La sección ‘Noticias de empresa’ incluye informaciones de actualidad empresarial, así como las notas de prensa de firmas colaboradoras.

Control de la mamitis subclínica en vacuno de leche

La mastitis es un cambio inflamatorio de la glándula mamaria que unido a cambios físicos, químicos y microbiológicos, es caracterizada por un incremento en células somáticas y por cambios patológicos en el tejido mamario. Dicho proceso comienza como resultado de la penetración de bacterias patógenas a través del canal del pezón hacia el interior de la glándula, produciendo infección de los conductos y tejido secretorio.

La mastitis se ha clasificado de diversas formas, considerando numerosos factores, tales como: duración del proceso, apariencia clínica y etiología, curso, severidad y diseminación de la enfermedad. Teniendo en cuenta los diversos significados aplicados a este término, la clasificación más generalizada se realiza de acuerdo con el grado de inflamación según el curso o severidad.

La mastitis subclínica es sutil y difícil de corregir. La vaca parece saludable, la ubre no muestra ningún signo de inflamación y la leche parece normal, sin que se aprecien cambios organolépticos en la misma. En este caso, el dolor y la inflamación no se detectan observando la ubre. El número de células somáticas en la leche, indicativo de la respuesta inflamatoria , se encuentra elevado, al igual que el número de bacterias, lo que va acompañado de una disminución del nivel de producción de la secreción láctea, así como de la alteración de la composición de dicho producto.

Este constituye el tipo de mastitis más importante porque es más común que la mastitis clínica, normalmente la precede y comúnmente es de larga duración. Es difícil de detectar, reduce drásticamente la producción de leche, afecta adversamente a la calidad de la leche y puede servir como un reservorio para infectar a otros animales en el rebaño lechero. Además, el uso de antibióticos en su resolución es una estrategia que no se realiza nunca pues habría que retirar la leche los días necesarios del periodo de retirada de cada quimioterápico, además de ser difícil de justificar desde el punto de vista legal y socio-económico.

Medidas a adoptar

-En explotaciones que cuenten con control lechero, utilizar el informe mensual de vacas con un Recuento de Células Somáticas (RCS) superior a 200 (x 1000). Hacer labor de “sesgo” tratando de eliminar vacas de la lista, que sabemos positivamente que su elevado RCS no proviene de un status mamario (Ej.: Dermatitis interpodal, metritis crónica, acidosis metabólica, y en general cualquier afección sistémica no relacionada con la mama, etc..).

-También de forma sistemática se deberían de tratar las novillas primerizas, una semana antes del primer parto. El objetivo, es evitar que el animal pase a fase clínica, evitando las pérdidas subsiguientes a una mastitis clínica repetida en el tiempo. Estos animales, ya en control lechero, pasan a ser vigilados como el resto del rebaño.

-En cualquier caso, debe ser tratado todo animal sospechoso, a juicio del veterinario clínico o del propietario de la explotación, de poder estar en una fase subclínica de afección mamaria.

Un ejemplo práctico:

A nivel práctico, presentamos un caso de control de mamitis subclínica en Galicia, basado en control inicial de células somáticas.

En la explotación de D. Marcos António Torres Mourelle, sita en Cabana de Bergantiños, con unas 100 vacas en ordeño, y 180 animales en total, se le indica al ganadero que en el momento del secado no utilice ningún tipo de antibióticos, y solamente proceda al tratamiento tópico de los pezones con un sellador a baso de yodo. Tras el protocolo, se recogen muestras de leche a las vacas una vez paridas, y se les lleva a cabo el control lechero, resultando los valores en células somáticas que se indican en el cuadro nº 1. Como se puede observar, hay animales desde 400.000 células somáticas hasta más de ocho millones, sin que se puedan observar otros síntomas a nivel clínico en la explotación.

ADIBIO MASTITIS SUBCLINICA 1

Vistos estos resultados, se decide aplicar un bolo “Prevent Bolus Mamitis”, a cada vaca, continuando con el manejo convencional de recogida de leche diaria.

28 días después, se vuelve a realizar una analítica de células somáticas en los mismos animales, y se puede observar la evolución de los mismos en el cuadro nº 2, donde podemos constatar la reducción de las células somáticas en 18 de los 21 animales tratados (85,7 % del total), teniendo estos tres animales otras patologías además de problemas en las ubres.

ADIBIO MASTITIS SUBCLINICA 2

Los porcentajes de reducción del número de células somáticas oscila entre el 0,25 %, y el 94,63 %, estando 12 de los 21 animales tratados por debajo de los límites marcados por la central de recogida como normales.

Según el encargado de la explotación, esta reducción supuso un aumento de unos 500 litros de leche al día, que supone una diferencia de más de 15.000 litros al mes, que no ha habido que tirar, y por lo tanto un incremento en los ingresos muy considerable.

Conclusión:

El uso de “Prevent Bolus Mastitis” en animales con alta cantidad de células somáticas procedentes de inflamaciones en la ubre, reduce considerablemente la cantidad de células en leche, permitiendo al ganadero entrar en límites normales, sin necesidad de desechar la leche producida durante el período de tratamiento de los animales.

Más información:

[email protected]
Tlef:  610 240 387

Servicio Veterinario Adibio – Fertinagro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información