Gestión de la biodiversidad en el monte: propuestas para una ordenación razonable (I)

El manejo sostenible del monte pasa por un mayor uso de las frondosas caducifolias, que tienen una oportunidad en las franjas de protección contra los incendios, alrededor de núcleos de población y en los laterales de las carreteras. También en la zona de dominio público de 15 metros de los cauces fluviales

Publicidade
Gestión de la biodiversidad en el monte: propuestas para una ordenación razonable (I)

Franja de frondosas caducifolias entre una plantación de eucaliptos y un bosque de ribera.

La promoción de la biodiversidad en la gestión forestal es una herramienta básica para la conservación de los montes. Frente a un excesivo uso de monocultivos, de interés extractivista, existe la posibilidad de un manejo más sostenible que rompa las actuales inercias.

Un ejemplo de una buena ordenación del monte sería combinar el empleo de especies de crecimiento rápido con barreras de frondosas caducifolias, a modo de compensación ambiental y en cumplimiento de la legislación vigente.

Es preciso reflexionar y desarrollar las distintas potencialidades del monte, de cara a resolver algunos de los actuales problemas ambientales. Conviene apoyar la innovación empresarial y las experiencias que aporten nuevos valores, así como la participación profesional y vecinal.

Ánxela Miguéns, presidenta de la comunidad de montes vecinales de Leiro (Rianxo)

“Son necesarias medidas que impliquen al resto de propietarios del entorno y a la Administración para avanzar en la regeneración del monte”

Ánxela Miguéns, presidenta de la comunidad de montes de Leiro (Rianxo).

Ánxela Miguéns, presidenta de la comunidad de montes de Leiro (Rianxo).

La comunidad de montes de Leiro (Rianxo, A Coruña) se vio con demasiada frecuencia afectada por grandes incendios forestales, una situación que lleva aparejada un fuerte deterioro ambiental a nivel de biodiversidad y calidad del suelo. Además, hay especies como el eucalipto que están muy adaptadas a la acción del fuego, por lo tanto vemos como gana terreno con cada incendio, tendiendo a convertirse en un monocultivo.

Entendemos que se deben llevar a cabo acciones destinadas a que potenciales incendios forestales que puedan afectar en el futuro a nuestra comunidad de montes y a otras propiedades tengan el menor impacto posible. Pero la experiencia viene demostrando que con las acciones llevadas a cabo de forma individual no es posible hacerle frente a este problema. Sabemos que son necesarias medidas que impliquen al resto de propietarios del entorno, tanto comunidades de montes como a particulares, y también a las Administraciones competentes.

«En 2019, un incendio forestal llevó por delante incluso plantaciones de pino que habían sido desbrozadas y podadas el mes anterior»

El gran incendio forestal acontecido los días 25 y 26 de marzo del 2019 fue nuestro punto de inflexión. El fuego arrasó un total de 1.192 hectáreas, de las cuales 155 hectáreas pertenecen al monte comunal de Leiro. Este incendio incluso llevó por delante plantaciones de pino que habían sido desbrozadas y podadas en el mes anterior.

Los esfuerzos que realizamos durante años por mantener libres de carga combustible las masas forestales no fueron suficientes y el fuego las transformó en cenizas en pocas horas.

Vemos también que la implicación del resto de propietarios del entorno es fundamental para cambiar esta triste realidad, por tanto, no tardamos en iniciar contactos con el resto de comunidades de montes afectadas para promover la creación de una plataforma integradora para la defensa del monte, en favor de la biodiversidad y la sostenibilidad.

«En el monte pueden tener cabida todas las especies, pero de forma ordenada»

La propuesta tuvo muy buena acogida, y así fue como con la unión de todos fuimos capaces de crear la ‘Plataforma por la Defensa del Monte’, que hoy por hoy está constituida por 8 comunidades de montes del ayuntamiento de Rianxo y la asociación vecinal Fousas ó Monte.

La comunidad de montes de Leiro, además de las acciones que acomete de forma conjunta con el resto de entidades desde la ‘Plataforma por la Defensa del Monte’, está realizando otras intervenciones que buscan incrementar la capacidad de regeneración, la biodiversidad y la vitalidad de las masas forestales existentes en el terreno comunal. Queremos que el monte conjugue las funciones ecológicas, económicas y sociales. En el monte pueden tener cabida todas las especies, pero de forma ordenada. Las claves que perseguimos son:

-Transformar masas forestales constituidas por eucalipto y pino que están próximas a viviendas en masas de frondosas caducifolias.

-Buscar alternativas de colaboración con entidades de decidido compromiso medioambiental para la realización de plantaciones en los terrenos quemados.

-Realizar acciones de voluntariado ambiental.

Xosé Carlos Castro García. Agente Medioambiental

«Colaboramos con comunidades de montes concienciadas, que son un buen ejemplo para el resto de propietarios»

Xosé Carlos Castro, en una franja de protección contra incendios, en el monte vecinal de Taragoña.

Xosé Carlos Castro, en una franja de protección contra incendios, en el monte vecinal de Taragoña.

La planificación preventiva frente a los incendios se ha convertido en fundamental desde la Lei 3/2007 de Prevención y Defensa de los Incendios Forestales. Dentro de esta planificación preventiva, hay diferentes redes de gestión. Una de ellas es la red primaria, que engloba a las autopistas, autovías y carreteras, en las que hay que hacer una gestión de la biomasa a lo largo de la zona de dominio público. Es una zona en la que no puede haber especies como pinos, eucaliptos o acacias, pues se entiende que presentan mayores riesgos en caso de un incendio.

Una segunda normativa a tener en cuenta es la Ley 7/2012 de Montes de Galicia, que regula las distancias que deben respetar las repoblaciones forestales con respecto a las vías de comunicación. En autopistas, autovías y carreteras, las especies frondosas caducifolias (robles, castaños, fresnos, etc.) tienen que se separarse 2 metros del dominio público, en tanto el resto de especies debe distanciarse 10 metros.

En las pistas, asfaltadas o no, cuando tengan 5 metros de ancho y cuneta, las distancias que tienen que respetar las especies frondosas caducifolias son 2 metros y el resto de las especies 4 metros en general, y 6 metros en los ayuntamientos declarados como de alto riesgo de incendios forestales.

“Hacer cumplir las leyes no es tarea fácil por múltiples razones, como el minifundio y los errores de Catastro”

En la práctica, hacer cumplir estas leyes no es tarea fácil y lleva su tiempo, debido a multiples razones (diferentes administraciones implicadas, minifundismo -sobre todo en los ayuntamientos costeros-, catastro desactualizado y no de todo fiable, etc.).

Con todo, en los últimos años estamos intentando concienciar a la gente de que tiene que respetar esas distancias, pues con esas medidas se ayuda a frenar el avance de posibles incendios y mejora la seguridad para los vecinos.

Una de las vías más ágiles de trabajo es la colaboración con las comunidades de montes vecinales por donde pasan este tipo de redes primarias, ya que estas comunidades gestionan mucho terreno y al mismo tiempo, son un muy buen ejemplo para el resto de propietarios.

Lucía Saborido Soñora. Presidenta de la comunidad de montes vecinales de Araño (Rianxo)

«En el monte existe una economía social más allá de la producción de madera”

Lucia Saborido.

Lucia Saborido.

La comunidad de montes de Araño (Rianxo) actualizó su directiva hace año y medio. No tenemos recursos pero tampoco deudas. Comenzamos desde cero con muchas metas y objetivos, que llevaremos a cabo con esperanza e ilusión.

Contamos con más de 650 hectáreas de terreno para gestionar, de las cuales actualmente alrededor de unas 50 hectáreas están repobladas con pino a medio crecimiento. Todo lo demás está en desuso o en abandono, la mayor parte arboladas por especies como el eucalipto o masas mixtas de este con pino. Son masas que a pesar de tener ya unos años, presentan escasos crecimientos por la ausencia de silvicultura, con lo cual no tienen valor comercial.

El eucalipto lo vemos como una especie más de nuestros montes que, bien gestionada, sería una fuente de recursos madereros de la que abastecerse. Pero la realidad es otra, y se está convirtiendo en un monocultivo en Galicia, tanto por las grandes plantaciones y convenios con empresas, como por su forma de expandirse naturalmente, incluso después de los incendios, haciendo que disminuya la existencia de cualquier otra especie de crecimiento más lento.

En nuestro monte también crecen especies como la acacia, una plaga que tenemos en los ríos de nuestro monte y que, año tras año, va colonizando el espacio de las frondosas naturales de estos lugares.

Para paliar los distintos problemas que tenemos, estamos redactando un nuevo Plan de Ordenación, en el que siguiendo las directrices técnicas, reduciremos el eucalipto al 15% en todo el monte en los próximos 10 años. Será una tarea difícil, pero ambiciosa ecológicamente.

“Reduciremos el eucalipto a un 15% de nuestra superficie en la próxima década. Es una tarea difícil pero ambiciosa ecológicamente”

Conviene entender que un monte respira y produce vida, y que la ganadería, la apicultura, la producción de setas, las plantas medicinales o los frutos son parte de la economía social que está enterrada bajo la creencia de que el monte sólo produce madera.

Todo esto, unido a un uso sociocultural como el senderismo, áreas recreativas o romerías, le dan al monte una gestión productiva y de conservación que sin querer, ya van unidas. Estos usos del monte pueden además contribuir a reducir los riesgos de incendios.

La comunidad de montes de Araño, junto con otras comunidades del municipio, unidas a través de la Plataforma por la Defensa del Monte, ya hizo varias jornadas educativas últimamente. Estuvimos en la escuela infantil de Asados, participamos en una jornada de arboricultura y trepa con avistamiento de aves y cajas nido, en la eliminación de brotes de eucalipto en la comunidad de montes de Leiro, visitas a otras comunidades… y tenemos prevista la plantación de frondosas con la escuela infantil de Araño, jornadas micológicas, eliminación de invasoras, limpieza de ríos… en cuanto nos lo permita la etapa que estamos viviendo.

También estamos trabajando en conjunto con las otras agrupaciones de la parroquia, como la Asociación de Vecinos de Araño, Comisión de fiestas, ANPA… en un proyecto para dinamizar y poner en valor el patrimonio cultural de la zona, algo tan desconocido como abandonado actualmente.

Distancias mínimas para nuevas repoblaciones (Lei de Montes de Galicia, Anexo II)

  • Desde el límite del dominio público de autopistas, autovías, carreteras convencionales y vías férreas, 2 metros para especies frondosas caducifolias y 10 metros para el resto.
  • Con pistas asfaltadas, o no, de por lo menos 5 metros de ancho y que cuenten con una cuneta, 2 metros para frondosas y 4 metros para el resto de especies (6 metros en los municipios de alto riesgo).
  • Con cauces fluviales de más de 2 metros de ancho, 5 metros cuando se empleen frondosas caducifolias y 15 metros el resto de especies, a contar desde el dominio público.
  • Con urbanizaciones o viviendas aisladas, 15 metros para especies frondosas caducifolias y 50 metros para el resto.

* Eloi Rodríguez

*Artículo coordinado por Eloi Rodríguez, guardia fluvial de Augas de Galicia, con la participación de Xosé Carlos Castro, Ánxela Miguéns y Lucía Saborido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información