Las opiniones y puntos de vista expresados solo comprometen a su autor y no reflejan necesariamente los de la Unión Europea. Ni la Unión Europea ni la autoridad otorgante pueden ser considerados responsables de ellos.

Cómo Europa garantiza la autosuficiencia de alimentos a precios accesibles

Las ayudas a los agricultores que proporciona la Política Agrícola Común contribuyen a asegurar la continuidad de granjas y cultivos en la UE. Sin las ayudas de la PAC, los ingresos agrícolas de un productor en Europa son sólo un 46,5% de lo que sería el salario medio en el resto de la economía

Cómo Europa garantiza la autosuficiencia de alimentos a precios accesibles

Campo de centeno en la provincia de Ourense. / Archivo.

La pandemia de la Covid ha puesto de manifiesto la importancia que tiene la autosuficiencia alimentaria. Con el inicio de los confinamientos, se sucedieron las imágenes de supermercados con las estanterías vacías en las secciones de leche, huevos o de algunas carnes. Sólo la continuidad del trabajo en Europa de agricultores, granjas e industria alimentaria permitió dar una ágil respuesta al aumento de la demanda del consumo en los hogares.

Estanterías de leche vacías en un supermercado en marzo de 2020. / Archivo.

Estanterías de leche vacías en un supermercado en marzo de 2020. / Archivo.

Europa es en general autosuficiente en la mayoría de alimentos, pero hay determinados productos que tiene que importar, ya que no los produce en cantidad suficiente o directamente no los cultiva por motivos climáticos, como el café, el cacao o la soja empleada en la alimentación animal.

En cualquier caso, las exportaciones europeas de alimentos multiplican por 1,5 a las importaciones, lo que habla bien de la autosuficiencia alimentaria de la UE-27. En el 2019, la UE importó alimentos por valor de 108.600 millones de euros, pero exportó una cantidad muy superior, 162.700 millones de euros.

La Política Agrícola Común (PAC) juega un papel clave a la hora de garantizar la autosuficiencia alimentaria de Europa. Las ayudas directas que la PAC le proporciona a los agricultores representan un incentivo para la continuidad de la actividad agraria y para la incorporación de personas jóvenes a las explotaciones.

Sin esas ayudas, el campo perdería atractivo y, en consecuencia, la autosuficiencia alimentaria de la UE se pondría en riesgo. Conviene tener en cuenta que los ingresos agrícolas por trabajador, sin contar las ayudas de la PAC, representan sólo un 46,5% de lo que sería un salario medio en el resto de la economía, según los últimos cálculos que maneja la Comisión Europea (Dato del año 2017).

Los apoyos a la renta de los agricultores que proporciona la Política Agraria Común contribuyen, por tanto, a equilibrar la balanza. Incluso con estos apoyos, sólo hay dos países de la UE, República Checa y Estonia, en los que los ingresos totales de los agricultores sean superiores a un salario medio del resto de la economía de ese país (Ver gráfico inferior).

PAC final grafico

Las ayudas a la renta en el campo cumplen una segunda función, garantizar la disponibilidad de alimentos a precios accesibles para el conjunto de la ciudadanía. Puede decirse que el precio de los alimentos en el supermercado lo paga en parte la PAC y en parte los consumidores.

Si se compara este escenario con el de otros países del Norte sin ayudas al campo, como es el caso de Canadá, se observan allí mayores precios (en comparación con la UE) en la mayoría de productos básicos de la cesta de la compra ligados con la agroalimentación.

¿Cuál es el nivel de autosuficiencia de Europa en las distintas gamas de alimentos?

Un reciente estudio analizó la situación actual de autosuficiencia alimentaria de Europa y la proyección de la misma para 2080. La conclusión es que Europa es actualmente autosuficiente en la mayoría de gamas de alimentos y que lo seguirá siendo para el 2080. La única excepción es la fruta, pues Europa sólo produce alrededor de tres cuartas partes de las frutas que consume.

Si se valora la situación a nivel nacional, hay tres sectores en los que España y Portugal producen menos volumen de alimentos de los que consumen (Ver tabla inferior), y se espera que la situación siga así para 2080: cereales, leche y patatas. En Portugal, en la actualidad también hay una producción de frutas y de carne que no cubre la demanda interna, pero se espera que para 2080 esa situación esté resuelta.

Tabla. Autosuficiencia alimentaria a nivel de Europa, España y Portugal

Países Cereais Froitas Hortalizas Patacas Carne Leite Ovos
UE-27
+ Gran Bretaña
108 % 77 % 101 % 104 % 106 % 111 % 101 %
España 70% 168 % 179 % 62 % 127 % 71 % 111 %
Portugal 25 % 81 % 134 % 50 % 80 % 84 % 108 %

Fuente: Małgorzata Kołodziejczak (2018): ‘Food self-sufficiency in Europe countries’.

El estudo considera que lo más conveniente es medir la autosuficiencia alimentaria a nivel de la UE, dada la libertad de tránsito de mercancía entre los países de la Unión. El autor del trabajo considera que el análisis nacional puede ser útil para comprobar la garantía de una base alimentaria, pero recuerda también que las especifidades productivas de un país o región lo pueden hacer más idóneo para la producción de determinados alimentos, pero no de otros.

Una última cuestión que apunta la investigación es que otra vía para mejorar autosuficiencia alimentaria y las exportaciones pasa por la reducción del alto nivel de desperdicio de alimentos, que cifra en un 20% en el conjunto de la Unión Europea. Ese nivel de desperdicio, que se da en las fases de producción, procesamento, distribución y consumo, está siendo enfrentado en toda Europa con diversas medidas legislativas. En el caso de España se está trabajando en un proyecto de ley contra el desperdicio alimentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información