El ajo: consejos de cultivo

En las próximas dos semanas podemos aprovechar para plantar este cultivo, tan utilizado en la cocina y también en la medicina tradicional gallega.

Publicidade

El refranero popular gallego nos indica claramente la época en la que plantar este cultivo de gran valor culinario y medicinal: «O que queira bo allal que plante en Nadal» o «O que queira bo alleiro que plante en xaneiro».

Se trata de un producto muy utilizado en nuestra cocina y con múltiples propiedades beneficiosas para nuestro organismo. Es una planta que prefiere los suelos bien drenados y sin exceso de humedad. En este sentido, durante las próximas dos semanas, coincidiendo con la luna llena y menguante, y siempre que el tiempo lo permita, podremos realizar su plantación.

Consejos para el cultivo del ajo

-En primer lugar, se recomienda la plantación de semilla de ajo seleccionada, libre de enfermedades.

-Aprovecharemos para plantar solamente los dientes externos de la cabeza de ajo, descartando la parte interna ya que los dientes interiores son mucho menos productivos. Estos últimos podremos utilizarlos para consumo o plantarlos para conseguir ajetes, muy apreciados también en la cocina.

-El ajo prefiere las tierras ligeras y no le sientan bien las tierras pesadas y demasiado húmedas.

-En cuanto al abonado, es una planta que crece bien aprovechando los restos de cultivos precedentes. Eso sí, mejoraremos el tamaño de la cosecha si añadimos un poco de abono o compost bien maduro. La ceniza de madera, por su alto contenido en potasio, también ayuda a que los ajos crezcan sanos y den una buena cosecha.

-En cuanto al marco de plantación, se recomienda plantarlo en filas dejando entre 6 y 10 centímetros entre ajo y ajo, aproximadamente un palmo. Entre fila y fila dejaremos unos 15 centímetros, ya que la separación entre las mismas ayudará a que circule mejor el aire y a que no se propaguen las enfermedades.

-A la hora de plantar los dientes de ajo, no conviene enterrarlos mucho. Es recomendable que la punta del diente quede al descubierto.

-No conviene acolchar con paja los ajos. Se trata de un cultivo que resiste muy bien las heladas y el cultivo en tierra desnuda.

Otro día hablaremos de las múltiples propiedades que tiene el ajo, tanto en la medicina tradicional como en agricultura empleado como insecticida natural.

Aquí os dejamos un vídeo de la SAT Labregos de Lugo, que está apostando por el cultivo del ajo gallego:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información