La sección ‘Noticias de empresa’ incluye informaciones de actualidad empresarial, así como las notas de prensa de firmas colaboradoras.

Consejos para el correcto control de roedores en explotaciones ganaderas

La empresa gallega Impex Europa, líder en España en venta de raticidas como Ratibrom, ofrece una serie de recomendaciones a tener en cuenta para la correcta aplicación de estos productos

Consejos para el correcto control de roedores en explotaciones ganaderas

Interior de la planta de Impex Europa en Vilagarcía. / Archivo.

Impex Europa S.L., empresa gallega líder en España y Portugal en fabricación y venta de raticidas, tanto para uso profesional como doméstico, con marcas de gran prestigio como Ratibrom, Ratibrom Azul o Brody, le ofrece a los usuarios una guía de buenas prácticas para la correcta aplicación de estos productos.

Los roedores, principalmente la rata común (Rattus norvegicus), la rata negra (Rattus rattus) y el ratón doméstico (Mus musculus) son plagas graves que afectan tanto a explotaciones ganaderas y entornos edificados como a la agricultura. Seguir una serie de buenas prácticas en el uso de raticidas contribuirá no solo a eliminar la plaga, sino también a garantizar el uso sostenible de las herramientas de control.

“Cuando los anticoagulantes de los raticidas se aplican incorrectamente, hay el riesgo de aumentar la resistencia de los roedores y de propagar esas resistencias”, explican desde Impex Europa, la empresa gallega líder en raticidas en la Península Ibérica, fabricante del popular Ratibrom, Ratibrom Azul y del Brody.

Punto de partida: utilización de portacebos

Para conseguir un control efectivo y duradero de los roedores, desde Impex Europa SL recuerdan que es necesaria una buena planificación. Para hacerla, conviene tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

– La normativa de la Unión Europea exige el uso de portacebos con los raticidas. Los portacebos sirven para proteger el raticida de la humedad, polvo y lluvia. También ofrece un espacio donde los roedores se sienten seguros y se alimentan, evitando de esta forma el consumo de cebo por especies no objetivo, como perros o gatos. Además, el portacebos evita el contacto accidental de humanos con el cebo y facilita el monitoreo.

-Siempre que sea posible, los cebos deben estar fijados en el interior de portacebos, de forma que se evite que el animal lo transporte. Existen modelos con cierre de seguridad y soporte para fijar el cebo. Conviene que tengan dos orificios de unos 6 cm. de diámetro, de forma que permita el libre acceso de los roedores a su interior y evite el acceso a especies no objetivo.

-Los portacebos deben distribuirse por toda el área a desratizar, dándole prioridad al perímetro de la propiedad y las zonas de mayor probabilidad de paso por los roedores. Los roedores suelen caminar pegados a las paredes, así que es recomendable que los portacebos los situemos cerca de ellas.

Disponer los cebos de forma aleatoria es una pérdida de tiempo y dinero, ya que los roedores raramente se apartan de su camino habitual.

-Para obtener los mejores resultados, los portacebos deben ser colocados con una distancia entre sí de 5 a 10 metros en el caso de una infestación de ratas o de 2 a 5 metros en el caso del ratón común.

Monitoreo

-Para los anticoagulantes de 2ª generación, donde llega con una única toma de veneno, se recomiendan pequeñas cantidades con renovaciones cada 3-4 días hasta que se vea que se deja de consumir. En la fase de mantenimiento (después de alcanzar el control), las visitas a los puntos de control no tienen que ser tan frecuentes como en la fase de ataque.

-La mejor forma de evaluar los resultados de una desratización es monitorear y registrar regularmente los consumos en cada puesto a lo largo de la desratización. Es raro encontrar cadáveres, ya que cuando empiezan a tener síntomas se refugian en zonas seguras.

-Los portacebos donde no se verifiquen consumos semana tras semana deben ser reubicados en zonas más activas.

-En los casos en que a pesar de la presencia confirmada de roedores, los consumos no se inicien en el plazo de dos a tres semanas (período inicial en que la ausencia de consumos puede ser justificada por el comportamiento de neofobia, característico de las ratas), deberá sustituirse el cebo utilizado por otro más atractivo y garantizar que fueron implementadas todas las medidas posibles para limitar el acceso de los roedores a otros alimentos.

-Manipular siempre el material utilizado para desratizar (portacebos, cebos y trampas) con guantes, para no comunicar olores que puedan provocar la desconfianza de los roedores.

-No mezclar el raticida con ningún producto.

-No comer, beber o fumar durante la manipulación de los rodenticidas, portacebos u otros materiales de riesgo.

-No colocar el producto junto a cursos de agua para evitar la respectiva contaminación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información