica, porque el paso del tiempo logra que sea un vino redondo”, explica el gerente de la bodega.

Desde el año 2006 Vía Romana también elabora el VR Barrica, un vino de crianza en barrica de roble francés, que demuestra la versatilidad de la variedad Mencía en la Ribeira Sacra.

“Fuimos de los primeros en Galicia en apostar por los vinos de guarda”

Como se ve, la apuesta por los vinos de guarda, un tipo de elaboraciones aún minoritario en Galicia, es uno de los signos de identidad de Vía Romana. “Fuimos los pioneros en Galicia en buscar este tipo de elaboraciones y al principio nos costó, pero el mercado nos empieza a dar la razón con una evolución positiva de las ventas de nuestros vinos”, explica Juan Luis Méndez. “Queremos que nuestro vino sea un Ribeira Sacra Mencía, pero que no sea un vino ligero, sino que tenga estructura”, añade.

 “Se valoran más los vinos de Ribeira Sacra en el extranjero que en el resto de España”

En cuanto al mercado, de las 160.000 botellas que de promedio elaboran al año, Vía Romana vende en Galicia alrededor del 70% de la producción y el 30% al resto de España y a 26 países en los que están presentes. “La exportación de momento representa un volumen pequeño pero tenemos muy buenas expectativas, pues desde hace unos tres años cada vez hay mayor interés en el extranjero por los vinos y el paisaje de la Ribeira Sacra, incluso mayor que en el resto de España”, asegura el gerente de la bodega.

Proyectos de futuro: Potenciar la variedad Godello y vinos plurivarietales

¿Y cuáles son los proyectos de futuro de Vía Romana? Uno de los ejes es la apuesta por el Godello, una variedad presente ya en sus vinos y de la que desde hace tres años sacan al mercado unas 8.000 botellas. Las razones las explica Juan Luis Méndez: “Compramos dos hectáreas para hacer una nueva plantación de Godello porque queremos complementar nuestros Mencías con un blanco de esta zona y pensamos que la Ribeira Sacra de Chantada es una de las mejores zonas de Galicia para elaborar vinos blancos de calidad como son los de la variedad Godello”. Su objetivo es que a medio plazo llegue a representar entre el 10 y el 15% de su producción.

La otra apuesta de futuro de Vía Romana pasa también por diversificar su oferta con vinos plurivarietales de variedades autóctonas. “Llevamos varios años haciendo ensayos con pequeñas vinificaciones para en un años sacar al mercado unos vinos plurivarietales que expresen también todo el potencial de la Ribeira Sacra. Estamos hablando de pequeñas elaboraciones de 5.000 o 10.000 botellas que complementen a nuestra variedad reina y diferenciadora, que es la Mencía”, avanza Juan Luis.

“El enoturismo es la mejor publicidad para la Ribeira Sacra”

El enoturismo es la otra pata del proyecto de Vía Romana. La bodega abre sus puertas de lunes a sábado, así como los días festivos, e incluye visita a los viñedos y a la bodega y catas, así como alquiler de los salones de la bodega para eventos de grupos. “En estos últimos dos años multiplicamos las visitas a la bodega, sobre todo los sábados, algo a lo que nos ayuda el hecho de estar al lado del Camino de Invierno a Santiago”, asegura Juan Luis Méndez.

Y es que, según destaca el gerente de Vía Romana, “la mejor campaña publicitaria que podemos hacer en Ribeira Sacra es invertir para que la gente nos visite y nos conozca, porque a partir de entonces se convierte en la mejor embajadora de nuestros vinos”. A este respecto, Juan Luis cuenta la anécdota “de una persona que en una feria del vino fuera de Galicia se acercó a nuestro stand y le pareció caro que el precio de nuestro vino estuviera a la altura de un crianza de la Rioja. Pero cuando vino a conocer la Ribeira Sacra nos dijo que nuestro vino era barato”.

Vinos de Vía Romana

Vinos de Vía Romana

En detalle:

El nombre de Vía Romana
2Se lo puso mi madre por el nombre de la calzada romana que pasa junto a la bodega y que conectaba Astorga con Braga. Pasaba por aquí para enviar los vinos de la Ribeira Sacra para la Meseta o bien para los puertos. El diseño de nuestra botella se basó en un miliario romano y el diseño de nuestro luego es la transformación de una calzada romana en un racimo de uvas”.

2015: la última gran cosecha
El vino de Vía Romana de la añada 2015 se espera que salga al mercado entre finales de este año y comienzos de 2017.

Galicia Calidade:
Formamos parte de Galicia Calidade desde el mes de febrero. Nos aporta mucho comercialmente a nivel gallego, pero sobre todo a nivel de España, donde es una marca muy valorada y conocida como referencia de la calidad de los productos gallegos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información