La sección ‘Noticias de empresa’ incluye informaciones de actualidad empresarial, así como las notas de prensa de firmas colaboradoras.

Así trabajan los drones de la Xunta en la lucha y prevención de incendios

Las brigadas de investigación de incendios forestales de la Xunta de Galicia cuentan este año con un total de 12 drones y 120 cámaras de última generación para localizar incendiarios y mejorar la detección y la extinción de los fuegos. Conocemos como funciona este dispositivo

Así trabajan los drones de la Xunta en la lucha y prevención de incendios

La Xunta de Galicia cuenta a lo largo de este año con 10 drones más, que se suman a los 2 del año anterior, durante la temporada de alto riesgo de incendios, que arrancó el pasado 1 de julio y que se prolongará hasta el próximo 30 de septiembre.

Estos vehículos no tripulados trabajan en la localización de incendiarios y en la mejora de la vigilancia preventiva, en la detección y en la extinción de incendios. Asimismo, dan apoyo en la medición y en la evaluación de superficies quemadas, así como en la detección de posibles incumplimientos en materia de gestión de biomasa o distancias de plantación.

Los drones están controlados mediante una emisora con un alcance de 3,5 kilómetros de distancia. De este modo, incorporan un sistema anticolisión perimetral, con sensores frontal, inferior, trasero, superior y lateral. Su tiempo de vuelo está entre los 20 y los 30 minutos e incorporan una cámara dual con varios modelos de visualización de vídeo. Así, gracias a estos aparatos, se podrán también controlar las posibles acciones delictivas que puedan suponer un riesgo de incendio forestal.

De este modo, mediante la tecnología que brindan estos drones, se podrán tomar decisiones en incendios activos o estabilizados gracias al envío de cartografía y determinación de puntos calientes, con el objetivo de atajar los focos que se puedan producir.

Vigilancia fija

A mayores del aumento de los dispositivos móviles, la Xunta mejoró también la vigilancia fija. Así, un total de 32 nuevas cámaras de última generación ya están instaladas en los montes gallegos, sumándose a las 88 ya desplegadas en la Red de videovigilancia forestal.

De esta forma, este año un total de 120 cámaras vigilarán en tiempo real casi el 60% de la superficie de la comunidad.

“El uso del dron aporta múltiples ventajas en la lucha y prevención de incendios forestales”

El personal del distrito forestal 19, que abarca las comarcas de Pontevedra, Caldas, O Salnés y O Morrazo, es uno de los que comenzó a trabajar este año con un dron para mejorar la lucha y la prevención contra los incendios forestales.

“El dron nos lo entregaron a comienzos de la época de alto riesgo de incendios de este año, por lo que aún es reciente para hacer una evaluación”, explica Carlos Magariños Fernández, agente ambiental de la Brigada de Incendios Forestales del distrito XIX y que, junto a otro compañero, es el responsable de pilotar el dron, después de superar un curso de formación avanzado el pasado mes de septiembre.

Al igual que los otros 12 drones de la Consellería de Medio Rural que emplean este año el personal de las brigadas de incendios, se trata de un DJI Mavi 2 Interprecide Dual, equipado con una cámara térmica infrarroja que analiza automáticamente con gran precisión la temperatura de personas, animales o cualquier otro objeto inerte sobre el terreno, pero sobre todo detecta con gran precisión fuegos cuando son incipientes.

Uno de los 12 drones empleados este año por la Xunta para la lucha y prevención de incendios

Uno de los 12 drones empleados este año por la Xunta para la lucha y prevención de incendios

El peso del aparato es de tan sólo 905 gramos, lo que facilita mucho el trabajo, y está equipado con una batería que le permite aproximadamente unos 30 minutos de vuelo en un radio máximo de 1 kilómetro alrededor del piloto. “En nuestro caso, llevamos 3 baterías, por lo que tenemos más tiempo de vuelo y al ir dos pilotos, el principal y el auxiliar, podemos, dependiendo de la emergencia, volar con el a 1 km de distancia, por encima de los 500 metros que establece la normativa”, explica Carlos Magariños.

Las numerosas ventajas que aporta el dron en la lucha y prevención de fuegos

“Ahora mismo en nuestro distrito estamos volando con el dron principalmente haciendo labores de disuasión, pero las ventajas y potencialidades que nos aporta en nuestro trabajo son múltiples”, reconoce el agente ambiental de la Brigada de Incendios Forestales del distrito XIX. Entre los avances que supone esta nueva tecnología destaca:

-La visualización de un dron volando también tiene un efecto disuasorio para los posibles infractores.

-Mejora la vigilancia y detección de posibles infracciones y delitos en el monte o en medio natural. Por ejemplo, el uso del dron les permite detectar vehículos y otra maquinaria que circule por el monte e identificar a los infractores.

-Permite realizar de forma rápida, a bajo coste y sin poner en riesgo la vida de los pilotos, una vigilancia aérea del territorio, con imágenes de vídeo y fotografías de alta resolución.

-Permite analizar el estado de la cubierta vegetal, sobre todo arbolado, para detectar posibles plagas y enfermedades, así como realizar labores topográficas, lo que supone un ahorro de tiempo y esfuerzo, especialmente en zonas de difícil acceso.

-Una de sus principales ventajas es que permite detectar focos de fuegos incipientes y difíciles de visualizar por estar en zonas tapadas o de altura. “Y una vez que se produce el fuego, nos sirve para hacer un estudio de su posible evolución, detectando también pistas para acceder y vías de escape para el personal de extinción”, precisa Carlos Magariños.

Y es que el dron envía en tiempo real información al dispositivo al que está conectado, como una táblet o teléfono móvil, lo que permite tener más datos para atacar el incendio con los medios terrestres y aéreos.

-El uso del dron, que también puede volar de noche, posibilita controlar ciertos riesgos en un incendio que no se ven desde tierra, como la existencia de viviendas próximas, o el acceso a zonas que por medios terrestres sería imposible, por el humo y el calor del propio incendio. “El dron puede cruzar el humo, pero un medio aéreo no”, subraya el agente.

-Una vez extinguido el incendio el uso del dron facilita la medición de la superficie afectada, elaborando planimetrías, pero también detectando puntos calientes en el perímetro del incendio para buscar posibles reproducciones.

-”En la investigación de los fuegos hemos utilizado los drones, que nos valen para hacer un estudio de los vestigios físicos del incendio: la geometría del fuego, los indicadores de dirección, elementos naturales que pudieran influir en la evolución del incendio como ríos, vaguadas, carreteras, pistas forestales o caminos. Todo eso va a influir en la propagación del fuego y no es lo mismo tener que recorrer todo el terreno que mirarlo desde el aire, con fotos y vídeos de alta resolución que mejoran la perspectiva”, añade Carlos Magariños.

-El uso del dron también permite realizar desde el aire un estudio de indicios de actividad en la zona que pueden influir en el origen o evolución del fuego, como ganado en las zonas exteriores, fincas agrícolas, líneas eléctricas, zonas de afluencia de gente como merenderos, ermitas, colmenares, escombreras incontroladas….

dron medio rural 2 WEB dron medio rural 1 WEB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información